Los personajes protagonistas

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar
NOTA: Esta pregunta se formuló en la prueba EvAU de Lengua castellana y literatura II de septiembre de 2016 con el enunciado: "Los personajes en el Romancero gitano, de Federico García Lorca".

Los personajes protagonistas del Romancero gitano, de Federico García Lorca

Aunque el gran personaje protagonista del Romancero lorquiano son los gitanos, en el poemario se destacan algunos personajes con nombres y apellidos. Podríamos decir que estos personajes son tipos individuales, pero representan de alguna manera a todos los gitanos. Son seres instintivos en los que destaca el primitivismo, el sentimiento de la libertad, la autenticidad vital, frente a sus enemigos, los guardias civiles, que son siervos de la ley y de una vida más anodina, menos salvaje y aventurera. Lorca, que no era gitano, encontró en este pueblo nómada un motivo de inspiración poética.

Existen tres personajes principales, dos físicos y uno alegórico o simbólico:

  • La mujer (gitana).
  • El gitano, el cual atraviesa todos los romances.
  • Y la "pena negra", que es una imagen simbólica personificada.

También podríamos añadir otros dos personajes más, uno colectivo y otro alegórico:

  • El cuarto personaje, colectivo y opresor, es la guardia civil, la antagonista inevitable del gitano, la servidora de la ley y el orden de la cultura paya.
  • El quinto personaje, alegórico, es Andalucía entera, la tierra natal del poeta. Andalucía es un espacio a la vez real y alegórico en el poemario. Es el espacio que refleja el alma del poeta y al que él quiere poetizar. Lorca quiere describir esa pena negra que habita en el modo de ser de los gitanos, médula del sentimiento andaluz. Los olivares, los bosques, el río y sus orillas pasan de lo real a lo sobrenatural. Aparecen tres ciudades reales: Granada, Córdoba y Sevilla, descritas cada una desde la subjetividad del poeta como paisaje imaginado o sentido, más que como paisaje visto. Granada, como ciudad natal del poeta, se convierte en el espacio integrador, en la esencia del andalucismo.

La mujer

La mujer aparece descrita detalladamente tanto física como psíquicamente en el poemario. Es también primaria y pasional, víctima como el gitano del deseo, el dolor y la muerte. Son personajes débiles ante las dificultades, haciendo con ello que el personaje masculino cobre más fuerza. Están subyugadas por el hombre, sometidas al varón. Lorca las describe con melena de pelo negro, como algo muy sensual y erótico. Soledad Montoya o la monja gitana son las representaciones de lo que significa la mujer para los gitanos: presas, sometidas, sin libertad en el monasterio o en la vida. También Preciosa -personaje de raíz cervantina-, tocando su "luna de pergamino" (la pandereta) y violentada por un viento violador, agresivo, que la asusta enormemente porque le levanta la falda, es encarnación de la mujer gitana. Destaca igualmente Rosa la de los Camborios en el "Romance de la Guardia Civil española".

La mujer gitana vive inmersa en la soledad y la pena. Ninguna de ellas, salvo la gitana de “San Gabriel ”, que experimenta el goce maternal, es feliz. Siempre son las víctimas, como el niño de la fragua al que visita la muerte (en "Romance de la luna, luna").

En "Romance sonámbulo", la mujer es la amante que espera la llegada imposible del hombre, mientras se deja hipnotizar por la luz de la luna. Son por eso una pareja zombie, muerta en vida, sonámbula, privada de la consciencia total.

En “La casada infiel”, el sexo ilícito, prohibido, hilvana el poema.

En “Romance de la pena negra”, Soledad Montoya simboliza precisamente esa soledad transformada en el dolor que deriva de la pena negra. Su propio nombre es un símbolo de su condición maldita. Hay también muchas imágenes de connotaciones funestas: "azabache", "noche", "cauce oculto", "madrugada remota", "mar", etc.

En “Thamar y Amnón”, aparece de nuevo el sexo prohibido, el tabú, el tema del incesto (presente en la literatura universal, al menos, desde Edipo Rey, de Sófocles).

Entre los personajes femeninos podemos distinguir varios perfiles:

  • Míticos, como la monja y la casada infiel.
  • Literarios, como Preciosa, de raíz cervantina, que aparece en “Preciosa y el aire”, donde su inocencia y su frescura despiertan el deseo libidinoso del viento.
  • Bíblicos, como Thamar en "Thamar y Amnón".
  • Reales, como Santa Olalla o las gitanas protagonistas del "Romance sonámbulo" y del "Romance de la pena negra" (Soledad Montoya).
  • Elementos de la naturaleza personificados, como la luna, una antropomorfización del personaje femenino que rige el destino trágico del hombre (la Muerte, la Parca). Es el arquetipo de la feminidad trágica, la femme fatale, cuya presencia remite de modo directo a la muerte. Su luz embrujadora tiene un efecto letal (como los cantos de las sirenas en los marineros). Es una asociación constante en la obra.

El gitano

Mantiene una actitud generalmente activa. Las que se quejan o lamentan en la obra, las que manifiestan una actitud pasiva, son las mujeres. Los hombres representan rasgos de madurez, sensatez y capacidad de reacción. Destaca la ausencia casi total de descripciones físicas de los hombres (salvo la alusión a su tez aceitunada, verdosa, o su porte garboso, su dignidad gitana).

El gitano, pues, concebido como un personaje trágico, vital y mítico, representa la fantasía, la libertad y la transgresión. Vive al margen de la sociedad, ya que ésta no le interesa. Es un ser antisocial, marcado por las pasiones primarias. El sexo, la violencia, la muerte y, sobre todo, su destino trágico marcan su vida. El valor, la ausencia de miedo, es otra de sus características. La gran asociación a lo masculino es el viento, que representa la lujuria, las primitivas corrientes sexuales no sometidas a ningún control, lo telúrico-sexual.

El gitano representa los impulsos naturales, lo espontáneo; es también el prototipo del hombre libre en lucha con las fuerzas que representan la coacción y la represión (la Guardia civil). A raíz de esa confrontación, es un personaje avocado a la muerte, que vive inmerso en un conflicto vital: el del hombre que trata de afirmar su individualidad frente al mundo. Así pues, no puede escapar de su destino trágico porque su mundo se debate entre la vida y la muerte.

Destacan entre los gitanos el nombre de Antonio Torres Heredia, "Antoñito el Camborio", hijo y nieto de Camborios. Aquí se observa la mitificación que hace Lorca del personaje. Aparece en dos romances, "Prendimiento de Antoñito el Camborio en el camino de Sevilla", donde la guardia civil lo detiene usando la excusa de robar limones, y "Muerte de Antoñito el Camborio". También destaca Juan Antonio el de Montilla, el cual aparece muerto lleno de heridas tras una disputa, debido a las cartas y al juego.

"Los otros": la Guardia civil

Vienen representados en el Romancero... fundamentalmente por la Guardia civil, un personaje colectivo que simboliza la opresión. Representa el mundo civilizado, regido por unas leyes de las cuales quieren escapar los gitanos, ya que éstas no rigen su mundo. La Guardia civil implica la civilización, la sujeción a unas reglas que chocan frontalmente con la concepción individualista y el valor de la libertad –la libertad entendida como libertad de acción individual- que posee el gitano. El gitano y la Guardia civil son la representación antropomórfica del debate entre primitivismo y civilización, entre lo instintivo y lo social, entre espontaneidad y represión.

La "pena negra"

Según el propio Lorca, es “el auténtico protagonista de la obra” y aparece en el alma de los personajes, quienes, a pesar de sus tremendas ganas y su voluntad firme por vivir, sucumben ante esa fuerza incontrolable. La pena negra es el sentimiento que cruza todo el libro. Una personificación que nada tiene que ver con la nostalgia. Un sentimiento propio del pueblo andaluz que planea sobre todos los personajes. En última instancia, la pena negra es la muerte y la muerte es el destino final de los personajes.

Andalucía

En realidad, como dijo el propio Lorca, el protagonista del Romancero... es Andalucía entera, encarnada en el pueblo gitano, que la simboliza; esa Andalucía que canta desde lo "jondo" del corazón su dolor y su pena milenaria, por causa de un destino trágico que la persigue como el perro a su amo.

Bibliografía, webgrafía

Trabajos de los alumnos

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (octubre 2017): Camilla Di Giuseppe y Paula Escayola
  • Revisiones, correcciones: Letraherido