''La Fundación'' (1974): Texto 7 y pregunta anexa (Los temas morales)

De Wikimpace
Revisión de 09:11 7 may 2020 por Letraherido (Discusión | contribuciones) (Edición, revisión, corrección)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar
TOMÁS.- (Turbado.) Perdona, mi Fundación aún me tiene atrapado. (Se sienta.)
ASEL.-  No, tú ya has salido de ella. Y has descubierto una gran verdad, aunque todavía
        no sea la definitiva verdad. Yo la encontré hace años, cuando salí de una cárcel como ésta.
        Al principio, era un puro deleite: deambular sin trabas, beberme el sol, leer, disfrutar,
        engendrar un hijo... Pronto noté que estaba en otra prisión. Cuando has estado en la cárcel
        acabas por comprender que, vayas donde vayas, estás en la cárcel. Tú lo has comprendido
        sin llegar a escapar. 
TOMAS.- Entonces…
ASEL.- ¡Entonces hay que salir a la otra cárcel! (Pasea.) ¡Y cuando estés en ella, salir a 
        otra, y de esta, a otra! La verdad te espera en todas, no en la inacción. Te esperaba aquí,
        pero sólo si te esforzabas en ver la mentira de la Fundación que imaginaste. Y te espera en
        el esfuerzo de ese oscuro túnel del sótano... En el holograma de esa evasión.


Pregunta 1 - Indique en un par de líneas qué sucede exactamente en este pasaje de La Fundación. Ponga en relación el pasaje con el epígrafe «Los temas morales (traición y supervivencia, muerte y libertad)»

   NOTA: Contestaremos aquí únicamente a la primera parte de la pregunta, indicar qué
ocurre en el pasaje. Para la segunda parte de la pregunta, sobre los temas morales,
véase el enlace:
   Los temas morales (traición y supervivencia, muerte y libertad) en La Fundación,
de Antonio Buero Vallejo.

Criterios específicos de corrección

Se espera del alumno que sepa explicar cómo el fragmento seleccionado se refiere al momento casi final de la obra, cuando ya Tomás se ha restablecido y ha recuperado la cordura. Ya reconoce que vivía en una ficción llamada "Fundación" y sabe que ha sido un delator. Asel le recuerda entonces que existen en la vida otras cárceles, da una dimensión metafísica al problema, porque el ser humano está preso de muchos condicionamientos que le impiden ser libre.

En cuanto a la pregunta sobre los "temas morales", el alumno debe centrarse en la dimensión moral de los temas en La Fundación (y colateralmente, en otras obras importantes del autor, como Historia de una escalera o El tragaluz). En particular, deben tratarse los temas relacionados con la traición (la de Tomás y Asel, la de Max, que son distintas y merecen distinto tratamiento -a unos se les perdona su delación, el otro es asesinado por Lino) y la lucha por sobrevivir. También debe hablarse de la lucha por la libertad en los regímenes totalitarios, lo que lleva a afrontar la pena de muerte incluso si se es capturado y encarcelado por la policía política del régimen. La culpa y su redención es otra idea muy importante.

En definitiva, el alumno debe centrarse sobre todo en la vida carcelaria en las dictaduras, la existencia de la delación y la tortura, la lucha por la libertad y el peligro continuo de morir, todo ello tratado de manera alegórica por Buero, pero en realidad referido por él hacia la propia situación española, algo que no podía afirmarse de manera directa, pues en ese caso se era objeto de actuación por parte de la censura franquista.

Contextualización del fragmento de La Fundación

La Fundación es una obra literaria teatral que fue publicada en 1974 y cuyo autor es Antonio Buero Vallejo.

Salió a la luz al final de la dictadura franquista, en la que había una gran ausencia de libertad. Además, los protagonistas de La Fundación son presos políticos, por lo que se tratan temas como la opresión, la pena de muerte, la tortura…, algo que era muy arriesgado como temática por aquellos años.

Todo ello bajo una inspiración autobiográfica, ya que Buero fue preso político por pertenecer al Partido Comunista. Así pues, en cuanto al contenido social de la obra, aparecen reflexiones políticas que cuestionan esta situación de represión.

Una de ellas aparece en el fragmento presentado, el cual pertenece al segundo cuadro de la segunda parte de la obra, cuando Tomás ya ha recuperado la cordura.

En el pasaje, Asel le plantea a Tomás una reflexión filosófica sobre la libertad, dando a la obra dos posibles interpretaciones.

Por una parte, en una línea existencial, Asel expone que toda vida es también una cárcel, sórdida e interminable, en la que permanecemos secuestrados bajo la amenaza omnipresente de la muerte o de los condicionamientos sociales. De esa áspera realidad, se evaden los hombres -al igual que Tomás- mediante ensoñaciones u hologramas (o mediante religiones que les prometen la resurrección o ideologías que les prometen el Paraíso en esta vida); se dejan alienar por bienes de consumo o por cosas amables y apetecibles que les hacen olvidar su destino inexorable: la esclavitud y la muerte.

Por otra parte, más literal, la reflexión planteada (y la obra en su conjunto) nos invita a meditar sobre la libertad y la esclavitud, sobre la opresión que los regímenes totalitarios ejercen sobre los disidentes.

La prisión de La Fundación tiene en realidad una dimensión metafísica, perceptible hasta la evidencia cuando Asel afirma que, tras esa cárcel, hay otra, y otra después de ella. Además, hay ocasiones en que “muerte” y “libertad” se identifican: Asel trata de convencer a los otros presos de que hay que actuar, de que hay que luchar por alcanzar esa libertad que se les prohíbe. El modo de enfrentarse a esas limitaciones del mundo, de aspirar a la verdad y a la libertad, está justamente en la acción. Ese es el remedio de Buero. Actuar para cambiar las cosas. Aunque no lo consigamos. La lucha por la libertad entraña también un viaje hacia adentro, a un centro interior que es donde el individuo debe vencerse a sí mismo, enfrentándose a sus errores pasados y asumiéndolos.

El mismo Asel parece escoger la muerte como forma suprema de actuación para conseguir la libertad: decide suicidarse; primero, porque es la única decisión libre que puede tomar en la cárcel; después, porque su muerte (y el no ir al interrogatorio, donde sabe que no soportará la tortura sin delatar a sus compañeros) es la puerta hacia la libertad de los otros, de Tomás y Lino, sus camaradas a los que no quiere fallar. Al mismo tiempo, la muerte también podemos verla como una liberación para Tomás: en la última escena, sonríe al salir de la celda, camino de las unidades de castigo o del pelotón de ejecución; parece que ambas opciones significan lo mismo: la liberación de la celda y el logro de la libertad definitiva, total.

Así pues, como tema principal, podríamos destacar entonces la búsqueda de la verdad y la lucha por la libertad, lo que se ve representado en el proceso de cambio sufrido por el protagonista, Tomás. Como subtemas, podríamos destacar:

• el deseo de superación,

• la traición (unas veces por debilidad, otras llevada a cabo de una forma egoísta),

• la supervivencia como motor de la esperanza y anhelo de la libertad,

• la crítica a la opresión y contra la situación de las cárceles españolas, tras la guerra civil,

• y otros como la locura, la culpa, el contraste ficción-realidad, la verdadera dimensión del ser humano, la metafísica del existir...

Y terminamos esta pregunta con una cita de Mariano de Paco, uno de los críticos que mejor ha analizado la obra bueriana:

   "Uno de los más caracterizadores elementos de la tragedia bueriana es su apertura, que posibilita
la esperanza de los personajes y, sobre todo, del espectador."
   (Mariano de Paco, "El túnel y el paisaje: realidad y sueño en La Fundación",
Montearabí, 20 (1995), pp. 54-56)

Bibliografía, webgrafía

Trabajos de los alumnos

Edición, revisión, corrección

  • Autora: Lucía Bolea Palomar, 2º Bachillerato A (curso 2019/2020).
  • Fecha: Mayo de 2020.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.