''Hamlet''. Texto 3 y cuestiones relacionadas

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

Hamlet. Texto 3

NOTA: En la prueba EvAU de septiembre de 2017, volvió a caer este texto, pero en traducción de José María Valverde.
Rey.— Ningún lugar debería ser santuario para asesinos ni tendría que haber fronteras para la venganza. Pero, Laertes, ¿haréis lo que os diga?
           Permaneced oculto en vuestra alcoba. Hamlet sabrá al momento que os encontráis aquí. Haremos que lleguen hasta él gentes que alaben vuestras
           excelencias y que den doble barniz a los elogios que de vos hizo el francés; en breve prepararemos un encuentro y haremos apuestas sobre
           vuestras cabezas. Él, generoso, como es, confiado y ajeno a cualquier treta, no examinará las espadas, de modo que, con facilidad, o
           con destreza, podáis escoger espada de punta descubierta y le asestéis un buen golpe para venganza de vuestro padre.
Laertes.— Así lo haré. Y a tal efecto he de untar el filo de mi espada con una mezcla que compré a un buhonero y que es tan mortal que bastará una gota
           en la punta del acero; y allí donde haya sangre de nada servirán los ungüentos más extraños, aunque estén hechos de todos los extractos que ejercen
           sus virtudes bajo el influjo lunar, pues por leve que fuera el rasguño tendrá muerte segura. Pondré en la punta ese veneno, y bastará un leve roce
           para causarle muerte certera.

Traducción de José María Valverde

Rey.— Desde luego, ningún lugar debería dar santuario al crimen: la venganza no debería tener límites. Pero, buen Laertes, haz esto: quédate encerrado
           en tu cuarto. Hamlet, al volver, sabrá que has vuelto a la patria: le pondremos alrededor quienes alaben tu excelencia y pongan delante barniz en
           la fama que te dio el francés; hasta que al fin os reúnan y apuesten por vuestras cabezas. Él, como descuidado, generoso y libre de toda sospecha,
           no observará los floretes, de modo que con facilidad, o con dócil escamoteo, podrás elegir una espada sin botón, y, con un golpe hábil, pagarle
           por tu padre.
Laertes.— Así lo haré, y con ese intento untaré mi espada: compré a un charlatán un ungüento tan mortal que solo con mojar en él un cuchillo, donde saque
           sangre, no hay emplasto tan raro, hecho con todos los elementos que tienen virtud bajo la luna, que pueda salvar a ese ser de la muerte, aunque
           solo esté arañado. Tocaré la punta con ese contagio para que, si le rozo ligeramente, sea muerto.

Pregunta 1 - Caracterice el texto destacando sus elementos más significativos y situándolo en el conjunto del drama

el rey induce a Laertes, a que pelee contra Hamlet y que lo mate con una espada que tenia la punta llena de veneno, así pues en un combate, Hamlet y Alertes intercambian espadas, hiriéndose mutuamente de gravedad, por lo ocurrido la Reina bebe un vino envenenado que era destinado a Hamlet, la Reina muere, Hamlet por fin logra herir al Rey, el asesino e su padre y lo obliga a beber del vino envenenado, al instante muere el Rey, posteriormente ya vengada la memoria de su padre, Hamlet bebe el vino envenenado y muere

Pregunta 2 - Resuma la trama de Hamlet

La historia se desarrolla en el Castillo de Elsinore, la corte de Dinamarca. El príncipe Hamlet sufre la pérdida de su padre, el rey Hamlet de Dinamarca. Al mes de su fallecimiento, Claudio, hermano del difunto rey, hereda el trono y se casa con la madre de Hamlet, la reina Gertrudis.

Más adelante, el supuesto fantasma de su padre se le aparece y le relata la manera en que fue asesinado. El fantasma dice que Claudio vertió veneno en su oído, lo que le causó la muerte. Además, el fantasma le pide a Hamlet que se vengue acabando con la vida de Claudio. Tras este encuentro, Hamlet duda si el fantasma es o no su padre y si lo que le ha dicho es cierto. Teme ser víctima de una alucinación diabólica que lo impele al asesinato.

Ofelia, quien ha tenido una relación con Hamlet, es obligada por su padre, Polonio, y por su hermano Laertes a terminar con dicha relación. Vigilada por su padre y por Claudio, Ofelia rompe la relación devolviendo a Hamlet algunos recuerdos que él le había dado.

En una discusión con su madre, Hamlet mata accidentalmente a Polonio en un arrebato de ira, pensando que éste era en realidad Claudio. Entonces, aparece el espectro y habla con Hamlet, pero la reina no lo puede ver ni escuchar.

Más adelante, Hamlet, aprovechando unos actores que el rey había ordenado contratar para que distrajeran a Hamlet de su melancolía, éste los aprovecha para que monten una obra de teatro mostrando la manera en que el fantasma le describió haber sido asesinado por su propio hermano. La reacción del rey Claudio ante la representación de la obra termina de convencer a Hamlet de que lo que le dijo el fantasma era cierto y que Claudio había asesinado a su padre.

El Rey, atemorizado al verse comprometido por el argumento de la obra, y temiendo por su propia vida tras conocerse el asesinato de Polonio a manos del joven príncipe, decide enviar a Hamlet a Inglaterra, pero no sin antes pedirle a los ingleses lealtad en asesinar a Hamlet en cuanto llegue.

Laertes, al enterarse del asesinato de su padre Polonio, jura venganza contra su asesino, Hamlet. Ofelia, con su salud mental seriamente afectada por el asesinato de su padre a manos del hombre que ella amaba, muere ahogada en un río.

Más tarde, el rey y Laertes, al saber que Hamlet regresa a Elsinore, organizan un plan para matarle. Laertes peleará contra Hamlet con una espada envenenada. Hamlet regresa a Dinamarca en secreto y se comunica con su amigo Horacio. Posteriormente, se encuentran en el cementerio con dos sepultureros que entierran a un antiguo bufón de la corte, Yorik, muy amado por Hamlet en su infancia y juventud. Hamlet recuerda al difunto y hace una reflexión sobre la muerte. En ese momento, pasa por el cementerio el cortejo fúnebre de Ofelia y es cuando el príncipe conoce la muerte de su amada, que lamenta profundamente. Laertes lo desafía a un combate y Hamlet acepta el reto, que se lleva a cabo en el castillo de Elsinore. Allí, Laertes utilizará una espada envenenada, como había convenido con el rey Claudio.

Así pues, en combate, Hamlet y Laertes se hieren mutuamente de gravedad. La Reina bebe accidentalmente del vino envenenado que estaba destinado a su hijo Hamlet, y muere. Son separados Laertes y Hamlet, en medio de la confusión; Laertes se lamenta, confesando a Hamlet que el vino fue idea del rey Claudio y declara al rey como el delincuente de esta tragedia. Hamlet, encolerizado, por fin logra herir al rey y le hace beber de su propio veneno, cumpliendo finalmente la venganza que el fantasma de su padre anhelaba. Hamlet, antes de morir, pues la espada envenenada de Laertes le había herido, convence a su amigo Horacio de que no se suicide también y que se mantenga vivo para contar la historia de lo allí sucedido al príncipe noruego Fortinbrás, heredero del trono.

La obra finaliza con la entrada en la corte de Fortinbrás, quien ofrece un funeral militar en honor a Hamlet.

Pregunta 3 - Explique el personaje de Laertes, incidiendo en sus diferencias y afinidades de carácter respecto del de Hamlet

Laertes es el hijo de Polonio y el hermano de Ofelia. El personaje de Laertes es, quizá, mejor conocido por ser el contraste obvio del príncipe Hamlet. Después de que Hamlet mate a Polonio, se empieza a desatar en este personaje un gran sentimiento de ira, odio, venganza, hacia Hamlet, agravado porque la muerte de su padre a manos del príncipe provocará también la locura y la muerte de su hermana Ofelia.

Laertes encara el mismo problema que Hamlet: un padre muerto; y tiene el mismo objetivo que aquel: la venganza del hombre que ha causado la ruina de su familia. Aun así, su reacción es muy diferente a la de Hamlet. Mientras que el príncipe se retuerce y cavila acerca del asesinato y la venganza, sobre la vida y la muerte, sobre la existencia o el suicidio durante una buena parte de la obra, Laertes toma acción inmediata. Regresa a casa desde Francia, donde estaba estudiando, tan pronto se entera del asesinato de su padre, se trae consigo a un montón de seguidores y entra como un torrente en el palacio. Después, comienza a hacer las preguntas, no como Hamlet, que hace un montón de preguntas antes de tomar cartas en el asunto. Claudio, tío de Hamlet y rey de Dinamarca, manipula a Laertes para que se enfrente en duelo con el príncipe. Ambos terminan de la misma forma trágica en que termina Hamlet: con la muerte.

Sin duda, Hamlet es la tragedia de la venganza. Ella es el motor de las acciones del príncipe y de Laertes. Pero Shakespeare ha sido hábil al poner juntos a dos jóvenes de caracteres diferentes, ya que uno hace de contrapunto del otro. Hamlet es la duda perpetua, la reflexión paralizante que impide la acción; es también la melancolía depresiva, rayana casi en la locura, real o fingida. Laertes, contrariamente, representa al hombre de acción que actúa sin demasiadas cavilaciones.

Cabe destacar, sin embargo, la diferencia entre estos dos jóvenes respecto del viejo rey Claudio, que también es hombre de acción, como Laertes; pero mientras este actúa movido por pulsiones pasionales como el deseo de vengar a su padre y a su hermana, Claudio actúa solamente por la ambición de ser rey en lugar de su hermano y por el deseo de ocupar el lugar de aquel en el lecho conyugal, al lado de la reina Gertrudis. Shakespeare parece apostar por la juventud: los motivos de los viejos son más tortuosos que los de los jóvenes. Claudio, además, es el que trama la estratagema de la espada y el vino envenenados. Es un usurpador, es malvado, tiene malos sentimientos y asesina por la espalda, envenenando a su hermano, aprovechando su debilidad mientras dormía, ganándose su confianza en vida. Frente a él, tanto Hamlet como Laertes son más nobles, pues no se esconden para matar o morir, muestran más a las claras sus intenciones.

Bibliografía y webgrafía

  • CALERO HERAS, José, "Tema 5. Renacimiento y Clasicismo", en Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, pp. 77-106.
  • IBORRA, Enric, "Tema 4. Los siglos XVI y XVII: del Renacimiento al Barroco", en Literatura universal. Bachillerato. Alzira, Algar, 2016, pp. 85-110.
  • Hamlet y Ofelia, PPoint de María Pérez. 1º Bachillerato D. Curso 2016-2017.
  • Otelo y Desdémona, PPoint de Sara Gayán y Nerea García. 1º de Bachillerato A. Curso 2013-2014.
  • Romeo y Julieta, PPoint de Jaime Melchor, de 1º Bachillerato A, Lidia Tenorio y Marta Gómez, de 1º Bachillerato B. Curso 2013-2014.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (abril 2017):
  • Revisiones, correcciones: Letraherido