"Hamlet". Texto 6 y cuestiones relacionadas

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

Hamlet. Texto 6. Traducción de Luis Astrana Marín

Rosencrantz.— Señora, quiso el azar que nos topáramos en el camino a ciertos comediantes; le hablamos de ellos, y al oírlo
   pareció sentir una especie de alegría. Están aquí en la corte y, según creo, tienen ya orden de representar esta noche ante
   el príncipe.
Polonio.— Efectivamente; y me ha pedido que invitara a Vuestras Majestades.
Rey.— Con toda mi alma, y celebro mucho hallarle en tal disposición. Aguijoneadle de nuevo, amigos míos, e inclinad
   su ánimo a semejantes deleites.
Rosencrantz.— Así lo haremos, señor. (Salen Rosencrantz y Guildenstern)
Rey.— Retiraos también vos, mi amada Gertrudis, porque hemos mandado llamar en secreto a Hamlet, a fin de que se encuentre
   aquí con Ofelia como por casualidad. Su padre y yo, representando el papel de leales espías, nos apostaremos de modo que,
   viendo sin ser vistos, podamos juzgar libremente del encuentro, y colegir por su conducta si es o no el sufrimiento
   de su amor lo que le aflige.
Reina.— Voy a obedeceros. (A Ofelia) Y respecto a ti, Ofelia, celebro que tus encantos sean la causa feliz del trastorno
   de Hamlet, pues así podré esperar que tus virtudes le conduzcan de nuevo a su habitual camino, en bien de tu honor y del suyo.
Ofelia.— Así sea, señora. (Sale la Reina)
Polonio.— Paséate por aquí, Ofelia. (Aparte, al Rey) Si place a Vuestra Majestad, apostémonos aquí. (A  Ofelia,
   entregándole un libro) Haz como que lees en este libro para que la ocupación sirva de pretexto a tu soledad. (Aparte,
   al Rey) Materia es esta en que a menudo nos hacemos dignos de censura, y es cosa más que probada que con el semblante
   de la devoción y la apariencia piadosa llegamos a almibarar al mismo diablo.
Rey.— (Aparte) ¡Oh, demasiado cierto! ¡Qué duro latigazo dan a mi conciencia estas palabras! No es más repugnante el
   rostro de una meretriz bajo el tinte seductor de los afeites que mi acción bajo mis pulcras frases. ¡Oh carga abrumadora!
 Polonio.— Oigo que viene. Retirémonos, señor. (Salen el Rey y Polonio)

Pregunta 1.— Ubique el fragmento dentro de la trama de la obra, ponderando su significación en la deriva hacia la tragedia final

Esta pregunta se ubica en el desarrollo o cuerpo principal de la tragedia, detrás de la introducción, cuando ya Hamlet ha hablado con el fantasma de su padre y empieza a tramar su venganza, pero aún duda porque no sabe si realmente su difunto progenitor le pide una acción cruenta en defensa de su honor o si él mismo ha sido víctima de una alucinación.

En la escena intervienen el rey Claudio, Rosencrantz, Polonio, la reina Gertrudis y Ofelia, es decir, casi todos los más importantes personajes de la tragedia shakespereana. Falta Hamlet, pero es de él precisamente de quien hablan.

Rosencrantz comenta al rey usurpador, Claudio, que de camino hacia el castillo, Hamlet se ha alegrado mucho al saber que una compañía de cómicos ambulantes se dirige al castillo. Y eso ha parecido sacarle de su melancolía o su fingida locura -que es el otro tema capital de esta tragedia, al lado de la venganza-.

Hamlet tramará que la compañía de cómicos de la legua represente una obra escrita por él mismo, titulada The Mousetrap / La ratonera (de aquí tomó el título para su famosa obra de teatro, representada ininterrumpidamente en Londres desde 1952 la célebre autora de novela policiaca Agatha Christie), y, en ella, se escenificará el asesinato de un rey al que su hermano usurpador le vierte en la oreja un veneno. Lo que quiere el príncipe danés con esto es observar atentamente las reacciones del rey Claudio y saber si en verdad fue él quien asesinó a su propio hermano con el fin de robarle a su mujer y su corona.

Por otro lado, el rey le pide a la reina Gertrudis que se retire porque quieren observar la reacción de Hamlet en presencia de la dulce Ofelia, de la que creen que él está enamorado. Espera así Claudio que el príncipe olvide su tristeza gracias a los remedios del amor. Sin embargo, como sabemos, la fingida locura de Hamlet contrastará más tarde con la locura real de Ofelia, trastornada ella por la pérdida de su padre Polonio, al que asesinará poco después de esta escena su prometido príncipe. Ofelia tendrá trágico fin, será la víctima inocente que precipitará el cruento final de la tragedia.

En la escena que sigue a esta, Hamlet, en diálogo con Ofelia, le confiesa no estar pensando en los melindres del amor, sigue pareciendo trastornado y le pide a la bella que no piense en él y que ingrese en el convento, ya que asegura con segunda intención, pensando en su madre y su tío, que tras el amor se encuentra la traición.

En esta escena se observa que el rey usurpador, Claudio, quiere que Hamlet deje su postración, su melancolía, su fingida locura (que él y la reina Gertrudis creen real y producida por el dolor de la pérdida de su padre). Él quiere reinar tranquilo, superar los obstáculos que se oponen a su tranquilidad y su dominio. Pero no puede evitar sentir remordimientos por la acción que ha hecho: matar a su propio hermano.

Polonio se muestra como lo que es: ha sido asesor o consejero del fallecido rey Hamlet, padre del príncipe, y ahora lo es del nuevo rey Claudio. Como cortesano de alto rango, desea que todo vaya bien y que la salud del príncipe se restablezca. Aconseja a su hija Ofelia que finja leer un libro antes de encontrarse con Hamlet, y ella como hija obediente lo hará.

Poco después de esta escena, se precipitará la tragedia: Polonio y Ofelia morirán y, en la escena final, también lo harán Hamlet, Claudio, Gertrudis y Laertes, hermano de Ofelia e hijo de Polonio.

Pregunta 2.— Ayudado del fragmento seleccionado, comente la importancia del teatro dentro del teatro en Hamlet

Cuando Rosencrantz transmite la idea de que acaban de llegar a palacio unos cómicos para representar una obra, todos se alegran, tanto el rey, como la reina o Polonio. En principio, el teatro se identifica con diversión, entretenimiento y alegría. Sin embargo, Hamlet sugerirá a los cómicos que deben representar ante el rey Claudio una obra que él mismo les facilitará, titulada The Mousetrap / La ratonera, y en la que se cuenta cómo el hermano de un rey envenena a su soberano para ocupar ilegítimamente su trono. El título de la obra tiene, así, un doble sentido, pues muestra al mismo tiempo la encerrona en que se ve envuelto el rey legítimo, incapaz de prever la maldad de alguien de su propia sangre, y la trampa en la que cae el rey usurpador, cuyas reacciones al ver representada la obra quiere escrutar minuciosamente Hamlet, paralizado en una perpetua duda entre actuar o no actuar.

Esta dimensión metateatral de la tragedia shakesperiana es vital en el desenlace de la obra. Da a la misma gran profundidad y complejidad y permite el avance de la acción hacia su desenlace, pues el falso rey queda en evidencia ante su corte. Es también una forma de homenaje del propio Shakespeare a sus compañeros de profesión, pues no hay que olvidar que el cisne de Stradford fue actor, autor y director teatral. Y por último, tiene que ver con una cierta concepción de la vida que considera que todos los seres humanos somos actores en el gran teatro del mundo. Una idea, por cierto, muy en boga en nuestro Barroco, en autores capitales de nuestras letras como Calderón de la Barca, justamente famoso, entre otras obras, por sus autos sacramentales.

Bibliografía y webgrafía

  • CALERO HERAS, José, "Tema 5. Renacimiento y Clasicismo", en Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, pp. 77-106.
  • IBORRA, Enric, "Tema 4. Los siglos XVI y XVII: del Renacimiento al Barroco", en Literatura universal. Bachillerato. Alzira, Algar, 2016, pp. 85-110.
  • Hamlet y Ofelia, PPoint de María Pérez. 1º Bachillerato D. Curso 2016-2017.
  • Otelo y Desdémona, PPoint de Sara Gayán y Nerea García. 1º de Bachillerato A. Curso 2013-2014.
  • Romeo y Julieta, PPoint de Jaime Melchor, de 1º Bachillerato A, Lidia Tenorio y Marta Gómez, de 1º Bachillerato B. Curso 2013-2014.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (abril 2017): Letraherido.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.