Nuevos caminos del teatro en los siglos XX y XXI: ''happening'', Grotowski, marionetas...

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

Nuevos caminos del teatro en los siglos XX y XXI: el happening

El happening: cualquier lugar es el idóneo para ser artista

Podríamos definir el happening como aquel espectáculo que se encuentra en auge desde el siglo XX que busca la participación o, mejor dicho, entrega del público y en el que interviene la música, el teatro y, también como elemento expresivo, el plástico-visual. La música, en realidad, suele darse como sonidos y ruidos, mientras que el teatro se basa en monólogos o diálogos. Ahora bien, el happening admite todo, incluso los olores como forma de expresión. Otra de las características de esta forma de expresión era la de romper con lo establecido, con lo estático del teatro tradicional, de ahí que fuera difícil su representación en teatros o galerías de arte. De hecho, algunos de los primeros happening se realizaban al unísono en distintos puntos de una misma ciudad.

[Marshall McLuham sobre el happening:] 
Es “una situación repentina sin argumentos“.

Los inicios del happening se consideran las actuaciones en los conciertos en Black Mountain del cantante John Cage, entre 1951 y 1925. Sin embargo, cualquier lugar era perfecto para la representación de los happening, aunque en un principio los lugares escogidos eran espacios abiertos, al aire libre. No obstante, hay muestras de happening en los primeros tiempos en almacenes o estaciones de metro.

En su llegada a Europa, el happening adoptó un tono más contestatario, más revolucionario e, incluso, agresivo. Inspirado en el momento histórico, hacían una crítica a la sociedad y a la política.

De España, cabe destacar el grupo La Fura dels Baus, que aúna la excentricidad y la sencillez; naturalidad y artificio; lo carnal y lo místico. Ellos mismos se definen como inquietud, como necesidad de explorar nuevas tendencias. Son adaptación, ritmo, evolución y transgresión. Ser lo que son les llevó a iniciar, en los Juegos Olímpicos de Barcelona, en 1992, el acto de inauguración de los Juegos Olímpicos.

Jerzy Grotowski (1933-1999)

Jerzy Grotowski (1933-1999)

Jerzy Grotowski nació el 11 de octubre de 1933 en Rzeszów, Polonia. Nació en el seno de una familia culta. De padre pintor y madre profesora, Grotowsky decidió dedicarse al mundo del arte durante su adolescencia, concretamente durante su estancia en el hospital a causa de una grave enfermedad. Tras su ingreso, se trasladó a Krakow con su familia y, poco después, en 1951, cuando tenía solo dieciocho años, ingresó en la Escuela Superior de Arte Dramático, con la intención de convertirse en director de escena. Durante los períodos vacacionales de la Escuela, el joven Grotowski invertía tiempo en realizar viajes que, sin saberlo, influirían de forma trascendental en su formación como director y en su concepto de la dirección escénica.

En 1955 visitó Moscú, donde frecuentó la Academia de Dirección de Escena y, años más tarde, realizó un viaje a Asia Central, donde se introduce en el apasionante mundo de la Filosofía oriental. Tras esto, en el año 1962, visitó China, donde se mostró tremendamente interesado por el antiguo arte de la ópera china, prestando especial atención en el proceso de entrenamiento y preparación de los actores. Tres años más tarde, se estableció en Wroclaw e inauguró el Laboratorio Teatral.

Finalmente, en 1985 se exilió de su país, Polonia, y se instaló en Pontedera, Italia, con un pequeño grupo de actores y actrices, donde muere el 14 de enero de 1999.

El teatro de Grotowski

Para Grotowski, el teatro no es un lugar al que se va para un entrenamiento en el arte dramático, sino un lugar de investigación donde un grupo de actores explora las potencialidades dadas en un texto cualquiera.

Estableció la diferencia entre lo que él llamaba el “teatro rico” y el “teatro pobre”:

  • El “teatro rico” es aquel que abunda en recursos: dispone de los recursos de otras disciplinas, pero falla en la producción de una obra de arte íntegra. En su intento de competir con el cine y la televisión, usa mecanismos que son más propios de estos dos medios.
  • El "teatro pobre" propone la pobreza en escena; es un teatro en el cual se diseña un nuevo espacio para actores y espectadores en cada nueva obra. Eliminó vestuario, iluminación, maquillaje y música de su su teatro e insistía en que la flexibilidad física del actor es infinitamente más interesante que vestuario y maquillaje. La iluminación directa y las sombras pueden utilizarse efectivamente sin necesidad de elaborados esquemas de luz y sin mecanismos. El actor puede crear su propia música con su voz.

El radical apartamiento de los términos teatrales usuales le lleva a una exigencia de trabajo disciplinado y riguroso. Las representaciones más conocidas del Laboratorio Teatral fueron Acrópolis, de Wyspianski; Cain, de Byron; El príncipe constante, de Calderón; Hamlet, de Shakespeare; Fausto, de Marlowe, y una pieza original, Apocalipsis con Figuras. Todas sus creaciones tienen como tema el sufrimiento humano: trata de que este sufrimiento tan grande y doloroso se haga presente ante el actor y el espectador.

"Lo importante no son las palabras, sino lo que queremos decir con ellas"– Jerzy Grotowski.

Bibliografía, webgrafía

  • CALERO HERAS, José: Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, tema 12, "El teatro", pp. 220 a 232.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (abril 2017): Raquel Mustienes
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.