El trabajo y el problema del desempleo en ''Muerte de un viajante'', de Arthur Miller

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

Criterios de corrección

El alumno habrá de anotar la relación con el trabajo de los tres personajes masculinos principales: la desesperanza de Willy, que ha sido despedido y no puede soportar ser un lastre para su familia; el desarraigo de Biff, joven inmaduro y falto de preparación para afrontar un trabajo de modo continuado, y la insatisfacción de Happy, cuyo subordinado trabajo le permite disfrutar de algunos lujos (piso, coche, mujeres). El padre, primera generación, no puede asumir vivir sin ese asidero que es el trabajo, del que es despedido por su edad. Los hijos, con otra mentalidad, piensan, como dice Biff, “es que no nos hemos criado para ser esclavos del trabajo y ganar dinero”; así, ambos se dejan arrastrar por la vida sumidos en una suerte de inconsciencia, amparada en las mentiras forjadas desde la infancia.

En cuanto al problema del desempleo, el alumno deberá escribir sobre los términos en que se plantea en esta obra teatral, publicada en 1949, un tema de tanta actualidad como el del desempleo, que marca trágicamente la vida del protagonista y la de su familia. La edad madura del protagonista y la bajada de sus ventas determinan su despido inmisericorde por parte de un empresario al que sólo le mueve el afán de ganar dinero; los tiempos han cambiado y Willy no ha sabido adaptarse a ellos; la marginación y consiguiente falta de autoestima a que esto conduce a Willy determina su decisión final de suicidarse.

En el mismo caso están sus hijos Biff y Happy, aunque en relación con estos lo característico es la dificultad de tener un empleo estable, por falta de formación y por falta de perspectivas realistas sobre su vida y sobre lo que pueden esperar de un trabajo.

El trabajo y el problema del desempleo en Muerte de un viajante, de Arthur Miller

Muerte de un viajante fue la primera obra en criticar el american way of life, el llamado "sueño americano" (American dream). En ese sueño el trabajo es fundamental, pues la supuesta superioridad del modelo capitalista se basa en que cualquier trabajador, por el mero hecho de serlo, accede a un modo de vida digno. El trabajo es el que provee de dignidad al trabajador, y por eso a este se le exige, a cambio de tanto bienestar, una entrega total a su cometido, responsabilidad absoluta, incluso sumisión a la empresa para la que trabaja.

Arthur Miller critica duramente este modelo en su obra maestra, pues lo considera falso. Él había vivido en sus propias carnes el fracaso vital de su padre, que fue un empresario que vivió tiempos de esplendor, hasta que el crack de Wall Street lo arruinó completamente. El sueño se convirtió en pesadilla. Y lo mismo le va a ocurrir a su personaje, Willy Loman, protagonista de Muerte de un viajante.

En cuanto al trabajo, podemos decir que Willy Loman, debido a su avanzada edad, es despedido de su trabajo. Sin él, Willy no puede soportar ser un lastre para su familia. Su hijo Biff tiene una postura desarraigada en lo referente al trabajo, porque no dispone de la preparación suficiente ni de perspectivas claras para afrontar la realidad. Happy está marcado por la insatisfacción, debido a que, aun teniendo un trabajo subordinado, disfruta de algunos lujos a costa de sus padres, de los que todavía no se ha independizado, aunque él ya pasa de treinta años.

En cuanto al desempleo, podemos afirmar que en la obra se puede ver cómo el capitalismo puro y duro desecha a los que no rinden lo suficiente y se mueve en un afán en que a los grandes empresarios solo les importa ganar dinero, valorando a los trabajadores solo por su capacidad productiva y su bajo coste. Willy no pudo adaptarse a los cambios al ser despedido, mientras Happy y Biff no consiguen tener un trabajo estable o bien pagado, lo que compromete gravemente su futuro. El desempleo es el que empuja a Willy a la desesperación y a tomar la decisión de suicidarse para, así, dejar a su familia los veinte mil dólares del seguro de vida y que sus hijos dispongan de una nueva oportunidad.

La moraleja de la historia es una crítica feroz a los "valores" capitalistas: Willy está completamente equivocado cuando educa a sus hijos para que cuiden su apariencia física, busquen buenos contactos y se interesen sobre todo por hacer dinero. Ese camino es el que los llevará a todos al desastre: a él lo empuja al suicidio y a sus hijos les obliga a encarar un futuro incierto, sin que sepamos cuando la obra acaba si finalmente saldrán adelante.

El contrapunto de Willy es su vecino, Charley, que consigue salir adelante mucho mejor defendiendo valores opuestos a los de Willy: trabajo duro, no aparentar, estudio y superación personal... El ejemplo del éxito de este modelo es su hijo Bernard, que fue compañero de estudios de Happy y Biff y que ahora está felizmente casado y con dos hijos, ha hecho un doctorado en Derecho y se ha convertido en un brillante abogado del Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

En cuanto al mundo empresarial, es evidente también que hay dos modelos distintos de empresario:

- el representado por Howard Wagner, un hombre insensible, un tiburón financiero que no tiene reparos en despedir a Willy después de toda una vida de servicios a la empresa;

- y el representado por Charley, que es un pequeño empresario, pero consigue salir adelante con su empresa y mantener algunos puestos de trabajo y a una plantilla de trabajadores -como, por ejemplo, su secretaria- que son casi como de la familia.

En definitiva, Muerte de un viajante es una crítica dura contra el sistema capitalista y el sueño americano. Demuestra que no siempre es sencillo salir adelante, incluso si se trabaja duro. Y critica la falta de humanidad de los empresarios, capaces de exprimir a un hombre hasta agotarlo y de arrojarlo después a la basura sin remordimientos.

Bibliografía, webgrafía

  • CALERO HERAS, José: Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, tema 12, "El teatro", pp. 220 a 232.
  • Arthur Miller-2, PPoint de Victoria Felipe. 2º Bachillerato A. Curso 2011-2012.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (marzo 2015): Alex Martín
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.