La prosa medieval del siglo XIII: Alfonso X el Sabio. La Escuela de Traductores de Toledo

De Wikimpace
Revisión de 19:35 28 nov 2019 por Letraherido (Discusión | contribuciones) (Página creada con «Las primeras manifestaciones de la '''prosa''' en '''lengua romance castellana''' aparecen ya bajo el reinado de '''Fernando III el Santo''' (primera mitad del siglo XIII),...»)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Las primeras manifestaciones de la prosa en lengua romance castellana aparecen ya bajo el reinado de Fernando III el Santo (primera mitad del siglo XIII), padre de Alfonso X el Sabio, y consisten en traducciones de textos anteriores escritos en latín. De las colecciones existentes, destacan sobre todo dos: el Calila e Dimna y el Libro de los engaños de las mujeres, que es una obra misógina (=que culpa a la mujer de todos los males).

Las empresas culturales de Alfonso X el Sabio: la prosa alfonsí (siglo XIII)

Alfonso X, el rey Sabio

A Alfonso X el Sabio (1252-1284), se le considera el auténtico creador de la prosa castellana, la cual empezó siendo prosa alfonsí porque fue creada por este rey. Con él, el castellano aún no alcanza rango literario, pero sí que dotó a nuestro idioma de los instrumentos indispensables para elevarlo a la categoría de lengua de cultura.

Para lograr que nuestra lengua pudiese a ser más importante, Alfonso X promovió empresas como traducir textos de otros idiomas al castellano, gracias a la Escuela de Traductores de Toledo que él mismo impulsó y financió, en la que trabajaban intelectuales latinos, hebreos y árabes. Los traductores empezaron trasladando textos de otros idiomas al castellano para después pasarlos al latín; pero el rey influyó para que se suprimiera este último paso, dejando los textos en castellano. Así nuestra lengua fue ganando en seguridad expresiva y en extensión peninsular.

Alfonso también promovió otros cambios y mejoras en la lengua, como fijar el sistema ortográfico, flexibilizar las estructuras sintácticas (mediante la creación de nuevas conjunciones) y expandir el léxico con nuevos términos, provenientes o no del latín.

Toda esta tarea de impulso cultural y lingüístico es la que justifica el sobrenombre de Sabio que se ha otorgado a este rey.

Obras de Alfonso X el Sabio

  • Libros sapienciales: obras formadas por sentencias; la mayoría tiene a la literatura árabe como fuente intermedia y a la griega como original.

- Libro de los cien capítulos: un intento del rey para que la nobleza se mostrase más cortés bajo su mandato.

- Bocados de oro: colección de sentencias repartidas en veinticuatro capítulos, la mayoría provenientes de filósofos, excepto los dos últimos capítulos.

  • Diálogos: obras que consisten en debates que quedaron plasmados por escrito.

- Diálogo de Epicteto y el emperador Adriano.

- Historia de la donzella Teodor: de carácter adoctrinador, sacado de un relato de la colección árabe Las mil y una noches.

  • Obras científicas

- Entre ellas, el Libro del saber de astrología: consiste en tratados técnicos, y es el único ejemplar que está completo.

  • Obras recreativas: son obras de ocio para nobles.

- Como ejemplo más destacado, el Libro de juegos, también llamado Libro del axedrez.

  • Obras legislativas: intentan organizar el reino alfonsí y reafirmar el poder y la autoridad reales.

- Las Siete Partidas: obra jurídica que se divide en siete partes; servía para regular la vida en Castilla, aunque no fue aplicada en el mandato del rey Alfonso.

  • Obras históricas: Alfonso utiliza estas obras para justificar sus acciones y ambiciones, sin importarle alterar la historia real.

- Estoria de España

- General estoria o General e grande estoria.

La Escuela de Traductores de Toledo

Toledo fue reconquistada en 1085 (siglo XI). La ciudad tenía riquísimas bibliotecas árabes, con un gran patrimonio cultural y científico, de textos escritos tanto en árabe como en hindú, persa y griego. Además, en la ciudad había gran número de judíos que, además de conocer muy bien su propia tradición hebrea, también dominaban el árabe y podían traducir a esa lengua muchos documentos.

Así que, en el siglo XII, se decidió aprovechar todo ese legado cultural y organizar una escuela de estudiosos en la que estarían juntos judíos, cristianos y musulmanes, traduciendo obras al latín, preservando así autores que de otra manera se habrían perdido en la tradición occidental, como Aristóteles, Euclides o Ptolomeo.

La Escuela de Traductores de Toledo vivió su momento de mayor esplendor en el siglo XIII, con el rey Alfonso X el Sabio, que la apoyó. El rey ordenó que las traducciones se hicieran ya directamente, no al latín, sino al romance castellano que él había establecido como lengua de la cancillería. Así, contribuyó no solo a la preservación de un gran legado cultural, sino también a la consolidación del propio romance. El español alfonsí se convirtió en norma de prestigio y quedó enormemente fijado, unificado en los usos escritos.

Bibliografía, webgrafía

  • Alonso, Santos y otros: Lengua castellana y literatura. 1º Bachillerato. Barcelona, Casals, 2016, tema 8 "La literatura medieval", pp. 150-175.

Preguntas de la Wikimpace relacionadas con el tema

Trabajos de los alumnos

Hasta el siglo XII

Siglo XIII

Siglo XIV

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (diciembre 2018): Ezequiel Comandú y Javier Sopena.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.