La literatura italiana: Francesco Petrarca (1304-1374) y su ''Cancionero''

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

Francesco Petrarca (134-1374)

220px-Francesco Petrarca00.jpg

Francesco Petrarca (Arezzo, 1304– Arquà, 1374) fue un humanista, lírico, bibliófilo y gran poeta italiano que predicó un sentimiento de unificación, ya que anhelaba que Italia volviera a conseguir la grandeza del Imperio romano.

Hijo de un notario, pasó su infancia en el pueblo de Incisa in Val d'Arno, cercano a Florencia, pues su padre había sido desterrado de Florencia por motivos políticos. Más tarde, la familia se traslada a Pisa y a Marsella. Finalmente, los exiliados acaban estableciéndose en la Provenza, donde Petrarca pasa su juventud asimilando la lírica trovadoresca e iniciando sus estudios de derecho en la universidad de Montpellier. Luego se cambió a la universidad de Bolonia, pero, debido a la muerte de su padre, se ve obligado a volver a Provenza e hizo los votos eclesiásticos menores.

El 6 de abril de 1327, viernes santo, a la edad de veintitrés años, vio por primera vez a Laura de Noves. Poco se sabe de esta mujer, pero se cree que se trataba de la esposa del marqués de Sade. Petrarca idealiza su figura y le dedica los poemas de su Canzoniere (Cancionero), primer libro europeo que transmite un sentimiento unificador y un canto al amor no correspondido. Así nace el género petrarquista, que influyó en autores como Garcilaso de la Vega o Lope de Vega (en España) o William Shakespeare (en Inglaterra).

Su vida transcurrió al servicio de la Iglesia y de la poderosa familia Colonna. Poseído por una pasión de bibliófilo, acostumbraba a comprar manuscritos antiguos. En 1325, por ejemplo, compró las Etimologías, de san Isidoro de Sevilla; los poemas de Virgilio; la Ciudad de Dios, de san Agustín; las Epístolas, de san Pablo. Llegó a poseer una de las mejores bibliotecas de su tiempo, que ofreció a las autoridades venecianas, para que ellas la abrieran al público tras su muerte. Era un gran latinista. Llegó a llorar de emoción ante un manuscrito de Homero y para leer al maestro heleno, quiso aprender griego. Era también un gran copista e inventó el códice de bolsillo.

Il Canzionere

Cancionero-geenral.jpg

Escrita en el siglo XIV y publicada por primera vez en Venecia, en 1470, por el editor Vindelino da Spira, esta obra se compone de 366 poemas, la mayoría sonetos o formas más breves. La obra presenta una estructura bipartita.

  • La primera sección, que recibe el nombre de "in vita" ("en vida de Laura de Noves"), es la más extensa y en ella predominan la angustia y la culpabilidad, porque alaba a su amor imposible, una Laura idealizada capaz de despertar sus deseos. En estas composiciones amorosas el poeta abunda mucho en la belleza de la amada, en ella reside la elevación espiritual y la trascendencia
  • En la segunda parte, "in morte" (tras la muerte de Laura), la obra gira en torno a la desolación por la muerte de la amada. Petrarca obra en Laura un proceso de beatificación: ella, en sueños, lo consuela y le promete la unión eterna en el cielo. Al final, el poeta, superada su lucha interior, encuentra la paz y un mayor recogimiento espiritual aunque el Cancionero se cierra con un arrepentimiento absoluto por haber amado:
Llorando voy los tiempos ya pasados
que malgasté en amar cosas del suelo,
en vez de haberme levantado en vuelo
sin dar de mí ejemplos tan menguados.
                                          
Tú, que mis males viste porfïados,
invisible e inmortal, Señor del cielo,
Tu ayuda presta al alma y Tu consuelo,
y sana con Tu Gracia mis pecados;
                                          
tal que, si viví en tormenta y guerra,
muera en bonanza y paz; si mal la andanza,
bueno sea al menos el dejar la tierra.
                                          
Lo poco que de vida ya me alcanza
y el morir con Tu presta mano aferra;
Tú sabes que en Ti sólo hallo esperanza.

La obra funda las llamadas características propias del estilo petrarquista:

  • La obra, aunque compuesta de fragmentos, de rime sparse, debe ser unitaria.
  • El hilo argumental debe ser uno (en El cancionero es la vivencia amorosa, que se comunica en primera persona).
  • La obra debe estar dedicado a una sola dama.
  • La obra debe tener una secuencia narrativa que conduzca al lector a través de la historia del sentimiento amoroso del poeta. Esto se traduce en que los poemas deben aparentar haber sido escritos cronológicamente en el orden en que aparecen en la obra.
  • El tema es el amor e non solo. El cancionero se salpica con poemas a la amistad, políticos, morales, patrióticos o anecdóticos que, al poder ser fechados fácilmente, sirven para acentuar la progresión narrativa que la obra debe contener.
  • La obra poética debe ser polimétrica, de modo que las formas métricas se correspondan con el estado anímico y el mensaje que quiere trasmitir el poeta en cada momento.

Los temas que aborda El Cancionero son:

  • El paso del tiempo.
  • La fragilidad de todo lo mortal.
  • La vanidad de todas las alegrías.
  • El movimiento hacia adelante del viaje de la vida.
  • La huida de la muchedumbre vulgar en pos de la soledad.
  • La influencia de Ovidio, no sólo en cuestiones de metamorfosis y laureles, sino también en la metáfora de Cupido disparando flechas a los ojos del amante.
  • El paso de los grandes hombres y sus hazañas.
  • El paso de la belleza, aspectos todos ellos que reconocemos como típicos de Petrarca.

Bibliografía, webgrafía

  • CALERO HERAS, José, "Tema 4. Literatura medieval", en Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, pp. 54-76.
  • IBORRA, Enric, "Tema 3. Literatura medieval", en Literatura universal. Bachillerato. Alzira, Algar, 2016, pp. 54-84.

Trabajos de los alumnos

  • Petrarca y Laura, PPoint de Lidia Andújar, Carolina Martínez y Joaquín Domingo. 1º Bachillerato B. Curso 2013-2014.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (enero 2017): Patricia Polo
  • Revisiones, correcciones: Letraherido