Exponga sus conocimientos sobre Oscar Wilde (1854-1900)

De Wikimpace
Revisión de 19:10 14 may 2019 por Letraherido (Discusión | contribuciones) (Bibliografía, webgrafía)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Oscar Wilde (1854-1900)

Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde fue un escritor, poeta y dramaturgo irlandés durante la época posvictoriana; considerado una verdadera celebridad por su manejo en la escritura, tanto de cuentos y novelas, como de ensayos. Viajó por Europa y Estados Unidos y se relacionó con los principales escritores de su época. Es recordado por su gran ingenio, sus epigramas, sus obras de teatro y la tragedia de su encarcelamiento, seguida de su temprana muerte. Se dice de él que fue un hombre excéntrico y de excelente conversación; solía vestir con un calzón corto de terciopelo y una orquídea en el ojal, un auténtico esnob, un dandy dotado de un brillante talento artístico. Sin embargo, si por algo es conocido este autor, es por su agitada vida social repleta de amantes y escándalos. Su condición de homosexual le trajo graves disgustos, sobre todo su condena a dos años de cárcel tras un proceso que escandalizó a Inglaterra. Cuando salió de prisión, se refugió en París donde murió en la más absoluta miseria.

Fotografía tomada en 1882 por Napoleon Sarony

Oscar Wilde nació en Dublín, Irlanda, el 16 de octubre de 1854. Fue el segundo hijo de una familia acomodada perteneciente a la sociedad angloirlandesa de Dublín. Su padre fue un cirujano y su madre, una poetisa que utilizó el seudónimo de Speranza para escribir poemas dedicados a los jóvenes revolucionarios irlandeses.

Oscar fue educado en casa hasta los nueve años, donde ya demostró su portentosa inteligencia y su gran capacidad para aprender distintas lenguas (francés y alemán, entre otras). A los diez años, ingresó en la Portora Royal School de Enniskillen; allí falleció su hermana Isola, a quien dedicó su poema Requiescat. El 19 de octubre de 1871, ingresó en el Trinity College, donde estudió a los clásicos durante los siguientes tres años con otros muchos escritores, entre ellos R. Y. Tyrell y Arthur Palmer. Gracias a una beca, logró ingresar en el Magdalen College, de Oxford, donde continuó sus estudios y se dedicó a la escritura de poemas, lo que le permitieron graduarse con la mayor nota posible. Durante esta época, se interesó especialmente por el mundo griego y obtuvo varios premios literarios.

Para entonces, Oscar Wilde ya había publicado algunos de sus escritos en revistas, pero no fue hasta que cumplió 27 años cuando reunió, revisó y expandió sus trabajos poéticos en su primer libro: Poemas. Este libro tuvo buena acogida y le propició un gran éxito, así como una sólida reputación literaria.

Tras graduarse, Oscar Wilde se enamoró de Florence Balcombe y se vio tremendamente decepcionado cuando esta inició una relación con Bram Stoker, el autor de Drácula. Tras este desengaño, Oscar Wilde se marchó de Irlanda e inició sus viajes por Londres, París y Ámerica para impartir conferencias.

En Londres, conoció a Constance Lloyd, con quien contrajo matrimonio en el año 1884. Tuvieron dos hijos; sin embargo, la paz conyugal terminó, debido a un escándalo en el cual se vio envuelto el escritor:

En 1895, cuando se encontraba en la cima de su carrera, fue acusado de sodomía por el padre de su amigo lord Alfred Douglas, con quien sospechaba que mantenía una relación. Wilde fue condenado a dos años de trabajos forzados. El escándalo propició un incremento de la intolerancia sexual en Inglaterra. Desengañado y arruinado, abandonó la prisión en mayo de 1897. Retomó su amistad con Alfred Douglas, lo cual supuso el rechazo de su esposa, quien le prohibió ver a sus hijos. Wilde y Douglas vivieron juntos unos meses, hasta que la amenaza de sus respectivas familias terminó por separarles. Wilde pasó el resto de su vida en París bajo el falso nombre de Sebastián Melmoth. Fue allí donde falleció por meningitis viral, el 30 de noviembre de 1900, a los 46 años, tras convertirse al catolicismo en su lecho de muerte.

Tras su muerte, miles de visitantes han besado la escultura de su tumba como símbolo del amor que Wilde no tuvo. Murió en París solo y abandonado por todos.

Obras principales

Oscar Wilde cultivó todos los géneros literarios y se convirtió en una celebridad por su talento, así como por ser un fiel defensor del esteticismo. Wilde promovía la importancia del arte en la vida y se convirtió en una importante figura para el movimiento decadente. Para el escritor, el arte tiene como única finalidad transmitir belleza; es por ello por lo que sus obras se centran en esta búsqueda de lo bello, como se aprecia, por ejemplo, en 'El retrato de Dorian Gray'.

Su estilo se caracteriza, a la vez, por su ironía y su elegancia; en todas sus obras, Wilde hace crítica social, siempre con ironía y mordacidad. Oscar Wilde brilló especialmente con sus cuentos y ensayos. Cabe destacar dos de sus obras más importantes: la novela El retrato de Dorian Gray y la comedia La importancia de llamarse Ernesto.

Poemas

Wilde escribió unos ochenta poemas esteticistas siguiendo la línea del francés Théophile Gautier, al que también dedicó Baudelaire sus Flores del mal. Sin embargo, su último poema, "La balada de la cárcel de Reading" (1898), en el que cuenta su experiencia carcelaria, es muy diferente, pues está lleno de un tono melancólico y moral.

Cuentos

Wilde inició su trayectoria literaria escribiendo pequeños relatos para las revistas. En 1888 publicó El príncipe feliz y otros cuentos. Más adelante, en 1891, publicó otra colección: El crimen de Lord Arthur Savile y otras historias. Y en 1892, otra más: Una casa de granadas, dedicada a su esposa. Estos relatos incluyen moralejas sobre la solidaridad y los valores moralistas, que Wilde intenta inculcar tanto a niños como a adultos.

Además de estos relatos infantiles, en 1889 se publicó El retrato del señor W.H., una historia corta que relata una conversación sobre la posible homosexualidad de William Shakespeare.

Tanto las historias cortas como los cuentos infantiles de Oscar Wilde tuvieron una excelente recepción por el público; y en la actualidad todavía se recopilan libros infantiles con las narraciones originales y/o adaptadas de Oscar Wilde.

Ensayos

Wilde también se preocupo de ordenar sus ideas estéticas; por ello, publicó una serie de ensayos (textos en prosa, destinados a la reflexión), en los que se centraba más detalladamente en estos pensamientos estéticos y decadentes. Estos escritos, dentro de los cuales destacan La decadencia de la mentira: Un diálogo o Pluma, lápiz y veneno, fueron publicados en los mayores diarios literario-intelectuales del momento. Tenían un tono satírico y destacaban por su ingenio y estilo narrativo, al igual que el resto de trabajos de Wilde.

Novelas

En narración, Wilde destacó gracias a dos obras principales, en las cuales reflexionaba de nuevo sobre la idea de la belleza y la sociedad en la que vivía: El retrato de Dorian Gray y La importancia de llamarse Ernesto

Portada de la obra El retrato de Dorian Gray

Teatro

En la comedia satírica de costumbres, Wilde encontró el género ideal para expresar su visión de la sociedad victoriana. Es hábil entretejiendo las tramas y muy ágil en los diálogos y tiene un gran sentido de la ironía.

Son cuatro sus comedias, todas de crítica contra la nobleza:

  • El abanico de lady Windermere (1892), sobre el tema del adulterio.
  • Una mujer sin importancia (1893), sobre el tema de la mujer seducida y abandonada que acaba enfrentándose a su seductor. Considerada la peor de sus comedias.
  • Un marido ideal (1895), donde defiende que la perfección consiste en la capacidad para comprender a los demás y tolerar sus imperfecciones.
  • Y La importancia de llamarse Ernesto (1895), que es la mejor de todas y de la que hablamos más abajo.

Además, también escribió una tragedia para la famosa actriz Sarah Bernhardt, Salomé (1891), interpretación personal del episodio bíblico de la muerte de Juan el Bautista. El texto se publicó primero en francés, en 1891, y después en inglés en 1894, con ilustraciones de Aubrey Beardsley, un ilustrador británico amigo de Wilde.

Si tuviéramos que elegir dos de las obras más relevantes de Wilde, destacaríamos sin duda estas: Dorian Gray y La importancia de llamarse Ernesto.

Una obra maestra: El retrato de Dorian Gray (1890)

El retrato de Dorian Gray (The Picture of Dorian Gray) es una de las novelas más ilustres de Oscar Wilde, publicada en 1890 y considerada por algunos como una novela gótica. Trata el tema de la eterna juventud desde un aspecto negativo y narcisista. Narra la historia del joven Dorian Gray, quien, influenciado por las creencias hedonistas que lo rodean, desea mantener siempre la misma apariencia que portaba en un retrato pintado por el artista Basil Hallward; de esta manera, mientras él mantiene siempre el aspecto del cuadro, la figura retratada envejece por él y se corrompe mostrando su alma podrida, conforme él sucumbe al encanto de cometer una serie de actos de lujuria; por cada pecado que lleva a cabo, el retrato se va desfigurando un poco más. La novela realiza una excelente combinación entre lo real y lo fantástico. Supone una muestra perfecta del espíritu decadente y la importancia que le daba el autor a la belleza, tanto que, según el propio Wilde, los personajes eran un reflejo de él mismo. Esta obra ha tenido múltiples adaptaciones para televisión y cine y se ha convertido en un auténtico clásico de la literatura universal.

Una obra maestra: La importancia de llamarse Ernesto (1895)

La importancia de llamarse Ernesto (The Importance of Being Earnest) es una comedia de Oscar Wilde, publicada en 1895, que trata las costumbres de la sociedad desde un punto de vista crítico. La obra está ambientada en la Inglaterra de la época victoriana y relata la historia del joven caballero Jack Worthing, quien se inventa la existencia de un hermano ficticio con el fin egoísta de excusarse con el pretexto de cuidarle para poder pasar el mayor tiempo posible divirtiéndose en Londres. La obra realiza una profunda crítica social, incluso con los propios personajes, clara caricatura de los defectos del ser humano. Cuando publicó esta obra, Wilde ya se encontraba en la cumbre de su carrera. Aun así, logró sorprender al público y convertirse en un clásico de la literatura. Esta fue la última comedia que escribió y es considerada una de las mejores.

Bibliografía, webgrafía

  • CALERO HERAS, José: Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, tema 8.

Trabajos de los alumnos

  • Oscar Wilde-1, PPoint de Fátima Taktak. 2º Bachillerato A. Curso 2014-2015. IES Avempace.
  • Oscar Wilde-2, PPoint de María Pérez. 1º Bachillerato D. Curso 2016-2017. IES Avempace.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (marzo 2017): María Pérez
  • Revisiones, correcciones: Letraherido