''Los santos inocentes'' (1981): Texto 2 y pregunta anexa (La denuncia social)

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar
     "y, a la mañana siguiente, el señorito Iván (...) se sentía incómodo ante el tenso hermetismo del Quirce, ante su
olímpica indiferencia,
     ¿es que te aburres?,
le preguntaba, y el Quirce,
     mire, ni me aburro ni me dejo de aburrir,
y tornaba a guardar silencio, ajeno a la batida, pero cargaba con presteza y seguridad las escopetas (...) El señorito
Iván intentaba ganarse al Quirce, insuflarle un poquito de entusiasmo, pero el muchacho, sí, no, puede, a lo mejor,
mire, cada vez más lejano"

Pregunta - Señale A QUÉ MOMENTO de Los santos inocentes corresponde este pasaje. A continuación, DESARROLLE el epígrafe "La denuncia social y la imagen de la España rural en Los santos inocentes"

NOTA: Desarrollaremos aquí principalmente la primera parte de la pregunta. Para la respuesta a la segunda parte, el desarrollo
del epígrafe sobre la denuncia social y la imagen de la España  rural en Los santos inocentes, puede verse la
pregunta de la Wikimpace La denuncia social y la imagen de la España rural.

Criterios específicos de corrección específicos (Universidad de Zaragoza)

El estudiante debe reconocer en el pasaje la participación del Quirce en la batida de caza al servicio del señorito Iván. El fragmento revela claramente la falta de servilismo del Quirce, a diferencia de lo que pasaba con su padre, Paco, el Bajo. Esto pone muy nervioso al señorito Iván. El estudiantes podría recordar –aunque no es obligatorio que lo haga- que el origen de la participación del Quirce en la cacería es el accidente de Paco el Bajo, y que la consecuencia del descontento del señorito Iván con el muchacho será su sustitución por el Azarías, lo que provocará a la postre el desenlace fatal de la novela.

La respuesta al epígrafe «La denuncia social y la imagen de la España rural en Los santos inocentes» habrá de ser más detallada, aunque el corrector deberá tener muy en cuenta las limitaciones de tiempo de la prueba. Desde su propio título (que apela a la matanza de los menores de dos años decretada por Herodes según el Evangelio de san Mateo), la novela adopta una actitud de denuncia ante los abusos e injusticias ejercidos contra los más débiles, acorde a esa preocupación ética y social que tiñe tantas otras novelas del autor. A esa luz cabe entender la presencia tan frecuente en esas obras de seres frágiles o desvalidos – niños, ancianos, dementes-, condición que en el caso de Los santos inocentes afecta a dos personajes limitados intelectualmente, como la Niña Chica, deficiente profunda, o el peculiar Azarías.

Pero la idea de desamparo cobra en el texto un indudable sesgo social, para alcanzar a toda la familia de Paco el Bajo y, a través de ella, a todos los oprimidos en esa España rural que sirve de escenario a la novela (y es también, de algún modo, protagonista de la misma). Es ese ámbito latifundista el marco en el que se dibuja el contraste entre los opresores y los oprimidos, entre el mundo de los señores –el de la caza y el banquete, el lujo y el devaneo amoroso- y un submundo en el que conviven las penurias económicas, el hacinamiento y el analfabetismo. Si la condición de los señores se revela a través de la actitud despótica, violenta y cínica del señorito Iván, la actitud de los criados tan sólo puede llevar de la obediencia ciega de Paco a la amarga resignación de su esposa, la Régula, o de la indiferencia del Quirce a las esperanzas puestas en una vida mejor para la despierta Nieves, cruelmente frustradas por las necesidades de la familia. El abuso y el desprecio constituyen así el pan cotidiano de esa realidad social construida sobre el inmovilismo y la desigualdad, amparada –o tolerada con complicidad- por las jerarquías políticas y religiosas. De ahí que el único atisbo de rebelión venga de la mano de un hombre limitado mentalmente, de un ser inocente, incapaz de comprender el peso de ese mundo que le rodea.

El estudiante podrá atender a alguna de estas cuestiones en su respuesta, aunque las presentes indicaciones son meramente orientativas. Una respuesta distinta, pero coherente, podrá merecer también la máxima calificación.

Contextualización del fragmento de Los santos inocentes

En este pasaje -que se ubica al final de la novela, una vez producido el accidente de Paco, el Bajo- se reconoce la participación del Quirce en la batida de caza organizada por el señorito Iván. Como hemos dicho, esto se debe al accidente de Paco cuando acompañaba al señorito. A Iván no le cae en gracia el Quirce, porque no se deja manejar como su padre y le contesta siempre con hermetismo, con pocas palabras: "sí, no, puede, a lo mejor, mire...".

En consecuencia, el señorito lo sustituye por el Azarías, al que prefiere como ayudante en las batidas de caza. Esto provocará, como sabemos, a la postre, el desenlace fatal de la novela.

Otra cosa que se percibe con claridad en el fragmento es la diferencia de clases entre criados y señores, lo que se expresa a través del tuteo en el caso del señorito Iván ("¿es que te aburres?") y el uso de usted cuando habla Quirce ("mire, ni me aburro ni me dejo de aburrir").

En el fragmento se nota igualmente la escritura experimental de Delibes: su mezcla de las voces del narrador y los personajes, su aniquilación del uso habitual de los signos de puntuación y de la división del texto en párrafos, su mezcla de narración y diálogo...

Aunque la novela fue editada en 1982, Delibes la había escrito antes, cuando aún imperaba en España la moda de la novela experimental, comenzada en 1962, con el éxito de Tiempo de silencio, de Luis Martín Santos, y es por eso por lo que esta es una novela experimental (y social), publicada en los ochenta, cuando ya había pasado la moda del experimentalismo en España.

Bibliografía y webgrafía

Trabajos de los alumnos

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (marzo 2020): Álvaro Marcos, Marcos Marcelo. Marta Pérez y Verónica Virgós.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.