El Barroco en Aragón: Juan Yagüe de Salas, los hermanos Argensola, Miguel de Molinos, Ana Abarca de Bolea, Juan de Lastanosa, Jerónimo de Cáncer y Velasco...

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

En el Barroco español, hubo un buen número de autores de origen aragonés. El más universal de todos ellos fue Baltasar Gracián, autor de El Criticón. Pero hubo otros importantes escritores, que citamos a continuación.

Los hermanos Argensola

Lupercio Leonardo de Argensola (1559-1613)

Lupercio Leonardo de Argensoola

Nació el 14 de diciembre de 1559, en Barbastro, Huesca, y falleció el 2 de marzo de 1613, en Nápoles. Fue poeta, historiador y dramaturgo.

Cursó estudios de Filosofía y de Jurisprudencia en Huesca y de Retórica e Historia en Zaragoza, también con Andrés Scoto, como su hermano.

Finalizados estos, se trasladó a Madrid, donde concurrió a academias poéticas y adoptó el seudónimo de «Bárbaro», jugando con el nombre de Mariana Bárbara de Alión, con quien se casó en 1587.

Ocupó la secretaría de Fernando de Gurrea y Aragón, quinto duque de Villahermosa y, a la muerte de este, fue secretario de la emperatriz María de Austria.

Fue nombrado Cronista Mayor del Reino de Aragón en 1599, cargo que ocuparía hasta su muerte.

En 1610, el conde de Lemos fue nombrado virrey de Nápoles y Lupercio Leonardo marchó con él como secretario, cargo en el que fue sucedido por su hijo Gabriel. En Nápoles, fue uno de los principales impulsores de la Academia de los Ociosos.

Una repentina enfermedad le provocó la muerte.

Algunas de sus obras son:

  • La vida en el campo.
  • Dentro quiero vivir de mi fortuna.
  • Esos cabellos en tu frente enjertos.
  • Isabela.
  • Alejandra.

Bartolomé Leonardo de Argensola (1562-1631)

Bartolomé Leonardo de Argensola

Nació en Barbastro, Huesca, el 26 de agosto de 1562, y falleció el 4 de febrero de 1631, en Zaragoza. Fue poeta e historiador.

En 1574, estudió en Huesca Filosofía y Jurisprudencia y, más tarde, en Zaragoza, bajo la dirección de Andrés Scoto, Griego, Retórica e Historia Antigua.

Posteriormente, entre 1581 y 1584, estudio en la Universidad de Salamanca Derecho Canónico y Teología.

Entre 1584 y 1586, junto con su hermano Lupercio, fueron protegidos por Fernando de Gurrea y Aragón.

En 1601, fue nombrado capellán de la emperatriz María de Austria y, a su muerte en 1603, recaló en Valladolid, adonde se trasladó la Corte y, de allí a Madrid, en 1609 y 1610, donde publicó la Conquista de las Islas Molucas, encargada por el Conde de Lemos, presidente del Consejo de Indias.

En esos años, conoció a Cervantes y Lope de Vega e hizo esporádicos viajes a Zaragoza, donde era fiscal de la Academia Imitatoria, el más conocido de los cenáculos literarios aragoneses del Barroco.

Algunas de sus obras son:

  • Comentarios a una carta del rey Fernando el Católico. Escrita al conde de Ribagorza, virrey de Nápoles, en defensa de la Real jurisdicción.
  • Discurso historial (1590). Publicado en la Memoria dirigida a los Diputados del Reino de Aragón, donde solicitaba plaza de Cronista.
  • Advertimientos a los Diputados del Reino de Aragón de las partes que ha de tener el perfecto cronista. Reflexiones sobre la metodología del estudio histórico, adjuntas al Discurso historial...

Juan Yagüe de Salas (1561-1621) y Los amantes de Teruel

Sepulcro de los amantes, en el museo en Teruel

Nació en 1561, en Teruel. No se sabe su día exacto de nacimiento, pero su partida de bautismo es del 18 de septiembre de ese año. Falleció entre el 12 de enero y el 26 de mayo de 1621, pero tampoco se sabe con exactitud. Fue notario, escribano, secretario y archivero del Consejo de su ciudad natal. Fue el primer impulsor de la leyenda de Los amantes de Teruel, a la que dedicó un largo poema de más de veinte mil endecasílabos.

Los amantes de Teruel es una leyenda medieval que narra la historia de amor de dos jóvenes turolenses, Isabel de Segura y Juan Martínez de Marcilla, conocido a partir de las recreaciones del teatro barroco como Diego. Diego e Isabel son los Romeo y Julieta españoles. Desde 1996, se celebra en Teruel, como recordatorio de la tradición, la recreación medieval teatralizada de Las bodas de Isabel de Segura.

Isabel de Segura, hija de un mercader rico, y Diego de Marcilla, un pobre pero honrado muchacho, se encontraron en un mercado y se enamoraron. Los dos se amaban y querían tomarse como esposos. Como el padre de Isabel quería una buena boda para su hija, dio a Diego un plazo de cinco años para que saliese a buscar fortuna y hacerse digno del matrimonio con tan noble doncella. Ella le prometió que esperaría su vuelta.

Diego ganó, al cabo de cinco años, la gran fortuna de cien mil sueldos. Pero durante ese tiempo, Isabel fue importunada por su padre para que tomase marido. Ella logró retrasar que la casara jurándole que había hecho voto de virginidad hasta los veinte años. Pero el plazo estaba a punto de cumplirse y su amado Diego no regresaba. Así que ella terminó creyendo que su amado había fallecido. El padre organizó la boda con un rico pretendiente. El mismo día de los esponsales, regresó a Teruel Diego de Marcilla, que había sufrido todo tipo de contratiempos.

Por la noche, Diego entró en la habitación de los recién casados y le dijo a Isabel que se moriría si ella no lo besaba, pero ella le recordó que ya era mujer casada y no podía deshonrar a su marido, así que no lo hizo. Y, en consecuencia, Diego falleció.

Isabel despertó a su marido y le explicó lo sucedido. Con ayuda de su cónyuge, consiguieron llevar el cuerpo de Diego a casa de su padre sin que nadie se diera cuenta. Al día siguiente, se realizó el entierro de Diego y, al paso del cortejo fúnebre, Isabel, aún con la pena por no haber besado a su amado en vida, decidió darle un último beso de amor. Y tras el ósculo, cayó muerta al lado de su querido Diego. El pueblo, viendo el inmenso amor de los jóvenes, acordó enterrarlos en la misma sepultura, juntos para siempre, con sus manos enlazadas.

Jerónimo de Cáncer y Velasco (1599-1655)

Nació en Barbastro, en 1599, y falleció en Madrid, en 1655. Fue un dramaturgo y escritor español del Siglo de Oro.

En 1620, se trasladó a Madrid y se casó en 1625 con una joven viuda, María de Ormaza. Ejerció de contador en casa del conde de Luna, a quien Cáncer dirigió varios poemas petitorios, quejándose de sus estrecheces económicas. Este tipo de poesía pedigüeña la cultivó también con otros nobles de su tiempo, como Alonso Pérez de Guzmán, duque de Medina-Sidonia, y hasta con el mismo rey Felipe IV, a quien se dirigió en un memorial en verso, pidiéndole ayuda.

Su actividad como escritor cortesano fue muy intensa: escribió unas quintillas con motivo del nacimiento y bautismo de la infanta Ana María Antonia.

Fue colaborador asiduo de los Vélez de Guevara. Esta labor debió llevarle la mayor parte del tiempo, pues de su cosecha propia sólo llega a salir en 1651 un libro misceláneo bajo el título de Obras varias, además de numerosos entremesiles, jácaras y bailes, aparecidos luego de su muerte en algunas de las principales colecciones entremesiles.

Algunas de sus obras son:

  • Teatro poético (1658).
  • Tardes apacibles de ingenioso entretenimiento (1661).
  • Rasgos del ocio (1664).
  • Flor de entremeses (1676).

Ana Abarca de Bolea (1602-1686)

Nació el 19 de abril de 1602, en Zaragoza, y falleció en 1686, en Casbas, Huesca. Fue una monja cisterciense, poetisa y escritora española.

Vivió desde los tres años en el Monasterio de Nuestra Señora de la Gloria de la villa de Casbas, del que ya no habría de salir y en el que adquirió una profunda formación religiosa y humanística. En su clausura, se enriqueció con lecturas muy diversas, hasta el punto de aprender latín clásico. Profesa como religiosa el 4 de junio de 1624.

En 1655, era maestra de novicias y llegó a desempeñar el cargo de abadesa en 1672.

La temática de su poesía tiene en su mayor parte un carácter sacro y popular. En alguno de sus poemas emplea la lengua aragonesa, uno de los escasos testimonios de literatura con rasgos lingüísticos del aragonés del siglo XVII.

Algunas de sus obras son:

  • Catorce vidas de Santas de la Orden del Císter. Zaragoza, Herederos de Pedro Lanaja y Lamarca, 1655.
  • Historia del aparecimiento y milagros de Nuestra Señora de Gloria, venerada en el Real Monasterio Cisterciense de Casbas.
  • «Octavas», en Palestra numerosa austriaca. Huesca, 1650.
  • «Dos sonetos a la muerte del Príncipe Don Baltasar», en Obelisco histórico y literario que la Imperial ciudad de Zaragoza erigió al Serenísimo Señor Don Baltasar Carlos de Austria, Príncipe de las Españas. Zaragoza, 1646.

Juan de Lastanosa (1607-1681), mecenas y protector de Gracián

Juan de Lastanosa

Nació en Huesca, en 1607, y falleció en 1681. Erudito, coleccionista, numismático y mecenas, gentil hombre de la casa de Carlos II.

Reunió en su casa un museo de curiosidades y entró en contacto con un gran número de eruditos y científicos internacionales, algunos de los cuales se desplazaron hasta su casa, donde exponían sus opiniones y realizaban tertulias.

Puso gran celo en el desempeño de sus funciones como regidor del Hospital y lugarteniente de Justicia. Y cuando hicieron falta sus servicios durante la guerra de Cataluña combatió en el sitio de Monzón al mando de las tropas reclutadas en Huesca. Finalmente, cumplió como hombre religioso. Mandó edificar en la catedral oscense una capilla bajo la advocación de San Orencio y Santa Paciencia, padres de San Lorenzo, patrón de Huesca, que, desde entonces, fue el panteón familiar, con pinturas atribuidas a Jusepe Martínez y Juan Jerónimo Jalón.

Se casó con la sevillana Catalina Gastón y Guzmán, que murió de sobreparto, tras diecinueve años de matrimonio y catorce alumbramientos.

Algunas de sus obras son:

  • Museo de las medallas desconocidas españolas (1645, Huesca).
  • Tratado de la moneda jaquesa y de otras de oro y plata del Reino de Aragón (1681, Huesca).

Miguel de Molinos (1628-1696)

Miguel de Molinos

Nació el 30 de junio de 1628, en Muniesa, Teruel, y falleció el 28 de diciembre de 1696, en Roma. Fue teólogo y escritor místico, creador del quietismo.

Desde los dieciocho a los treinta y cuatro años, vivió en Valencia, donde estudió en el colegio jesuítico de San Pablo, doctorándose en Teología y ordenándose sacerdote.

Fue beneficiado de la iglesia de San Andrés, en Valencia. La Diputación del Reino de Valencia le encargó postular la beatificación de Francisco Jerónimo Simó, para lo cual marchó en 1665 a Italia.

Se estableció finalmente en la iglesia agustina de San Alfonso, en Roma, donde obtuvo fama como predicador y director espiritual y consiguió el valimiento de personalidades destacadas.

Su Guía espiritual, con el significativo subtítulo "Que desembaraza al alma y la conduce por el interior camino para alcanzar la perfecta contemplación y el rico tesoro de la interior paz", se publicó en italiano, en Roma, en 1675. En ella, Molinos expone que el mejor camino para llegar a Dios es el silencio. Para alcanzar su principal objetivo, el amor de Dios, el alma no ha de hacer nada, simplemente permanecer pura y sin pecado, aligerada de toda preocupación, quieta.

Dios hará lo demás, le gustaba decir al aragonés.

Miguel de Molinos se convirtió con esta obra en hereje, porque el quietismo llevaba al desasimiento de las directrices espirituales de la Iglesia y, en último término, a la desobediencia.

Bibliografía, webgrafía

  • Alonso, Santos y otros: Lengua castellana y literatura. 1º Bachillerato. Barcelona, Casals, 2016, tema 12 "El Barrco: la poesía", pp. 252-277.

Otras preguntas de la Wikimpace relacionadas con el tema

Trabajos de los alumnos

Barroco (siglo XVII). Introducción

Lírica culta

Teatro

Narrativa, erudición, prosa

Autores aragoneses del Barroco

Escritoras del Barroco

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (enero 2021): Judith Gracia. 1º Bachillerato C. Curso 2020-2021.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.