''La señorita Julia'' (1888), de August Strindberg: El argumento de la obra, escenas 1ª a 12ª

De Wikimpace
Revisión de 17:41 28 may 2019 por Sofía (Discusión | contribuciones) (Argumento de La señorita Julia (1888), de Strindberg)

Saltar a: navegación, buscar

Argumento de La señorita Julia (1888), de Strindberg

Juan y Julia


  • 7ª ESCENA: Esta escena es el cuerpo central de la obra y, por ello, la más larga y capital. Tras una elipsis temporal, Juan y Julia, de nuevo en la obra, se declaran su amor y él le invita a huir juntos a Italia, donde montarán un hotel y serán felices juntos. A la vez, muestra su amargura por su condición de criado y su deseo de sentirse caballero, propietario, es decir, tener un poder adquisitivo más alto. No obstante, él se siente incapaz de mostrar su amor a Julia, pero acaban enfadándose. Ella, por el desplante que Juan le hace tras declararle su amor y él, por no querer entrar en la esfera sentimental de Julia. Además, de no encontrar su apoyo económico, puesto que Julia no posee propiedades, todo el dinero es de su padre. Entoncés, Julia explica a Juan de dónde viene tras un largo rato: fue una hija no deseada de una madre de clase media que le inculcó unos valores de igualdad, no sexistas y que provocó, debido a una enfermedad psíquica el incendio de la finca familiar, la cual se reconstruyó con el dinero altruista de un amigo del conde, amante en secreto de su madre. Pero ese dinero resultó ser patrimonio de la madre, que se lo había pedido en secreto que se lo guardara para mantener su futura independencia personal. Su madre acabó desarrollando una actitud andrófoba y muriendo tras una depresión patológica. Julia acabó desarrollando el mismo odio a los hombres, a pesar de la atracción natural que siente. Juan se burla, se niega a huir y a casarse con ella, considerándola una enferma. Así, él le propone huir sola, pero ella se niega y sube a su habitación.
  • 8ª ESCENA: Escena de entreacto de carácter gestual y de movimiento. Juan se queda solo, saca una libreta y parece hacer unas cuentas hasta que entra Cristina, vestida para ir a misa. Así, llega el amanecer.
  • 9ª ESCENA: Viene ya la parte final del desarrollo, apuntando al inicio del desenlace. Cristina y Juan comentan el compromiso de ir juntos a misa esa mañana y, seguidamente, Juan reconoce indirectamente lo ocurrido la noche pasada. Cristina se escandaliza, principalmente por la actitud de Julia. Así, siente un gran deseo de dejar el trabajo e irse de esa casa. También pide a Juan que se case con Julia y busque otro trabajo. Juan se queja porque eso frustra sus aspiraciones. Oyen unas voces en el exterior, creen que pueden ser del conde y terminan la conversación. Cristina sale angustiada.
  • 10ª escena: Con una jaula, entra con un característico pájaro, la la señorita Julia que ruega a Juan que huya con él porque ahora si tiene dienero, pues lo ha robado del escritorio de su padre. Juan acepta pero se niega a ir con el estorbo del pájaro, al que con la aparente aceptación de Julia, mata. Julia entonces rectifica, llama "perro" a Juan, se niega a escapar con él y le amenaza con sugerir que él ha sido el ladrón, ante el enfado de Juan.
  • 11ª escena: Entra Cristina y se separa de Juan, qué va a afeitarse. Julia pide ayuda y comprensión a Cristina insinuando lo que ha ocurrido esa noche, pero Cristina, al comprender que la señorita quiere huir con su prometido, responde grosera y desabridamente: "¡No! ¡Yo no entiendo de asuntos de putas!" Julia entonces propone a Cristina que huya con ellos para viajar y montar un hotel en Suiza. Cristina sería la "chef", jefe de cocina. Juan, asomado por un lateral mientras afila su navaja barbera, asiente. Cristina se enfada, especialmente con su prometido, defiende su honestidad y se niega. Juan y Cristina se reprochan los pequeños hurtos en la casa y Cristina, antes de salir para misa, termina apelando al perdón divino con una frase lapidaria dirigida a la señorita: "es más fácil que un camello entre por el ojode una aguja que un rico entre en el reino de Dios."
  • 12ª escena: En esta escena ocurre una tensa conversación en la que Julia ruega a Juan que le diga qué debe hacer. Juan no encuentra solución. Suena la campanilla que avisa de las órdenes del conde, que todavía no ha vistoque alguien se ha llevado su dinero. Julia se siente angustiada por haberse comportado según el modelo de su madre, que odiaba a los hombres, y el modelo de su padre, que odia a las mujeres, lo que la ha convertido en "medio mujer y medio hombre". Por último, Juan pone en manos de la señorita la navaja barbera y le dice que se vaya al granero. Julia dice que eso es lo que debió hacer su madre y no se atrevió a hacer. Resuelta, Julia sale con la navaja en la mano.

Bibliografía, webgrafía

  • CALERO HERAS, José: Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, tema 8 y tema 12, "El teatro", pp. 220 a 232.
  • AGUASCA, Raquel y otros: Literatura universal. Primero de Bachillerato. Valencia, Micomicona, 2015, tema 7, "La segunda mitad del siglo XIX. Narrativa realista. El teatro europeo de fin de siglo", pp. 262 a 277.

Otras preguntas de la Wikimpace relacionadas con el tema

Trabajos de los alumnos

  • Finlandia, pequeña guía turística. Trabajo de Miriam Ara. 1º Bachillerato C. Curso 2017-2018.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (mayo 2019): Ana Oliete (escenas 7, 8, y 9) y Sofía Gutiérrez (escenas 10, 11 y 12)
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.