Diferencia entre revisiones de «Guerra del Peloponeso»

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con «Es la guerra que enfrentó a Atenas (y las ciudades que formaban la Liga de Delos) contra Esparta (y las ciudades de la Liga del Peloponeso) entre los años 431 y 404 a.C. ...»)
(Sin diferencias)

Revisión de 23:01 9 jun 2013

Es la guerra que enfrentó a Atenas (y las ciudades que formaban la Liga de Delos) contra Esparta (y las ciudades de la Liga del Peloponeso) entre los años 431 y 404 a.C.

Ver mapa del conflicto.

Causas

La causa principal fue la rivalidad entre ambas ciudades. Hasta el siglo V la ciudad más poderosa de Grecia había sido Esparta, gracias a su ejército, con el que controlaba la mayor parte del Peloponeso. Pero después de las Guerras Médicas Atenas adquirió mucho prestigio, por sus victorias en Maratón y Salamina, y un gran poder sobre muchas ciudades del mar Egeo.

Atenas poseía una gran flota de guerra, formada por trirremes y, en previsión de un nuevo ataque de los persas, fundó la Liga de Delos a la que se sumaron las ciudades costeras e islas del mar Egeo. La pertenencia a esta liga al principio era voluntaria, pero pronto Atenas obligó a mantenerse en ella a las ciudades, con lo que convirtió esa alianza en una forma de dominación de Atenas sobre todo el mar Egeo. Esparta, por su parte, mantenía su control del Peloponeso y del mar Jónico, a través del que comerciaba con Italia y el Mediterráneo Occidental. El desencadenate de la guerra fue éste: la isla de Corcira, que hasta entonces era aliada de los espartanos, se sumó a la Liga de Delos. De esta forma todas las islas jónicas pasaron a ser aliadas de Atenas, y amenazaron el comercio de los peloponesios con Italia. Sintiéndose amenazada, el año 431 a.C. Esparta entró en guerra contra Atenas.

Desarrollo

Busto de Pericles. Foto: mmarftrejo. Licencia CC (By-Nc-Sa).

Durante años la guerra se desarrolló de la misma forma. Los espartanos, como su ejército era superior por tierra, invadían cada primavera el Ática, devastaban los pueblos y los cultivos y sitiaban Atenas para provocar un enfrentamiento por tierra. Los atenienses, como eran superiores en el mar, evitaban el enfrentamiento por tierra, se refugiaban en Atenas, y entraban y salían de la ciudad por el puerto de El Pireo (ver mapa). En una ocasión se declaró en Atenas una epidemia de peste que acabó con muchas, entre otras la del general y político Pericles.

El desarrollo de la guerra cambió cuando los atenienses decidieron atacar Siracusa, la ciudad principal de Sicilia, que era aliada de Esparta. Esperaban someter toda Sicilia y aumentar gracias a eso su poder. Una serie de errores condujeron a la derrota total del ejército ateniense destinado a esta campaña, lo que debilitó mucho su flota. El año 405 a.C. una flota espartana, para interrumpir el suministro de cereales a Atenas procedente del Mar Negro, atacó a la flota ateniense en el Helesponto y la derrotó completamente en la batalla naval de Egospótamos.

El año 404 a.C., Atenas se rindió y Esparta le obligó a derribar sus muros, a renunciar a su flota y a disolver la Liga de Delos, que era la principal fuente de poder de Atenas.

Consecuencias

El imperialismo ateniense tenía una ventaja: conducía a la unidad política de Grecia, y esto la habría fortalecido frente a otros pueblos. Sin embargo su derrota mantuvo la independencia de las polis e hizo que Grecia en su conjunto, por estar dividida, fuera débil frente al exterior. De hecho, durante el siglo IV a.C. siguieron los enfrentamientos entre las ciudades, sobre todo entre Esparta, Atenas y Tebas, pero a finales del siglo la situación cambió: Macedonia, unida y poderosa bajo el mando del rey Filipo, sometió Grecia.