''Romancero gitano'' (1928): Texto 8 y pregunta anexa (Los personajes protagonistas)

De Wikimpace
Revisión de 12:49 7 may 2020 por Letraherido (Discusión | contribuciones) (Contextualización del fragmento propuesto)

Saltar a: navegación, buscar
   Le regalé un costurero
grande de raso pajizo,
y no quise enamorarme
porque teniendo marido
me dijo que era mozuela
cuando la llevaba al río.

Pregunta 1 - Señale el TÍTULO (o, al menos, el TEMA ESENCIAL) del romance al que pertenecen los versos copiados a continuación. Después, RESPONDA AL EPÍGRAFE «Los personajes protagonistas en el Romancero gitano».

   NOTA: Trataremos aquí solamente la primera cuestión, la de identificar el fragmento seleccionado.
Para la segunda parte de la pregunta, en la que se pide desarrollar los contenidos teóricos del epígrafe
"Los personajes protagonistas del Romancero gitano, de Lorca", puede verse la cuestión
de la Wikimpace: Los personajes protagonistas.

Criterios específicos de corrección (Universidad de Zaragoza)

El alumno deberá ser capaz de identificar estos versos del romance "La casada infiel", en el que un gitano disfruta del amor adúltero de una gitana. Se trata de los versos finales del poema, en donde el gitano, que hace de emisor, manifiesta su virilidad y su orgullo de macho.

El poema pone en evidencia como la mujer gitana está sometida a una doble discriminación, por mujer y por gitana, algo característico de las culturas patriarcales.

En los versos del fragmento, cargados de sexualidad telúrica, aparece un regalo -un costurero- con el que ganar el favor de la gitana (o quizá como pago del "favor" sexual que ella presta) y se citan los elementos de la naturaleza -el río- como escenario para la pasión sexual desenfrenada: el goce de la hembra.

En los versos hay un aire de clausura o cierre del poema, de final contundente, donde el gitano pone de manifiesto su primitivismo sexual y su desenfreno. Los versos de Lorca ponen así de relieve el mundo instintivo de la raza gitana, sometido a la violencia y la tragedia, pero liberado también de la contención sexual y la represión característica del mundo payo.

En cuanto al poemario completo, el Romancero gitano, de Lorca, se espera que el alumno escriba principalmente sobre los gitanos, privilegiados protagonistas del mundo pergeñado en el poemario: su caracterización y señas de identidad, y sus costumbres (reyertas, crímenes pasionales), prestando también atención a los personajes femeninos, manantial de poesía que se desprende con frecuencia de sus hermosos cuerpos, y a menudo víctimas de los celos de sus parejas; y sus nombres propios: Antoñito el Camborio, El Amargo, Soledad Montoya.

Los personajes femeninos del poemario completo son personajes...

  • míticos como la monja y la casada infiel,
  • literarios como Preciosa,
  • bíblicos como Thamar o
  • reales como Santa Olalla o las gitanas protagonistas del “Romance sonámbulo” y del “Romance de la pena negra” (Soledad Montoya);
  • también pueden ser elementos personificados de la naturaleza como la luna.

Por supuesto la guardia civil es también un personaje imprescindible, oponente y enemigo del gitano y protagonista de algún romance en exclusiva (en el "Romance sonámbulo", también aparecen citados).

Y los santos, muy vinculados a la Andalucía de las procesiones y del catolicismo popular, tienen también su importancia en el poemario.

Finalmente, será preciso aludir a la naturaleza personificada que aparece a menudo como protagonista: la luna, el aire...; y a entidades abstractas como la pena negra; o a símbolos de muerte como los cuchillos, los metales, la sombra...

Contextualización del fragmento propuesto

Los versos pertenecen al romance "La casada infiel", uno de los poemas del Romancero gitano (1928) escrito por Federico García Lorca (1898-1936), uno de los grandes poetas de la Generación del 27.

Concretamente, este fragmento se encuentra al final del poema, a modo de cierre, siendo capaz de resumir los hechos sucedidos en él, tal y como lo hacen sus primeros versos, muy parecidos. Así empieza el poema:

   "Y que yo me la llevé al río
creyendo que era mozuela,
pero tenía marido."

Y es que todo el romance tiene un aire de canción popular, con unos versos que funcionan a la manera de estribillo, pues a Lorca -que, además de poeta, era pianista- le encantaba su tierra andaluza y estaba muy atento a lo telúrico, a la tierra de su alma cuya cultura popular adoraba.

Como en el resto de los poemas del Romancero..., en él se habla del mundo gitano, caracterizado por una atmósfera de represión y de incapacidad de integrarse en los lugares donde habita, lo que siempre conduce a un inevitable final trágico. Esta vez los personajes son una gitana casada, que seducirá a un gitano haciéndose pasar por "mozuela", para dar lugar a una desembocada excitación en un apasionado encuentro amoroso que terminará cuando el gitano se dé cuenta de la condición de casada de su compañera.

Los protagonistas son la virilidad, orgullo y moralidad del macho, así como el carácter instintivo y primitivo del pueblo gitano, que, al contrario del pueblo payo, se encuentra liberado de la contención sexual.

La primera parte narra el primer encuentro entre los gitanos, donde la gitana, guiada por sus instintos, niega su condición de casada para tratar de seducir al gitano. Durante el romance, el gitano (que es el yo poético) mostrará su virilidad y su orgullo, pero también su moralidad machista. Al principio no muy convencido ("y casi por compromiso", dice), llevará a la mozuela para cumplir sus "obligaciones como hombre"... Pero tras tocar sus pechos, empezará a surgir la excitación, que no parará de crecer hasta el final del poema.

Mientras, a través de bellas imágenes poéticas, la pareja irá al río en buscar del lugar adecuado donde desatar su gran pasión. Una vez hallado, se empezarán a quitar la ropa, momento descrito a través de bellas metáforas que, con gran fuerza descriptiva, cargan el ambiente sensorialmente para llegar al momento esperado:

   "Aquella noche corrí
       el mejor de los caminos,
       montado en potra de nácar
         sin bridas y sin estribos."

En tan solo cuatro versos, se describe de forma poética la culminación de esa excitación creciente, así como la afirmación de que no como al principio (que no parecía muy motivado), tanto él como la gitana han disfrutado del encuentro como una de sus mejores noches.

Tras el poético e intenso acto, el gitano reafirma su moralidad y virilidad al guardar la privacidad de su conversación con su amada.

Sin embargo, este romance no podría concluir sin el matiz trágico que Lorca siempre relaciona con el pueblo romaní. Por ello, el gitano se da cuenta del engaño de la casada, hecho que gana carácter trágico al haber resaltado tanto anteriormente la moralidad del gitano.

Es por ello por lo que los últimos versos del poema, que son los escogidos en el fragmento, son tan importantes, pues en ellos se muestra la tragedia cuando el gitano denuncia el engaño regalando a la "mozuela por conveniencia" un costurero, imagen de sus obligaciones como casada, para resaltar así la legitimidad de su hombría y su orgullo étnico al no querer enamorarse de ella manteniendo amoríos adúlteros.

Es así como Lorca logra convertir una situación común con personajes populares en un intenso pasaje lleno de metáforas y comparaciones, creando densas imágenes sensoriales y dándole un elevado valor estético, así como poniendo al gitano en el lugar del héroe en una historia nada convencional.

Texto del romance de La casada infiel

                     A Lydia Cabrera y a su negrita
   Y que yo me la llevé al río
creyendo que era mozuela,
pero tenía marido.
   Fue la noche de Santiago
y casi por compromiso.
   Se apagaron los faroles
y se encendieron los grillos.
   En las últimas esquinas
toqué sus pechos dormidos,
y se me abrieron de pronto
como ramos de jacintos.
   El almidón de su enagua
me sonaba en el oído,
como una pieza de seda
rasgada por diez cuchillos.
   Sin luz de plata en sus copas
los árboles han crecido
y un horizonte de perros
ladra muy lejos del río.
   Pasadas las zarzamoras,
los juncos y los espinos,
bajo su mata de pelo
hice un hoyo sobre el limo.
   Yo me quité la corbata.
Ella se quitó el vestido.
Yo el cinturón con revólver.
Ella sus cuatro corpiños.
   Ni nardos ni caracolas
tienen el cutis tan fino,
ni los cristales con luna
relumbran con ese brillo.
Sus muslos se me escapaban
como peces sorprendidos,
la mitad llenos de lumbre,
la mitad llenos de frío.
   Aquella noche corrí
el mejor de los caminos,
montado en potra de nácar
sin bridas y sin estribos.
   No quiero decir, por hombre,
las cosas que ella me dijo.
La luz del entendimiento
me hace ser muy comedido.
   Sucia de besos y arena
yo me la llevé del río.
Con el aire se batían
las espadas de los lirios.
   Me porté como quién soy.
Como un gitano legítimo.
La regalé un costurero
grande, de raso pajizo,
y no quise enamorarme
porque teniendo marido
me dijo que era mozuela
cuando la llevaba al río.

Bibliografía, webgrafía

Trabajos de los alumnos

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (mayo de 2020): Marcos Agudo. 2º Bachillerato A. Curso 2019-2020.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido