La lírica culta: la poesía cancioneril en España

De Wikimpace
Revisión de 18:58 2 feb 2019 por Letraherido (Discusión | contribuciones) (El amor. La lírica al estilo provenzal: el marqués de Santillana)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

¿Qué es la lírica cancioneril?

La lírica culta es el conjunto de composiciones escritas por autores conocidos (a diferencia de la popular o tradicional, que es de autor anónimo). El lenguaje de la lírica culta suele ser más elegante y menos espontáneo que el de la lírica tradicional. Una de las composiciones más características de la lírica culta es el soneto.

Un Cancionero es un conjunto de poemas de varios autores diferentes, recopilado por algún erudito. De ahí viene la denominación de poesía cancioneril que se da a un tipo de poesía culta transmitida por medio de cancioneros: los poemas están recopilados en amplias antologías.

Este tipo de lírica trata diversos temas y sus autores pertenecen a todas las clases sociales, aunque predominan los del estamento nobiliario o palaciego. La poesía cancioneril se desarrolla en los reinos hispánicos desde el último tercio del siglo XIV hasta el final del reinado de los Reyes Católicos.

Entre los temas que toca, encontramos:

  • El amor.
  • La reflexión moral
  • La sátira
  • Conceptos y tópicos como: el mundo como valle de lágrimas, la fortuna vista como una rueda que todo lo muda, el paso del tiempo, la muerte como igualadora, el Ubi sunt? (¿"Dónde están?") y la vida de la fama.

En cuanto a las formas métricas utilizadas por los poetas cancioneriles, destacamos:

  • Versos: predominan el octosílabo y el verso de arte mayor (de más de ocho sílabas) castellano.
  • Estrofas: se usan sobre todo la copla manriqueña y la copla de arte mayor, así como el soneto, de origen italiano.

El amor. La lírica al estilo provenzal: el marqués de Santillana

El marqués de Santillana

La lírica amorosa consiste en hacer un homenaje al amor a través de las palabras de distintos autores. La lírica amorosa es antigua en la tradición poética castellana. Las jarchas medievales (textos breves escritos en mozárabe en los que una mujer se lamenta por la ausencia de su amado) son el primer ejemplo de lírica amorosa en nuestra literatura. Algunos romances líricos son también ejemplo de lírica amorosa.

En la poesía amorosa castellana del siglo XV recopilada en los cancioneros, a la tradición nacional española, se le une la tradición provenzal francesa, directamente a través de las cantigas de amor galaicoportuguesas. Estas cantigas, además, unían al modelo provenzal connotaciones de Petrarca y del Dolce Stil Nuovo italiano, aportaciones que espiritualizaron el sentido del amor de los trovadores provenzales. A partir de ahí, se creó un modelo de poesía amatoria cuyos rasgos eran:

  • Reserva y contención verbal. El poeta se expresa con extremo cuidado.
  • Abundancia de alegorías y personificaciones de ideas. Todo son símbolos y alusiones indirectas.
  • Aislamiento emocional del poeta, que sufre por su amor imposible.
  • Cierto gusto por el alarde de ingenio. Son muy frecuentes los juegos de palabras en los que el poeta se queja de que quien al tiempo le da la vida -la amada- es también quien lo mata.
  • Improvisación.

En la lírica amorosa al modo provenzal del siglo XV español, destacan tres grandes autores:

  • El marqués de Santillana, de quien hablaremos a continuación.
  • Juan de Mena, quien escribió el Laberinto de fortuna o Las Trescientas, donde nos ofrece una visión de la fortuna a medio camino entre la interpretación pagana y la cristiana, y...

Íñigo López de Mendoza (1398-1458), marqués de Santillana

Don Iñigo López de Mendoza, conocido como el marqués de Santillana (1398-1458), es el prototipo del caballero-escritor, apasionado tanto por las armas como por las letras. Es considerado uno de los primeros historiadores de la literatura española (nos dejó una "Carta-proemio al condestable de Portugal", donde habla de los principales escritores de la literatura castellana desde la Edad Media hasta sus días).

Fue un militar y poeta español del Prerrenacimiento. Llegó a reunir una importante biblioteca. Participó en los enfrentamientos políticos de su época, en especial aquel en el que el bando nobiliario estuvo en contra de don Álvaro de Luna. Cultivó dos tipos de poesía:

  • Poesía amorosa al estilo provenzal, como Canciones, decires y serranillas.
  • Poesía didáctico-moral.

Algunas de sus obras son:

  • Carta a doña Violante de Prades.
  • El infierno de los enamorados.
  • Comedieta de Ponza, que trata sobre la derrota sufrida por Alfonso V.
  • Diálogo de Bías contra Fortuna, que hace una reflexión sobre la fugacidad de los bienes mundanos.
  • El sueño.
  • El Doctrinal de Privados, que se ocupa del severo juicio contra don Álvaro de Luna, valido de Juan II que acabó en el cadalso.

Al marqués de Santillana le debemos la introducción del soneto en nuestra literatura, con sus Sonetos fechos al itálico modo (si bien quien lo introdujo definitivamente en nuestra literatura fue un autor de la centuria siguiente, el siglo XVI: Garcilaso de la Vega). Uno de sus poemas más famosos es la serranilla dedicada a "La vaquera de la Finojosa":

   Moza tan fermosa
non ví en la frontera,
como una vaquera 
de la Finojosa.
  Faciendo la vía 
del Calatraveño
a Santa María,
vencido del sueño,
por tierra fragosa
perdí la carrera, 
do ví la vaquera
de la Finojosa.
  En un verde prado
de rosas e flores,
guardando ganado
con otros pastores, 
la ví tan graciosa
que apenas creyera
que fuese vaquera
de la Finojosa.
  Non creo las rosas 
de la primavera
sean tan fermosas
nin de tal manera,
fablando sin glosa,
si antes supiera 
de aquella vaquera
de la Finojosa.
  Non tanto mirara
su mucha beldad,
porque me dexara 
en mi libertad.
Mas dixe:--«Donosa
(por saber quién era),
¿aquella es la vaquera
de la Finojosa?...» 
  Bien como riendo,
dixo: --«Bien vengades;
que ya bien entiendo
lo que demandades:
non es desseosa 
de amar, nin lo espera,
aquessa vaquera
de la Finojosa.»

La reflexión moral: las Coplas, de Jorge Manrique

La poesía moral es aquella que trata asuntos graves, como la muerte o la conducta humana. En el siglo XV, la obra más representativa de este tipo de poesía es la elegía (= poema de dolor por la muerte de un ser querido) titulada Coplas a la muerte de su padre, de Jorge Manrique. Se trata de un poema didáctico-moral donde el autor, tras la muerte de su padre, el maestre don Rodrigo Manrique, evoca y ensalza su figura, poniéndolo como modelo de caballeros cristianos.

En las Coplas de Manrique hay mucho de los tópicos medievales al uso, pero también aparece por primera vez alguna idea nueva, renacentista, como cuando el poeta habla de la "tercera vida", la "vida de la fama", que puede hacer que el difunto perdure en la memoria de las gentes. Las Coplas son una mezcla de tradición (medieval) y modernidad (renacentista).

(Puede verse más información sobre las Coplas en la pregunta de la Wikimpace: Jorge Manrique (1440-1479) y las ''Coplas a la muerte de su padre'')

La sátira: las Coplas de Mingo Revulgo

La situación de anarquía política y el clima de corrupción moral que imperaban el reinado de Enrique IV de Castilla propiciaron el auge de la poesía satírica, en la que se manifiesta un elevado sentido crítico contra la situación del reino. Autores de renombre como Jorge Manrique, como ya hemos dicho más arriba, hacen también poesía satírica en sus poemas de escarnio.

Había dos modalidades de sátira: la social y la política.

  • La sátira social tiene su manifestación en la Danza de la Muerte, género difundido por Europa desde mediados del siglo XIV y con tres rasgos característicos: el carácter ritual de la danza, el sentido igualador de la muerte y su imagen macabra, que inspira temor.
  • La sátira política es una crítica violenta y personal contra algunos miembros de la corte. Tres obras anónimas representan bien esta tendencia: las Coplas del Provincial, las Coplas de Mingo Revulgo y las Coplas de ¡Ay, panadera!.

Coplas de Mingo Revulgo - Copla I

   Ah Mingo Revulgo, Mingo,		
Ah Mingo Revulgo, ahao		
¿qué eso de tu sayo de blao?		
¿no le vistes en domingo?		
¿Qué es de tu jubón bermejo?	 
¿por qué tras tal sobrecejo?		
Andas esta madrugada		
la cabeza desgreñada		
¿no te lloras de buen rejo?

Copla IV

   Oja, oja los ganados		
y a la burra con los perros,		
¡cuáles andan por los cerros		
perdidos, descarriados!		
Por los sanctos te prometo	 
que este daño baltrueto		
(que nol medre Dios las cejas)		
ha dexado las ovejas		
por holgar tras cada seto.

Bibliografía, webgrafía

  • Alonso, Santos y otros: Lengua castellana y literatura. 1º Bachillerato. Barcelona, Casals, 2016, tema 9 "El Prerrenacimiento", pp. 176-199.

Otras preguntas de la Wikimpace relacionadas con el tema

Trabajos de los alumnos

Siglo XV

La Celestina

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (enero 2019): Sheila Anubla y Cristina Chueca.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.