El cuento en Hispanoamérica. Desarrollo y evolución

De Wikimpace
Revisión de 20:09 17 may 2020 por Letraherido (Discusión | contribuciones) (Julio Ramón Ribeyro)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Criterios de corrección

Hablaremos sobre todo de la evolución del cuento desde 1940 (fin de la Guerra Civil española). El alumno habrá de referirse a la renovación que supone para el relato breve la obra de los grandes cuentistas hispanoamericanos como Julio Cortázar y Jorge Luis Borges, maestros del cuento fantástico si bien en muy diferentes maneras. Ambos escritores son, sobre todo, autores de cuentos, género que cultivaron a lo largo de toda su trayectoria literaria; de ello dan testimonio libros de Cortázar como Bestiario, Historias de cronopios y famas o Deshoras, y de Borges como Ficciones o El Aleph.

Cortázar, buen conocedor de la narrativa de Edgar Allan Poe, de cuya obra en prosa hizo una magnífica traducción al castellano, instala lo fantástico en lo cotidiano, mostrando así la complejidad de lo real; su práctica del cuento va acompañada de la reflexión sobre el género en textos como “Algunos aspectos del cuento” o “Estado actual de la narrativa en Hispanoamérica".

Borges trata temas universales (la identidad humana, el destino del hombre, el tiempo, el mundo como laberinto) en un relato fuertemente literaturizado, de construcción notoriamente original y de estructura narrativa muy sólida.

También puede comentar el alumno, aunque no es esencial, la influencia de los cuentistas hispanoamericanos sobre los españoles a partir de los años 80: José María Merino, Pedro Zarraluki, Ignacio Martínez de Pisón y otros.

El cuento hispanoamericano

Junto con la novela, el cuento es un género narrativo ampliamente cultivado en Hispanoamérica desde los años cuarenta hasta la actualidad. Recopilado en colecciones, ha dado títulos de gran originalidad y calidad. En algunos casos, el cuento adelanta innovaciones estructurales y lingüísticas que desarrollan más tarde los escritores del boom de los años sesenta.

En Hispanoamérica, el cuento posee una tradición notable desde los inicios de su literatura. El cuento literario no aparece hasta el Romanticismo (1ª mitad del siglo XIX), momento en que se intensifica el interés por lo pintoresco y lo extravagante. El considerado como primer cuento americano es El Matadero, del autor argentino Esteban Echevarría, escrito entre 1838 y 1840.

El Modernismo, que se preocupa más por la forma que por el tema, eliminó las fronteras que limitaban al cuento, asociándolo al poema en prosa. Y aunque el Modernismo fue en arte una reacción contra el Romanticismo y el Realismo-Naturalismo, en Hispanoamérica se da el fenómeno de la coincidencia de los tres movimientos. Los románticos rezagados siguieron escribiendo hasta fines del siglo XIX, mientras que los realistas y los naturalistas no llegaron a su apogeo hasta después del triunfo del Modernismo.

El rasgo fundamental de este movimiento era la primacía que se daba a la sensibilidad artística; de ahí se derivaba tanto su temática como su estilo. En su afán de crear el arte por el arte, los modernistas hispanoamericanos rechazarán las historias sentimentales de los románticos; los cuadros demasiado localizados de los realistas; y los estudios demasiado “científicos” de los naturalistas. El héroe modernista era sencillamente el hombre. Su ideal era la Francia versallesca del siglo XVIII. A través de ella, los modernistas aprendieron a entusiasmarse por el ideal griego.

El Posmodernismo introduce el elemento onírico (el mundo del sueño) y el horror (derivando en una práctica estética denominada criollismo).

La renovación de la narrativa hispanoamericana de los años cuarenta se prolonga con un extraordinario grupo de novelistas, que a mediados de los sesenta alcanza reconocimiento internacional (el famoso boom de la novela). El realismo mágico se combina con técnicas de vanguardia para la indagación del mundo: es la llamada «novela total».

Características del género cuento en Hispanoamérica:

  • Brevedad.
  • Estructura rígida.
  • Gusto por los finales sorprendentes.
  • Trama única.

Tipos de cuentos por su temática

  • Cuentos realistas: se centran en aspectos de la realidad con tono crítico y comprometido.
  • Cuentos fantásticos: usan elementos irracionales y extraños que se insertan en la realidad común de todos los días.
  • Realismo mágico: los cuentos mezclan la realidad y la fantasía sin que haya contradicción, en un continuo narrativo.

Horacio Quiroga (1878-1937)

Horacio Silvestre Quiroga Forteza (1878-1937) fue un cuentista que, a lo largo de su vida, se sintió atraído por escribir sobre la naturaleza y el amor. Sin embargo, estas historias evidenciaban una vida llena de tragedias; perdió a muchos seres queridos y sus historias de amor no tuvieron finales felices.

Nació el 31 de diciembre de 1878, en Salto, Uruguay. Era hijo del vicecónsul argentino Prudencio Quiroga y de la oriental Pastora Forteza. Su infancia quedó marcada por la trágica muerte de su padre al producirse un disparo accidental de su escopeta al regresar de cazar, en presencia de su mujer y del propio Horacio, que tenía dos meses de edad. Tras la tragedia, la madre se trasladó con sus hijos a Córdoba, donde residieron cuatro años, y regresaron a Salto.

En 1891, su madre se casó con Mario Barcos. Fue un buen padrastro, pero la tragedia para la familia volvió cuando éste sufrió en 1896 un derrame cerebral, que lo dejó mudo y semiparalizado, y se suicidó disparándose con una pistola.

Horacio fue buen deportista y amante de la mecánica y la construcción, pero, además, a los veintidós años, comenzó sus primeros tanteos poéticos. Mientras trabajaba y estudiaba, colaboraba con las publicaciones La Revista y La Reforma.

Durante el carnaval de 1898, conoció a su primer amor, María Esther Jurkovski, que inspiraría dos de sus obras más importantes: Las sacrificadas y Una estación de amor. Colaboró con el semanario Gil Blas de Salto, y conoció en esta época al poeta argentino Leopoldo Lugones, en una escala durante un viaje fluvial, con quién inició una amistad que duraría toda su vida.

En 1899, Quiroga fundó en su pueblo natal la Revista de Salto, pero fracasó.

En 1900, la herencia de su padre le permitió viajar a París. Partió esperanzado y allí conoció a Rubén Darío, pero volvió tras cuatro meses, desilusionado.

Fundó en Uruguay el Consistorio del Gay Saber, un grupo de literatura donde experimentó formalmente como cuentista.

Su primer libro de poesía, Los arrecifes de coral, se publicó en 1901. Ese mismo año murieron sus dos de sus hermanos, Prudencio y Pastora por la fiebre tifoidea. A esta desgracia, le sucedió la muerte accidental de manos del propio Quiroga de su amigo Federico Ferrando. Él iba a batirse en duelo y Horacio lo ayudaba a limpiar el arma cuando ésta se le disparó. Fue detenido y finalmente puesto en libertad, tras comprobar la naturaleza accidental del homicidio. La desolación por este suceso lo llevó a abandonar Uruguay.

Fue a Argentina a vivir con otra de sus hermanas, y su cuñado lo inició en la pedagogía. Fue designado profesor de castellano en el Colegio Británico de Buenos Aires en marzo de 1903.

En junio de 1903, se unió como fotógrafo a su amigo Leopoldo Lugones en una expedición a Misiones, Argentina, financiada por el Ministerio de Educación, en la que planeaba investigar unas ruinas de las misiones jesuíticas. Esta experiencia marcó de manera absoluta a Horacio Quiroga, que se decidió a invertir lo que le quedaba de su herencia paterna en la compra de unos campos algodoneros en Chaco. El proyecto acabó fracasando, pero la experiencia fue fundamental para el escritor y provocó un cambio radical en su obra y en su vida. A partir de este momento, se dedicó a cultivar la narración breve y su personal estilo.

En 1904, publicó El crimen de otro, fuertemente influido por el estilo de Edgar Allan Poe. Sus primeros cuentos fueron publicados en la revista argentina Caras y Caretas.

Al año siguiente, decidió regresar a la selva y, en 1908, se trasladó. Se enamoró de una de sus alumnas, Ana María Cires, y consiguió convencer a sus padres no sólo de permitir el matrimonio, sino de ir a vivir a la selva con ellos.

En 1911, nació su hija Eglé Quiroga. El escritor fue nombrado juez de paz en el Registro Civil de San Ignacio.

Al año siguiente, nació su hijo menor, Darío.

Se ocupó él personalmente de la educación de sus hijos, un tanto especial, adaptada a las necesidades de la vida en la selva. Su esposa cayó en una profunda depresión y se suicidó envenenándose.

Tras el suicidio, Quiroga se trasladó con sus hijos a Buenos Aires, donde recibió un cargo de Secretario Contador en el consulado general uruguayo en esa ciudad. Las sacrificadas se publicó en 1920 y se estrenó en 1921. El diario argentino La Nación comenzó también a publicar sus relatos, que en estos momentos ya tenían bastante popularidad.

En 1921, apareció Anaconda. El escritor se dedicó a la crítica cinematográfica, teniendo a su cargo la sección correspondiente de la revista Atlántida, "El Hogar y La Nación".

Regresó por un tiempo a Misiones, Argentina, y allí se construyó una barca y con ella regresó a Buenos Aires.

En 1927, se publicó Los desterrados y se enamoró de María Elena Bravo, compañera de escuela de su hija Eglé, con quien ese mismo año se casó.

A partir de 1932, Quiroga se estableció por última vez en Misiones, Argentina, en lo que sería su retiro definitivo, con su esposa y la hija de su segundo matrimonio. Perdió el consulado, pero sus amigos consiguieron tramitarle la jubilación argentina.

Empezó a sufrir una prostatitis y su mujer lo abandonó llevándose a su hija. Se descubrió que las molestias eran en realidad de origen canceroso tras su regreso a Buenos Aires para ser internado en el hospital. Ante tal diagnóstico, el 19 de febrero de 1937, el escritor decidió acabar con su vida por intoxicación cianhídrica.

Las desgracias siguieron a la familia y, al mismo tiempo, Eglé Quiroga, hija mayor de Horacio, se suicidó también. Su amigo Leopoldo Lugones se suicidó, un año después, por motivos sentimentales. Finalmente, su hijo varón, Darío, se suicidó en un arranque de desesperación en el año 1951.

En cuanto a su obra, se inclinó hacia algunos movimientos vanguardistas de escritura, el modernismo y el naturalismo. Solía colocar a la naturaleza como un enemigo del ser humano. Fue considerado uno de los mejores cuentistas de Latinoamérica, no solo en su época, sino de todos los tiempos. Su obra estuvo marcada por la influencia reconocida de Kipling, Conrad y, sobre todo, Edgar Allan Poe. Su obra se ubica entre el fin del modernismo y el comienzo de las vanguardias, en lo que se llamó la "generación del novecientos”.

En sus cuentos, reina una atmósfera de alucinación, crimen, locura situada en la naturaleza salvaje de la selva. Escribe principalmente sobre temas sobrenaturales y terroríficos, en los que exponía a los personajes en situaciones extremas (algo característico del denominado criollismo).

En 1906, Horacio Quiroga publicó su relato Los perseguidos, adelanto de lo que después se conocería como literatura psicológica.

Quiroga legó a los jóvenes escritores su conocido Decálogo del perfecto cuentista, que resumía de manera perfecta su propio estilo: una prosa precisa, estilizada y contundente al mismo tiempo, la cual lo convirtió en maestro del relato breve.

Su carrera se abrió en la poesía, dentro del ámbito del modernismo, con Los arrecifes de coral (1901). Otras obras importantes son: Historia de un amor turbio (1908) y Cuentos de amor, de locura y de muerte (1917).

En 1918, dio a conocer el libro Cuentos de la selva, considerado un clásico de la literatura para niños en América Latina. Le preocupó más el valor expresivo de la palabra que lo puramente gramatical y académico, por lo que se le ha calificado en contadas ocasiones de "escribir mal".

Otra de sus obras más conocidas vino poco después: Anaconda y otros cuentos(1921).

Jorge Luis Borges (1899-1986)

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899 - Ginebra, 14 de junio de 1986) fue un gran cultivador del cuento literario, narrador, ensayista, poeta y traductor argentino. Figura clave tanto para la literatura de habla hispana como para la literatura universal. El conjunto de su obra marca el comienzo del llamado realismo mágico en la literatura hispanoamericana del siglo XX.

Habiendo nacido en un suburbio de Buenos Aires, Borges se mudó a Suiza con su familia en 1914, donde estudió en el Collège de Genève. Tras la Primera Guerra Mundial, la familia Borges pasó tres años en Lugano, Barcelona, Mallorca, Sevilla y Madrid y Jorge Luis participó del movimiento literario ultraísta que luego encabezaría en Argentina.

Tras su regreso a Argentina en 1921, Borges empezó a publicar sus poemas y ensayos en revistas literarias surrealistas; también trabajó como bibliotecario y profesor.

En 1945, se instaura el peronismo en Argentina y su madre y su hermana Norah son arrestadas por hacer declaraciones contra el nuevo régimen. A Borges, el gobierno lo apartó del cargo de bibliotecario que por entonces tenía y lo nombra inspector de aves y conejos en los mercados. Un indeseable honor al que el poeta ciego renuncia, para pasar a ganarse la vida desde entonces como conferenciante.

En 1955, fue nombrado director de la Biblioteca Nacional de la República Argentina y profesor de literatura inglesa en la Universidad de Buenos Aires, y además ingresó en la Academia Argentina de las Letras. A la edad de 55 años quedó completamente ciego: numerosos investigadores han sugerido que su ceguera progresiva lo motivó a crear símbolos literarios innovadores a través de la imaginación. Obtuvo el Premio Cervantes en 1979, pero no ganó el Premio Nobel de Literatura.

A partir de 1930, escribe narraciones breves a las que denomina genéricamente ficciones y que publica en libros como Historia universal de la infamia (1935), Ficciones (1944), El Aleph (1949), El hacedor, Libro de sueños, El informe Brodie (1970), El libro de arena (1975). Sus narraciones destacan por su gran originalidad estructural y repiten una serie de temas obsesivos, como el mundo caótico y sinsentido, el destino y la fatalidad, el mundo como laberinto , el paso inexorable del tiempo, la circularidad de la historia, la imposibilidad de conocer el mundo, el carácter ilusorio de la realidad... En el ámbito formal, consigue una redacción muy cuidada, con abundantes referencias culturales. Predomina el antirrealismo, no solo por la presencia de elementos fantásticos, sino también porque no hay descripción de ambientes ni imitación de la realidad inmediata.

En sus relatos es constante la presencia de mitos clásicos, símbolos, paradojas, juegos intelectuales y referencias literarias. La propia literatura es considerada tema narrativo, ya que el libro es una metáfora del mundo y en él se encuentran las claves del universo. Se trata, pues, de una literatura metafísica, llena de ironía y burla.

Julio Cortázar (1914-1984)

Escritor argentino, fue traductor y novelista. Vivió muchos años en París.

Conocido por su novela Rayuela, es sobre todo un gran escritor de cuentos, donde muestra su capacidad para incorporar lo incomprensible y lo imaginario a la realidad cotidiana. Una de las originalidades de su novela Rayuela es que tiene dos lecturas posibles:

  • la habitual, siguiendo el orden numérico de los capítulos;
  • y la alternativa, para la que hay que seguir el "Tablero de dirección" que el autor detalla al comienzo y que hace que la interpretación de la historia varíe totalmente.

Sus relatos han sido recopilados en libros como: Bestiario, Las armas secretas, Todos los fuegos el fuego, Historias de cronopios y de famas, Un tal Lucas...

Rayuela es su obra más reconocida, escrita en 1963. La historia del protagonista, Horacio Oliveira, y su relación con "La Maga", es narrada de un modo tal que juega con la subjetividad del lector. A esta obra suele llamársela «antinovela», aunque Cortázar prefería denominarla «contranovela». La obra ofrece diferentes lecturas, de modo que es "un libro que es muchos libros", pero sobre todo dos. El primero se lee desde el principio y termina en el capítulo 56. El segundo se comienza a leer en el capítulo 73 y al final de cada capítulo se indica dónde continuar la lectura.

Alguien anda por ahí, selección de cuentos publicada en 1977. Su publicación fue censurada en Argentina por el régimen militar (1976-1983). En estos relatos, Cortázar abarca diversos géneros, morfologías literarias y temáticas.

Novelas

  • 1960: Los premios.
  • 1963: Rayuela.
  • 1968: Modelo para armar.
  • 1973: Libro de Manuel.
  • 1986: Divertimento (escrita en 1949).
  • 1986: El examen (escrita en 1950).

Cuentos

  • 1951: Bestiario.
  • 1956: Final del juego.
  • 1959: Las armas secretas.
  • 1966: Todos los fuegos el fuego.
  • 1974: Octaedro.
  • 1977: Alguien que anda por ahí.
  • 1980: Queremos tanto a Glenda.
  • 1982: Deshoras.
  • 1994: La otra orilla (escrito entre 1937 y 1945).

Augusto Monterroso (1920-2003)

Nace el 21 de diciembre de 1920 en Tegucigalpa, Honduras y muere el 7 de febrero de 2003 a sus 82 años, en Ciudad de México.

Pasó su infancia y adolescencia en Guatemala, país que consideró clave en su formación. Al estallar en 1944 las revueltas contra el dictador Jorge Ubico, Monterroso desempeñó un activo papel, lo que le llevó a la cárcel al tomar el poder el general Federico Ponce Vaides. Pero en septiembre de ese año, logró escapar de prisión y pidió asilo en la embajada de México.

Tras la revolución de octubre en Guatemala, encabezada por Jacobo Arbenz, Monterroso fue designado para un cargo en el consulado de Guatemala en México, donde permaneció hasta 1953.

Empezó a publicar sus textos a partir de 1959, año en que se publicó la primera edición de Obras completas y otros cuentos.

Es considerado como uno de los maestros de la minificción y, de forma breve, su composición

   “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”

se consideraba el microrrelato más breve de la literatura universal hasta la aparición de “El emigrante”, de Luis Felipe Lomelí.

En 1970, ganó el premio Magda Donato; en 1975, el Premio Xavier Villaurrutia, por Antología personal; y en 1988, se le entregó la condecoración del Águila Azteca, por su aporte a la cultura de México.

Fue galardonado con el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances en 1996.

En 1997, el Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala le otorgó el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias.

En 2000, le fue concedido el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en reconocimiento a toda su carrera.

Otros autores hispanoamericanos de cuentos

Virgilio Piñera (1912-1979)

  • Autora: Sheila Anubla, 2º Bachillerato B, curso 2019-2020.
  • Fecha: Mayo de 2020.
Virgilio Piñera

Fue un escritor cubano, nacido en Cárdenas, provincia de Matanzas (Cuba). Incursionó en la poesía, el cuento, la novela y el teatro; sus obras más conocidas incluyen el poema "La isla en peso" (1943), la novela "La carne de René" (1952) y la obra dramática "Electra Garrigó" (1959).

En 1938, se instaló en La Habana, en cuya universidad se doctoró en Filosofía y Letras, en 1940. Ya el año anterior, había empezado a publicar, sobre todo poemas, en la revista Espuela de plata, predecesora de Orígenes, en la que coincidió con José Lezama Lima.

En 1941, vio la luz su primer poemario, "Las furias" y, ese mismo año, escribió también la que es quizá su obra teatral más importante, "Electra Garrigó".

En 1942, fundó la efímera revista Poeta, de la que fue director. Al año siguiente, publicó el extenso poema "La isla en peso", una de las cumbres de la poesía cubana, que en su momento fue, sin embargo, objetado por grandes poetas como Gastón Baquero o Eliseo Diego y críticos como Cintio Vitier.

En febrero de 1946, viajó a Buenos Aires, trabajó como funcionario del consulado de su país, como corrector de pruebas y como traductor, y formó parte del equipo de traductores que llevaron a cabo la versión castellana de Ferdydurke. Tras el triunfo de la Revolución Cubana, Piñera colaboró en el periódico Revolución, en su suplemento "Lunes de Revolución".

A partir de 1971, Piñera sufrió un fuerte ostracismo por parte del gobierno y de las instituciones culturales oficiales cubanas, en gran parte debido a una radical diferencia ideológica y a su condición sexual, ya que nunca ocultó su homosexualidad.

Algunas de sus obras:

  • Poesía: Las furias (1941), La vida entera (1969).
  • Cuento: El conflicto (1942), El que vino a salvarme (1970).
  • Novela: Pequeñas maniobras (1963), Presiones y diamantes (1967).
  • Teatro: Electra Garrigó (1948), Dos viejos pánicos (1968).

Adolfo Bioy Casares (1914-1999)

  • Autora: Sheila Anubla, 2º Bachillerato B, curso 2019-2020.
  • Fecha: Mayo 2020.
Adolfo Bioy Casares

Fue un escritor argentino que frecuentó las literaturas fantástica, policial y de ciencia ficción, nacido en Buenos Aires (Argentina). Es considerado uno de los escritores más importantes de su país y de la literatura en español, habiendo recibido la mención de Caballero de la Legión de Honor en 1981, el Premio Internacional Alfonso Reyes, el Premio Miguel de Cervantes (ambos en 1990) y el Konex de Brillante en 1994. Colaboró literariamente en varias ocasiones con Jorge Luis Borges bajo distintos pseudónimos y fue esposo de la escritora Silvina Ocampo.

Perteneciendo a una familia con una clase social alta, pudo dedicarse exclusivamente a la literatura y, al mismo tiempo, apartarse del medio literario de su época. Escribió su primer relato, "Iris y Margarita", a los once años. Cursó parte de sus estudios secundarios en el Instituto Libre de Segunda Enseñanza de la Universidad de Buenos Aires. Luego, comenzó y dejó las carreras de Derecho y Filosofía y Letras. Tras la decepción que le provocó el ámbito universitario, se retiró a una estancia donde, cuando no recibía visitas, se dedicaba casi exclusivamente a la lectura, entregando horas y horas del día a la literatura universal.

En 1940, Bioy Casares se casa con Silvina Ocampo, escritora y pintora. Ese mismo año publica la novela La invención de Morel, que marca el inicio de su madurez literaria. La novela tuvo una gran aceptación y recibió el Primer Premio Municipal de Literatura en 1941. Por esos años, publica dos antologías: Antología de la literatura fantástica (1940) y Antología poética argentina (1941).

En las décadas de 1950 y 1960, Bioy se dedicó especialmente al cuento y comenzó su inclinación por la fotografía.

Una caída que le provocó una doble fractura de cadera en 1992 pareció anticipar una serie de hechos trágicos, ya que poco después sufrió la pérdida de su esposa (víctima del Alzheimer) y de su hija Marta (al ser atropellada por un coche).

Algunas de sus obras son:

  • Novelas: La invención de Morel (1940), De un mundo a otro (1998).
  • Cuentos: La trama celeste (1948), Una magia modesta (1997).
  • Ensayos: La otra aventura (1968), De las cosas maravillosas (1999).
  • Diarios: Unos días en el Brasil (1991), Borges (2006).

Felisberto Hernández (1902-1964)

  • Autora: Sheila Anubla, 2º Bachillerato, curso 2019-2020.
  • Fecha: Mayo 2020.
Felisberto Hernández

Fue un compositor, pianista y escritor uruguayo, caracterizado por sus obras, en un principio catalogadas como literatura fantástica, basadas principalmente en una reflexión sobre sí mismo, nacido en Montevideo (Uruguay).

A los nueve años comenzó sus estudios de piano, que profundizaría más tarde con el profesor Clemente Colling, quien le enseñó composición y armonía. Debido a dificultades económicas, a los 16 años comenzó a dar clases particulares de piano y a ilustrar musicalmente películas, trabajando de pianista en varias salas de cine mudo.

Sobre sus complicadas relaciones con las mujeres (se casó cuatro veces), existen dos testimonios de interés: el libro "Felisberto Hernández y yo"​ de Paulina Medeiros, con quien mantuvo una relación entre 1943 y 1947, tras la cual continuaron escribiéndose, y "¿Otro Felisberto?"​, de la pedagoga Reina Reyes, con quien estuvo sentimentalmente vinculado de 1954 a 1958.

Comenzó a publicar a los 23 años, aunque en vida sus obras nunca alcanzaron una repercusión masiva. Tras la última etapa como músico itinerante, abandonó la carrera de pianista dedicándose exclusivamente a la literatura.

Se diferencian tres etapas en su producción literaria: desde 1925 a 1941, publica en diarios e imprentas del interior del país; desde 1941 a 1946, define su estilo humorístico y fantástico en dos extensas narraciones y, desde 1947 a 1960, muestra una mirada extravagante en los libros.

Sus cuentos y novelas cortas recrean el mundo de su infancia y juventud, evocan personas que conoció y barrios de Montevideo. Su narrativa se basa en el recuerdo como motor de la escritura, pero sin seguir la línea proustiana. Una magdalena, una calle, un tren, un piano, pueden encerrar recuerdos y hacer revivir sensaciones.

Algunos de sus libros fueron:

- Fulano de tal (1925).

- Libro sin tapas (1928).

- La cara de Ana (1930).

- Nadie encendía las lámparas (1947).

- Las Hortensias (1949).

- La casa inundada (1960).

Julio Ramón Ribeyro (1929-1994)

  • Autora: Sheila Anubla, 2º Bachillerato, curso 2019-2020.
  • Fecha: Mayo 2020.
Julio Ramón Ribeyro

Fue un escritor peruano, considerado uno de los mejores cuentistas de la literatura latinoamericana, nacido en Lima (Perú). Es una figura destacada de la Generación del 50 de su país, a la que también pertenecen narradores como Mario Vargas Llosa, Enrique Congrains Martin y Carlos Eduardo Zavaleta.

Su obra ha sido traducida al inglés, francés, alemán, italiano, holandés y polaco. Aunque el mayor volumen de su obra lo constituye su cuentística, también destacó en otros géneros: novela, ensayo, teatro, diario y aforismo. En el año de 1994, ganó el reconocido Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo.

Estudió Letras y Derecho en la Pontificia Universidad Católica del Perú, entre los años 1946 y 1952, donde coincidió con Pablo Macera, Alberto Escobar y Luis Felipe Angell "Sofocleto", entre otros jóvenes con intereses intelectuales y artísticos. Inició su carrera como escritor con el cuento "La vida gris", que publicó en la revista Correo Bolivariano, en 1949.

Viajó en barco a Barcelona, y de ahí pasó a Madrid, donde permaneció un año e hizo estudios en la Universidad Complutense de dicha ciudad. También escribió algunos cuentos y artículos.

En 1953, viajó a París, para preparar una tesis sobre literatura francesa en la Universidad La Sorbona. Por entonces, escribió su primer libro "Los gallinazos sin plumas", una colección de cuentos de temática urbana, considerado como uno de sus más logrados escritos narrativos.

Se casó con Alida Cordero y tuvieron un único hijo.

En 1973, se operó por primera vez de un cáncer pulmonar, provocado por su adicción al cigarrillo, y a raíz de lo cual recibió un largo tratamiento. Inspirado en esta experiencia, escribió un libro titulado "Solo para fumadores".

Generoso con sus amigos y con escritores jóvenes, Ribeyro nunca tuvo enemigos y fue siempre muy valorado por sus contemporáneos.

Sus últimos años los pasó viajando entre Europa y Perú. En el último año de su vida, había decidido radicarse definitivamente en su patria. Ribeyro falleció días después de obtener el Premio de Literatura Juan Rulfo y en su epitafio se puede leer:

    «La única manera de continuar en vida es manteniendo templada la cuerda de nuestro espíritu,
tenso el arco, apuntando hacia el futuro».

Algunas de sus obras fueron:

  • Libros de cuentos: Los gallinazos sin plumas (1955), Relatos santacrucinos (1992).
  • Novela: Crónica de San Gabriel (1960), Cambio de guardia (1976).
  • Teatro: Santiago, el Pajarero (1975), Atusparia (1981).
  • Otros géneros: La caza sutil (Ensayos) (1975), Cartas a Juan Antonio (Correspondencia) (1996-1998).

Bibliografía y webgrafía

Trabajos de los alumnos

- Narradores

- Narradoras

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (marzo 2020):
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.