El trasfondo histórico y la intención de la obra

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar
NOTA: Esta pregunta se formuló en la prueba EvAU de Lengua castellana y literatura 2 de septiembre de 2016 con el enunciado: "El trasfondo histórico en La Fundación, de Antonio Buero Vallejo".

La Fundación, de Buero Vallejo: trasfondo histórico e intención de la obra

La Fundación se estrenó en 1974, en los últimos años de la dictadura franquista. La censura estaba, en aquellos años postreros del dictador, más debilitada, pero seguía manteniendo el control sobre los medios de comunicación, las obras de teatro, los libros editados... Buero hace una crítica a la situación de la época. Él había vivido la Guerra civil y el franquismo, había sido preso político por su participación en el Partido Comunista de España. Esa experiencia personal se percibe debajo del texto.

Buero critica a la sociedad española, engañada ante sí misma para no afrontar su propia miseria, su tragedia. La obra tiene detalles autobiográficos. Cada personaje posee un punto de vista diferente de la realidad. Ninguno se corresponde con el del autor, aunque todos representan una situación de represión, por el hecho de estar en la cárcel. Tomás se identifica con el lector o espectador. Este personaje, el protagonista, pasa de ser solamente testigo de los hechos a involucrarse en un mundo que requiere su intervención. En cuanto al hombre sin nombre, el cadáver que aparece en las primeras escenas, es una de las víctimas del sistema represivo que Buero quiere condenar.

La Fundación es presentada como una fábula. Plantea al espectador la lucha entre realidad y ficción, entre apariencia y realidad. Poco a poco, va triunfando la verdad. Al principio, vemos la habitación donde viven cinco hombres como un lugar agradable con maravillosas vistas. Esto es debido a que Tomás, que estuvo a punto de suicidarse por haber delatado a sus compañeros en un momento de debilidad, se oculta tras una realidad ficticia para no ser consciente de lo que estaba pasando. Y nosotros, como espectadores, solo conocemos la historia a través de sus ojos. Tomás convierte mentalmente la celda en que está retenido en una lujosa habitación, imagina encuentros con su novia imaginaria, Berta, etc. Pero paulatinamente, a medida que se va dando cuenta de la verdad, la habitación se va transformando ante los ojos del espectador en lo que realmente es: una celda en la que viven cinco presos políticos condenados a muerte.

Para esquivar la tijera de los censores, Antonio Buero Vallejo escribió en una línea posibilista, como a él mismo le gustaba llamarla: ajustó el mensaje que quería transmitir a las exigencias de la censura, recurriendo al simbolismo y a la dimensión histórica. El "posibilismo" de Buero, su teatro inteligente que prefería llegar al público a toda costa evitando el choque con el censor, provocó, en los años 60, una áspera polémica con el dramaturgo y guionista cinematográfico Alfonso Sastre, quien defendía un choque frontal con el sistema, una práctica teatral revolucionaria y subversiva.

Lo que intenta Buero, y consigue, es camuflar en su obra una crítica feroz a la sociedad de entonces. Trata temas delicados, como la vida en prisión en la época franquista, los presos políticos, los intentos de fuga... Pero quiere hacerlo de manera simbólica, para evitar el choque con la censura. Buero se inspira en su propia experiencia autobiográfica, en su etapa de preso político condenado a muerte (finalmente, su pena fue conmutada por treinta años de reclusión). Como a él mismo le gustaba decir:

“Cuando has estado en la cárcel, acabas por comprender que, vayas donde vayas, estás en la cárcel”.

Como siempre en la obra de Buero Vallejo, la lucha de los hombres contra sus limitaciones para conseguir la libertad nos enfrenta a nosotros mismos con ese mismo reto. No solo se trata de una lección ética, social o filosófica, sino de cómo a través del arte llegamos a integrarnos en el conflicto y a buscar una solución.

La intención del autor es superar lo particular para reflexionar sobre lo universal. Es decir, su denuncia no se limita a un hecho concreto, sino que pretende cuestionar aspectos fundamentales de la vida y la condición humana, más allá de las circunstancias particulares. Y ver además si estas siguen vigentes en nuestro tiempo y nuestra sociedad. Es verdad que el texto de La Fundación reflexiona sobre la tortura, la opresión y el totalitarismo, pero siempre de manera genérica, dirigiéndose hacia cuestiones más abstractas, a la supervivencia de tales lacras incluso en las sociedades democráticas.

Todo ello se logra mediante el efecto de inmersión, producido cuando al espectador se le obliga a compartir (no con todos los personajes, sino normalmente con uno solo) una percepción sensorial singular. Experimenta entonces una sensación más fuerte de simpatía o identificación con el protagonista. El efecto de inmersión es descrito por Buero como un recurso teatral que obliga al público a ser partícipe, aunque no lo desee, de los problemas y la situación anímica de algunos protagonistas que él contempla en la escena.

El mismo Buero ha explicado la finalidad de su obra como una manera de recuperar la interioridad personal alternándola con la exterioridad social. Su efecto de inmersión, que nos sumerge e identifica con un personaje, es una técnica eficaz elaborada como contrapunto al efecto de distanciamiento preconizado por el dramaturgo alemán Bertolt Brecht. Sin duda, una de las mejores contribuciones de Buero a las técnicas compositivas del drama contemporáneo.

Bibliografía, webgrafía

Trabajos de los alumnos

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (enero 2018): Cristina Estremar e Irene Camus
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.