Diferencia entre revisiones de «La épica, poesía narrativa popular: los cantares de gesta del mester de juglaría. El ''Poema de Mio Cid''»

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar
(Partes y argumento del Poema de Mio Cid)
(Estructura)
Línea 59: Línea 59:
 
=== Estructura ===
 
=== Estructura ===
  
En el poema hay dos tramas que se cruzan :
+
En el ''Poema'' hay dos tramas que se cruzan :
  
El tema del deshonor: eje central de la obra, motivado por el injusto destierro del Cid ; continúa con el progresivo engrandecimiento del Cid mediante sus victorias y las riquezas que éstas le procuran y finalmente se describe la entrada triunfal del Cid en Valencia
+
* El tema del '''deshonor''': eje central de la obra, motivado por el injusto '''destierro''' del '''Cid'''. En la obra hay un progresivo engrandecimiento del héroe mediante sus victorias y las riquezas que éstas le procuran, hasta que finalmente se describe la entrada triunfal del '''Cid''' en '''Valencia'''. Así el deshonor inicial queda reparado.
  
Las bodas de las hijas del Cid y el injusto trato que estas reciben por parte de los infantes de Carrión: esto motiva que el Cid obtenga la culminación de su honor. Finalmente las hijas del Cid se casan con los infantes de Navarra y Aragón.
+
* Las '''bodas''' de las hijas del '''Cid''' y el injusto trato que estas reciben por parte de los '''infantes de Carrión''': esto motiva que el '''Cid''' obtenga la culminación de su honor. Finalmente, las hijas del Cid se casan con los '''infantes''' de '''Navarra''' y '''Aragón''', consiguiendo así unas mejores bodas que las primeras que se habían concertado para ellas. De esta manera, el engrandecimiento del héroe es total.
  
 
=== Temas ===
 
=== Temas ===

Revisión de 21:46 20 dic 2018

La poesía narrativa: mester de juglaría y mester de clerecía

En la castellana, como ocurre en todas las literaturas occidentales, la prosa es más moderna que la poesía. Esto se debe a que la literatura comienza siendo oral, no escrita; es anónima y tradicional y se transmite de boca en boca, de generación en generación. Y la poesía, al tener musicalidad, ritmo, rima, está dotada de artificios mmemotécnicos de los que la prosa carece, ya que la prosa nace sobre todo como texto escrito, no oral; es mucho más difícil de memorizar que la poesía.

Esto hizo que los primeros textos narrativos en todas las literaturas hayan sido poemas narrativos, generalmente épicos, aunque también pueden contarse otros asuntos de interés (por ejemplo, temas religiosos).

En la poesía narrativa medieval de Castilla, los protagonistas que crean sus poemas son los juglares y los clérigos. El lenguaje de ambos es el mismo, la lengua romance en la que ellos se comunican con una población en su mayoría analfabeta. Pero la finalidad que persigue cada uno es bien distinta.

Los clérigos, pertenecientes al llamado mester (u oficio) de clerecía, son eruditos especializados en temas religiosos, cuya única pretensión es transmitir sus narraciones de manera didáctica y moralizadora. De este modo, de sus composiciones se podrá aprender algo de provecho que servirá de modelo de conducta para el pueblo. Su obra se caracteriza por tener una métrica (cuaderna vía) y una expresión muy cuidadas, además de un estilo generalmente culto. En el mester de clerecía, los autores más destacados son:

  • Gonzalo de Berceo (siglo XIII) y sus hagiografías (o vidas de santos) y
  • el Arcipreste de Hita (siglo XIV), con su Libro de Buen Amor.

Los juglares, pertenecientes al llamado mester (u oficio) de juglaría, son individuos que reciben dinero a cambio de informar y divertir al pueblo con sus diversas habilidades: juegos de circo, canciones acompañadas de instrumentos como la mandolina, acrobacias o relatos... Estos iban por los castillos, aldeas y calles difundiendo sus narraciones oralmente. Por ello, la gran mayoría de los autores del mester de juglaría son anónimos, porque eran autores no profesionales que ejercían su oficio literario con la única pretensión de sobrevivir. Su obra, espontánea y descuidada, la englobamos en ese totum que llamamos mester de juglaría y forman parte de ella los cantares de gesta (y también los romances), que vamos a estudiar a continuación.

Los cantares de gesta: ¿qué son?

Los cantares de gesta forman parte de la denominada literatura tradicional, una literatura basada en el relato oral y en el canto. Los cantares fueron una vía para transmitir y producir literatura en la Edad Media. Este género literario se desarrolló desde finales del siglo XII hasta los inicios del siglo XIV. Y tiene las siguientes características:

  • Se trata de obras narrativas escritas en verso, de carácter popular, que cuentan las hazañas de un héroe, el cual solía ser un personaje mitológico. Hablan sobre acontecimientos de la actualidad, con un fondo histórico y heroico. Es decir, tienen algo de cantos noticieros y también de narración mítica, engrandeciendo los orígenes de la nación.
  • Su lenguaje es poco cuidado y muy vivo, con el objetivo de hacerse entender con sencillez y así poder llegar al mayor público posible. También utilizan recursos literarios muy sencillos como repeticiones, paralelismos, anáforas, fórmulas épicas y epítetos, entre otros.
  • Su finalidad es entretener al público e informarle sobre los sucesos ocurridos en la época y dignos de mención (normalmente, batallas o actos heroicos). Como fuente de inspiración, los juglares se inspiraban en la vida cotidiana y en el mundo que les rodeaba.
  • En cuanto a su métrica, utilizaban versos irregulares de rima usualmente asonante.

Los transmisores de este estilo literario fueron los juglares, muy queridos en aldeas, cortes, ciudades y villas por donde quiera que pasaban. El oficio de juglar consistía fundamentalmente en reproducir ante el público los relatos épicos anónimos que ellos mismos habían aprendido o compuesto, y en representar de manera animada ante un público popular, mayoritariamente inculto y analfabeto. De su pericia para vivificar la narración, dependía su sustento. Los cantares de gesta eran muy populares, principalmente en los lugares de la Castilla medieval. Y cuando a un pueblo venía algún juglar a recitar en la plaza pública, aquel era todo un espectáculo que nadie quería perderse.

El único cantar de gesta que conservamos hoy casi entero es el Poema del Mío Cid, que narra las hazañas del héroe cristiano castellano de la Reconquista Rodrigo Díaz de Vivar.

El Poema de Mio Cid

En cuanto a la fecha del Poema de Mio Cid, sabemos que fue escrito hacia el año 1 110 (siglo XII), inmediatamente después de sucedidos los hechos históricos que narra.

Del autor, solo se puede precisar que fue un juglar anónimo de la zona de San Esteban de Gormaz (Soria).

Por lo que se refiere al Cid histórico, nace en Vivar, pueblecito de Burgos, hacia el año 1043, cuando reinaba en León y Castilla Fernando I, rey emperador. Rodrigo Díaz de Vivar fue criado y educado en la corte de Sancho IV, hijo primogénito de Fernando I. La batalla de Graus, en mayo de 1063, en la que apenas contaba veinte años de edad, fue su bautismo de sangre. Desde entonces, no dejó de guerrear. Era un infanzón, noble de bajo linaje, pero gracias a sus hazañas consiguió subir en la escala social, casando a sus hijas, doña Elvira y doña Sol, con dos infantes, hijos de reyes.

Cuando Sancho IV fue asesinado por culpa del traidor Bellido Dolfos, Rodrigo, fiel al difunto, al que estaba muy unido, hizo jurar al nuevo heredero, Alfonso VI, hermano de Sancho, que no había tenido nada que ver en la muerte del soberano. Alfonso no tuvo más remedio que jurar en Santa Gadea (Burgos), pero muy ofendido con su vasallo lo mandó al destierro. Desde entonces, el Cid llevó una vida de mercenario, poniéndose al servicio de los señores, cristianos o musulmanes, que pudieran pagarle a él y a su mesnada. Su conquista principal fue la ciudad de Valencia, que arrebató a los musulmanes y que entregó al rey Alfonso, con quien acabó congraciándose.

Partes y argumento del Poema de Mio Cid

El Poema de Mio Cid está hecho para engrandecer la figura del héroe, que ha sido enemistado con el soberano por culpa de los "mestureros" (los cortesanos maldicientes y mentirosos que lo han calumniado). Se divide en tres partes o cantares : Cantar del destierro, Cantar de las bodas y Cantar de la afrenta de Corpes.

  • Cantar I. Cantar del destierro

El Cid sale de Vivar y llega a Burgos, donde nadie se atreve a darle asilo por temor a las represalias del rey, que lo ha desterrado. Una niña de nueve años le ruega que no intente la ayuda por la fuerza para no perjudicar a los moradores de la posada. En la ciudad se aprovecha de la avaricia de unos prestamistas judíos, a los que engaña. El Cid se dirige al monasterio de San Pedro de Cardeña, para despedirse de su esposa, doña Jimena, y de sus dos hijas, doña Elvira y doña Sol, que confía al abad del monasterio. Entra en tierra de moros, asalta la villa de Castejón y los vence en varias ocasiones, recogiendo un rico botín del que envía parte al rey. Continúa sus correrías y derrota y prende al conde Barcelona, liberándolo después.

  • Cantar II. Cantar de las bodas

Refiere la conquista de Valencia. El Cid vence al rey moro de Sevilla y envía un nuevo presente al rey Alfonso VI, lo que permite el reencuentro del Cid con su familia. Poco después, la ciudad es sitiada por el rey moro de Marruecos. El Cid lo derrota y envía un tercer presente al rey Alfonso. Los infantes de Carrión, nobles de rancio abolengo leonés, solicitan al rey de Castilla las hijas del Cid en matrimonio. El rey interviene para lograr el consentimiento del Cid y lo perdona solemnemente. Con los preparativos de las bodas, termina el segundo cantar.

  • Cantar III. Cantar de la afrenta de Corpes

Los infantes de Carrión quedan en ridículo ante los cortesanos del Cid por su cobardía en el campo de batalla y por el pánico que demuestran a la vista de un león que se ha escapado de su jaula. Deciden entonces vengar las burlas de que han sido objeto por parte de los hombres del Cid. Para ello, parten de Valencia con sus nuevas esposas y, al llegar al robledal de Corpes, en Soria, las abandonan, después de azotarlas bárbaramente. El Cid pide justicia al rey. Convocadas las cortes en Toledo, los guerreros del Campeador desafían y vencen a los infantes de Carrión, que son declarados traidores. El Poema termina con las nuevas bodas de las hijas del Cid, doña Elvira y doña Sol, con los infantes de Navarra y Aragón. El héroe queda, así, reparado, honrado y engrandecido.

Estructura

En el Poema hay dos tramas que se cruzan :

  • El tema del deshonor: eje central de la obra, motivado por el injusto destierro del Cid. En la obra hay un progresivo engrandecimiento del héroe mediante sus victorias y las riquezas que éstas le procuran, hasta que finalmente se describe la entrada triunfal del Cid en Valencia. Así el deshonor inicial queda reparado.
  • Las bodas de las hijas del Cid y el injusto trato que estas reciben por parte de los infantes de Carrión: esto motiva que el Cid obtenga la culminación de su honor. Finalmente, las hijas del Cid se casan con los infantes de Navarra y Aragón, consiguiendo así unas mejores bodas que las primeras que se habían concertado para ellas. De esta manera, el engrandecimiento del héroe es total.

Temas

En primer lugar se señala el tema del restablecimiento del honor del héroe, perdido a causa del destierro. Entonces el concepto del honor equivalía a "posición o rango social".

La ascensión del Cid al poder es otro de los temas. El destierro que sufre el héroe supone el desamor del rey y la muerte jurídica del Cid. Para conseguir el poder lucha y gana batallas y riquezas a las que se les concede gran importancia en la obra. En la lucha por el poder son importantes las hijas, por las que siente gran ternura, pero las mueve en el tablero según sus conveniencias como cualquier señor medieval.

También hay que destacar el tema de la integridad . El Cid se demuestra íntegro en un sentido cristiano, feudal y social . Esta integridad le gana la adhesión de sus vasallos y su generosidad y fidelidad le hacen recuperar el favor del rey. Es tierno y humano en el amor a su familia y a sus amigo, religioso, cortés, astuto, discreto y valiente en la lucha. Historicidad, ficción y realismo

El poema tiene un gran valor histórico, porque gran parte de los personajes y hechos que nos muestra están atestiguados históricamente.

Sin embargo, la intensa exaltación priva al texto de cierta imparcialidad y exactitud que, cosa que, por otra parte, tampoco era buscada por el autor.

El realismo es otro valor añadido al Poema. Las batallas, los lugares geográficos citados, las costumbres, vestidos y comida, aparecen descritos con fidelidad y con una base real.

Bibliografía, webgrafía

  • Alonso, Santos y otros: Lengua castellana y literatura. 1º Bachillerato. Barcelona, Casals, 2016, tema 8 "La literatura medieval", pp. 150-175.

Trabajos de los alumnos

Hasta el siglo XII

Siglo XIII

Siglo XIV

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (diciembre 2018): Letraherido.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.