Diferencia entre revisiones de «Exponga sus conocimientos sobre Charles Dickens (1812-1870) (y otros autores ingleses y norteamericanos)»

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar
(El realismo norteamericano: Mark Twain, Hermann Melville)
(Charles Dickens y el realismo inglés. Anthony Trollope. Joseph Conrad. Rudyard Kipling. Robert Louis Stevenson. Oscar Wilde. Lewis Caroll)
Línea 67: Línea 67:
  
 
===Lewis Caroll===
 
===Lewis Caroll===
 +
 +
 +
===Las escritoras victorianas: las hermanas Brönté, Jane Austen, Mary Shelley, Elizabeth Gaskell, George Eliot===
  
 
==El realismo norteamericano: Mark Twain, Hermann Melville==
 
==El realismo norteamericano: Mark Twain, Hermann Melville==

Revisión de 08:11 13 dic 2014

Criterios de corrección

Se trata de que el alumno exponga los principales acontecimientos de la vida y el tiempo de Charles Dickens, así como que cite las principales obras del autor inglés.

También podría hablar de otros novelistas ingleses de la época victoriana: Trollope, Conrad, Wilde, Caroll, Kipling, Stevenson...

Y podría completar su exposición con los autores del realismo estadounidense: Mark Twain, Hermann Melville.

A las escritoras victorianas (Jane Austen, Mary Shelley, las Brönté, Elizabeth Gaskell, George Elliot...), también muy importantes, se dedica una pregunta específica en esta Wikimpace.

Charles Dickens y el realismo inglés. Anthony Trollope. Joseph Conrad. Rudyard Kipling. Robert Louis Stevenson. Oscar Wilde. Lewis Caroll

Charles Dickens

Biografía

Charles John Huffam Dickens, nacido en Portsmouth el 7 de febrero de 1812, pertenecía a la clase media. Su madre, Elizabeth, quiso darle una buena educación y le enseñó las primeras letras. Su padre, John Dickens, era funcionario y empresario de negocios ruinosos. Hizo pasar a la familia por mil calamidades, hasta que los metieron en la cárcel de deudores de Marshalsea (1824) y Charles tuvo que ponerse a trabajar a los doce años en una fábrica de betún. Una experiencia traumática que no olvidó nunca, aunque solo duró seis meses.

Oyó los cuentos y canciones que le cantaba la doncella, lo que despertó su ensoñación y lo hizo leer vorazmente. Uno de los libros que le apasionaban fue el Quijote. Dickens contó cómo su niñera lo aterrorizaba con las narraciones negras que le contaba y cómo aquello marcó su infancia y le inclinó para siempre hacia las historias y los cuentos. Él fue un maestro de los cuentos de terror.

En 1824, se produce la citada experiencia carcelaria de la familia Dickens, terrible para Charles, que nunca olvidara los años negros de la fábrica de betún.

Una herencia les permitió pagar sus deudas y Charles pudo volver a estudiar. Pero en 1826, con 14 años, la mala fortuna de nuevo le hizo abandonar los estudios, esta vez ya para siempre, y empezar a trabajar como pasante de un abogado. Luego, se hizo periodista y publicó sus primeras crónicas sobre tribunales de justicia. A los 19 años, en 1831, lo nombran cronista parlamentario. También estudió para actor e hizo cursos de declamación.

Se casó con Catherine Hogarth, hija de su editor. Alcanza la fama y la popularidad gracias a sus obras. Da conferencias, dirige y actúa en el teatro, viaja por Europa, se instala con su familia en Génova, pero vuelve a Londres, porque echaba de menos la niebla de la ciudad del Támesis.

En la década de los cincuenta se separa de Kate, tras veinte años de matrimonio y diez hijos, pues se había enamorado de una joven actriz, Ellen Ternan, de dieciocho años, que formaba parte de la compañía teatral que él dirigía. También cobrará por la lectura en público de sus obras, en las que además actuaba y se entregaba en cuerpo y alma. Esto lo agota y anticipa su final. Sus actuaciones entusiasmaban al público, pero su salud empezó a resquebrajarse. Vuelve a Inglaterra, tras una agotadora gira por los Estados Unidos, pero en lugar de descansar reemprende las lecturas en público.

En 1869 tuvo que suspender su gira y refugiarse en su mansión de Gad’s Hill.

El 8 de junio de 1870, después de haber trabajado en su última novela, sufrió un derrame cerebral y falleció al día siguiente.

Fue enterrado en el Rincón de los Poetas de la Abadía de Westmister.

Contexto histórico

Dickens se convirtió sin duda en el gran retratista de la Inglaterra victoriana, la de la primera revolución industrial, una sociedad en profunda transformación en cuanto a las relaciones de clases y los modos de vida. Una sociedad predominantemente agraria como la inglesa pasó a ser el primer gran país industrial del mundo. Este cambio tan brusco trae hambre, miseria, delincuencia, pobreza, suciedad, trabajo infantil, agotadoras jornadas laborales de quince horas o más, accidentes en las minas y en las fábricas, despidos arbitrarios, abusos

Los burgueses se enriquecen rápidamente, los proletarios crecen solo en número (se llaman proletariado porque su único bien es la numerosa prole de sus descendientes). Triunfa la moral calvinista con su culto a la predestinación y al éxito social. Bajo el trono de la emperatriz Victoria, la moral se vuelve pacata, puritana, pero está dominada por la hipocresía. Los capitalistas disfrazan la terrible explotación a que someten a sus trabajadores con una filosofía humanitaria y una falsa filantropía. Proliferan así asilos, casas de caridad, orfanatos… Obras sociales que lavan la cara a una feroz explotación del hombre por el hombre. Por debajo, había hambre, enfermedad, vicio, corrupción, prostitución, delincuencia, amoralidad… Y todo esto lo refleja Dickens en sus novelas y cuentos. El llamado "Londres dickensiano" es un fresco extraordinario de los bajos fondos londinenses, de las clases populares que allí moraban.

Obra

Se considera a Dickens uno de los grandes autores británicos del Realismo. Fue un gran fotógrafo literario, un excelente costumbrista, un maestro de la ambientación y la descripción de lugares y personajes, sin renunciar ni a la denuncia ni al humor y a la ironía, derivando hacia la visión amarga en su vejez. Pinta como nadie los bajos fondos de la sociedad. Pero él no es un socialista, sino un escritor social. Es un burgués que se ha encontrado con el pueblo, un reformista moderado y vagamente paternalista, un moralista que abrió los ojos ante los excesos del industrialismo. Su didactismo moralizante, su afán ejemplarizante y cristiano, perjudican finalmente a la calidad literaria de su obra, en la que destacan los siguientes títulos:

  • Papeles póstumos del Club Pickwick (1836-1837)
  • Oliver Twist (1837-1839), su obra más conocida y autobiográfica, que trata de un huérfano obligado al trabajo infantil.
  • Un cuento de Navidad(1843)
  • Dombey e hijo (1846-1848)
  • David Copperfield (1849-1850)
  • Historias de dos ciudades (1859)

Anthony Trollope

Joseph Conrad

Rudyard Kipling

Robert Louis Stevenson

Oscar Wilde

Lewis Caroll

Las escritoras victorianas: las hermanas Brönté, Jane Austen, Mary Shelley, Elizabeth Gaskell, George Eliot

El realismo norteamericano: Mark Twain, Hermann Melville

Estados Unidos no contó durante mucho tiempo con una literatura propia, ya que era una nación joven, por lo que imitaba a la literatura europea romántica. Será en el siglo XIX cuando esto cambie y se cree un nuevo lenguaje literario propio de un país nuevo. Esto fue posible gracias a la prensa, que ayudó a la aplicación de estas nuevas obras y sobre todo al nuevo género que surgió en ella: el cuento. Normalmente estaba ambientado en las viejas ciudades del Este o del Sur, solía ser un cuento de fantasía (basado en las tradiciones de los primeros colonos) o de terror (próximo a la novela gótica, pero que sustituye el castillo medieval por la vieja mansión decadente)

El autor más destacable en este género es, sin duda, Edgar Allan Poe. Pero además de él, hubo otros importantes autores norteamericanos, grandes narradores de cuentos y novelas: Washington Irving (1783-1859), autor de Libro de los bocetos (donde figuran los famosos relatos "Rip van Winkle" y "La leyenda de Sleepy Hollow") y Cuentos de la Alhambra, libro ambientado en nuestra musulmana y exótica Andalucía; Nathaniel Hawthorne (1804-1864), autor de Cuentos contados dos veces, Musgos de una vieja rectoría y de la célebre novela La letra escarlata.

Pero dentro del realismo sin duda los autores más importantes son dos: Mark Twain y Hermann Melville.

Mark Twain (1835-1910)

Bajo el seudónimo de Mark Twain, S. Langhorne Clemens supo convertir en literatura su rica experiencia vital, con una sencillez y un humor admirables. Escribió Las aventuras de Tom Sawyer, donde relata las travesuras y sueños de un grupo de niños. A uno de ellos lo convertirá en el protagonista de su mejor novela, Huckleberry Finn, que narra su escapatoria por el río Mississippi, acompañado por Joe, un esclavo fugitivo.

Hermann Melville (1819-1891)

Sus obras tratan la perversidad humana, mostrando al hombre incapaz de llevar una vida moral y en conflicto constante con el cruel universo. Entre sus obras destacan Los cuentos de la pizarra y su obra maestra, la novela Moby Dick.

Bibliografía, webgrafía

  • CALERO HERAS, José: Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, tema 8, pp. 151-162.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (diciembre 2014): Jesús Moreno.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.