''La Fundación'': Texto 2 y pregunta anexa (La realidad y la apariencia)

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar
TOMÁS.- (...) Te agradarán. Incluso Tulio. Es un poquitín grosero y aborrece la música... Pero es un fotógrafo excepcional, que anda tras un descubrimiento óptico formidable (...)
           Y Max, otro sabio. Un matemático eminente (...) Lino es ingeniero (...)
BERTA.- Y Asel.
TOMÁS.- Asel. El mejor de todos.
BERTA.- (Por el hombre acostado). ¿Y éste?
TOMÁS.- (Después de un momento). No lo creerás, pero aún no sé a lo que se dedica.

Criterios de corrección específicos (Universidad de Zaragoza)

La pregunta plantea dos cuestiones sucesivas: a) la contextualización del pasaje; y b) el desarrollo de un epígrafe del programa de lecturas, puesto esta vez en relación con el pasaje. A título orientativo, la contextualización (a) podría ser calificada hasta con 0,5 puntos, y la resolución del epígrafe (b) hasta con 1 punto, pero la proporción entre ambas partes de la pregunta podría variar a juicio del corrector, que habrá de apreciar también el tono global de la respuesta.

Por lo que respecta a la citada contextualización, el estudiante debe aclarar que el pasaje, correspondiente al inicio de La Fundación, muestra al protagonista, Tomás, atrapado todavía por su alucinación: el diálogo con su amada Berta es fruto tan solo de su mente, como lo es cuanto le refiere acerca de la condición de sus compañeros.

A continuación, deberá PONER EN RELACIÓN el epígrafe planteado («La realidad y la apariencia en La Fundación») con su lectura del pasaje. El estudiante podría dar cuenta del itinerario que conduce desde lo que Tomás imagina ver en estas escenas iniciales de la pieza (el salón de una residencia de investigadores) hasta la realidad que se desvela paulatinamente ante tus ojos, y que le hace saber su condición de preso en una cárcel.

Una evidente relación con ese viaje de la alucinación a la realidad mantiene la presencia en el pasaje del personaje de Berta (un producto de la imaginación y el recuerdo de Tomás, que cobra cuerpo en el inicio de la obra para desaparecer posteriormente), la consideración de Tulio, Max, Lino o Asel como brillantes investigadores, o la oscilante condición del Hombre acostado en la cama: un cadáver con el que, sin embargo, Tomás creerá dialogar en su alucinación inicial.

El estudiante podría considerar así mismo el papel que en ese viaje hacia la realidad desempeña la escenografía de la obra, aludiendo al llamado «efecto de inmersión». Pero NO DEBERÁ PENALIZARSE que no aluda a este tipo de cuestiones, dado que constituyen el asunto de un epígrafe independiente del programa.

Por supuesto, sí que podrían valorarse muy positivamente (aunque no pueden considerarse absolutamente necesarias para alcanzar la máxima calificación) otras lecturas trascendentes de esa tensión entre la «realidad» y la «apariencia» que informa la pieza (y, por extensión, todo el teatro del autor). Así, el valor de esa Fundación que Tomás cree habitar en la escena como símbolo de una sociedad acomodaticia e inconsciente, ciega ante la injusticia, o la percepción de la propia vida como cárcel, de la que tan solo es posible liberarse gracias el anhelo de un mundo mejor. El epígrafe, por supuesto, ofrece un múltiple espacio para otro tipo de análisis de la pieza y del pasaje en cuestión.

En cualquiera de los casos, el corrector habrá de tomar en consideración las limitaciones de tiempo para la realización de la prueba, así como la novedad en el planteamiento de la pregunta, propuesta este curso, por primera vez, a partir de un pasaje de la lectura (en muchos casos llevada a cabo meses antes del presente examen).

Indique en un par de líneas qué sucede exactamente en este pasaje de La Fundación. Ponga en relación el pasaje con el epígrafe «La realidad y la apariencia en La Fundación»

Bibliografía, webgrafía

Trabajos de los alumnos

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (junio de 2018):
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.