El sentimiento de la naturaleza en ''Werther'', de Johann Wolfgang Goethe

De Wikimpace
Revisión de 18:11 29 ene 2021 por Letraherido (Discusión | contribuciones) (Edición, revisión, corrección)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Criterios de corrección

En la pregunta sobre Werther el alumno deberá dar cuenta de la vivencia que de la naturaleza tiene el protagonista, que la prefiere a los espacios urbanos; naturaleza en la que se trasluce la presencia de Dios, y cuya belleza es capaz de apreciar su alma hipersensible viviendo en soledad, espacio paradisíaco que transmite apacibilidad al alma y en la que siente despertarse su sentido artístico. Es un auténtico locus amoenus que proporciona felicidad al sujeto romántico, y que refleja dicha felicidad. De acuerdo con ese sentimiento de la naturaleza está la visión patriarcal del ser humano que lo habita, siempre visto de manera positiva y como exponente de todas las virtudes, una visión muy dieciochesca del hombre (rousseauniana), que es uno con la naturaleza. Pero esta idílica versión se rompe cuando Werther se enamora de Carlota y no es correspondido, desapareciendo entonces la empatía que el sujeto mantenía con la naturaleza, rompiéndose la armonía.

El sentimiento de la naturaleza en Werther, de Johann Wolfgang Goethe

Al principio de la obra, Werther quiere dejar la ciudad y vivir en un pueblo donde espera dedicarse a leer, pintar, pasear por la naturaleza. Cuando llega a Whalheim, le escribe a su amigo diciéndole que aquello es formidable. El trasfondo ideológico en el que se mueve Werther es rousseauniano: el mito del buen salvaje, el paraíso apacible que relaja el alma, el pueblo como lugar cercano a lo natural frente a la ciudad, fuente de todos los males, rincón donde la sociedad humana corrompe a los seres humanos. Enlaza con el tópico del "locus amoenus" (lugar ameno) y con el "aura mediocritas" (áurea mediocre), el elogio de la vida retirada, el panegírico a la vida sencilla y pura de los campesinos.

Sin embargo, todo cambia con la aparición de Carlota y el enamoramiento del joven. Él la ve en el baile y se enamora perdidademente, pero cuando ella le dice que tiene un novio... ¡todo lo que hasta entonces era "locus amoenus" se convierte en tormenta, en "locus horribilis"! Este es un rasgo muy romántico: el fondo paisajístico es un reflejo del estado de ánimo del protagonista literario, lo bello pasa a ser feo en un segundo. Donde antes había calma, hay ahora tempestad.

Presa del desamor, al saberse no correspondido, Werther intenta alejarse de su amada, del lugar donde ella vive y retorna a la ciudad, pero allí solo encuentra seres mezquinos y corrompidos, con un estúpido sentido de superioridad de clase. La novela tiene aquí su punto de crítica social, vertida contra una aristocracia de nacimiento, pero no de mérito, que se comporta altivamente y se considera superior.

Werther prefiere finalmente volver cerca de la fuente de su desdicha, pero esto no hace más que precipitar su final, pues la naturaleza ha dejado ahora de funcionar como marco sanador y el joven siente su amor por Charlotte como una enfermedad incurable y la muerte como una terapia curativa. Por ello, decide poner fin a su vida mediante el suicidio.

En definitiva, en el sentimiento de la naturaleza en Werther se observa la ideología propia de una época de transición entre el racionalismo ilustrado y el individualismo romántico. Werther preparó la llegada de la nueva etapa literaria del Romanticismo y llenó la mente de muchos jóvenes de entonces de imposibles sueños amatorios que, a más de uno, lo llevarían a cometer sucidio "al modo wertheriano". Goethe comenzaba entonces a convertirse en mito.

Bibliografía, webgrafía

  • GOETHE, Johann Wolfgang: Las penas del joven Werther. Madrid, Cátedra.
  • CALERO HERAS, José: Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, tema 7, pp. 126-127 y pp. 135-139.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (febrero 2016): Letraherido.
  • Revisiones, correcciones: