Los personajes femeninos en ''La metamorfosis'', de Franz Kafka

De Wikimpace
Revisión de 10:40 22 mar 2016 por Letraherido (Discusión | contribuciones) (Bibliografía, webgrafía)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Criterios de corrección

En la pregunta sobre La metamorfosis se valorará la atención a la caracterización de la madre y la hermana de Gregor, y a la actitud y relación que con él mantienen; cambiante la de la hermana (de la complicidad y comprensión al enfrentamiento y finalmente al extrañamiento), de temor y negación la de la madre; actitudes enfrentadas con respecto a Gregor: de valentía la de Grete, de cobardía la de la madre.

También la caracterización de la asistenta, cuya relación con Gregor está absolutamente desprovista de afecto y es incluso agresiva, descarnada. También se valoraría muy positivamente, aunque no es esencial, que el alumno relacionara los personajes femeninos de la novelita de Kafka con los de Muerte de un viajante, de Arthur Miller.

Los personajes femeninos en La metamorfosis, de Franz Kafka

Gregor Samsa

Antes de hablar de los personajes femeninos en La metamorfosis, hablaremos de Gregorio Samsa, el protagonista de este relato. Vive con sus padres y con su hermana Grete y lleva cinco años trabajando en la misma empresa, desde que el negocio de su padre quebró. Entonces Gregorio tuvo que empezar a trabajar para pagar la deuda de sus padres a su actual jefe. Empezó siendo un simple dependiente y, rápidamente, llegó hasta viajante de comercio, lo que suponía ganar altas comisiones, que eran necesarias para la familia, ya que era el único que trabajaba.

Cuando, una mañana, se levanta y ve que se ha convertido en un enorme y repugnante insecto (por la descripción, suponemos que se trata de una cucaracha), al principio piensa que está soñando. Pero no es así y trata por todos los medios de acudir al trabajo o de hablar con el gerente para que no le despidan, para seguir ayudando a su familia.

El gerente le ve y sale huyendo. Entonces, empieza el calvario de Gregorio porque a pesar de ser un insecto, su conciencia sigue siendo totalmente humana. Así, tiene que enfrentarse a la actitud de su familia, a los cambios en sus hábitos —ya no le gusta la comida fresca, sino la que está medio podrida, le gusta trepar por las paredes y por el techo (no puede salir de su habitación)— y al cambio de nivel económico de su familia.

Al principio, intenta dar todas las facilidades a su familia (incluso se esconde cuando entran a su habitación para evitarles la repulsión de verle), desea que le sigan viendo como a su hermano e hijo, su Gregorio. Sin embargo, poco a poco se va frustrando y desengañando (al ver que no le prestan atención o que, incluso, desearían que desapareciese de sus vidas) hasta el punto de que cada vez come menos y, finalmente, se deja morir de inanición.

La relación de Gregor con los personajes femeninos de La metamorfosis

Gregor vive con su padre, su madre y su hermana pequeña, Grete, que es la única de la que sabemos el nombre propio. En la casa también está la criada, que irá cambiando a medida que transcurre el relato, dado que la primera criada se despide misteriosamente, sin que el narrador aclare del todo por qué, si bien da a entender que el despido tienen que ver con la pavorosa transformación de Gregor en insecto.

El ámbito donde se establecen las relaciones entre Gregor y los personajes femeninos es, pues, el hogar, la casa burguesa, la familia. Y es allí donde se produce el conflicto o enfrentamiento entre personajes.

a) La hermana, Grete Samsa

Grete Samsa es la hermana pequeña de Gregorio. Tiene 17 años y, hasta la metamorfosis de su hermano, su única obligación era ayudar a su madre de vez en cuando con las tareas de costura, con lo que le quedaba mucho tiempo libre para hablar con Gregor (al que siempre había adorado) y para su gran pasión, tocar el violín. En la vida real, Kafka tenía tres hermanas, pero se llevaba muy bien con la menor, Ottilie, al que todos llamaban Ottla.

Después de que su hermano se transforme en una cucaracha, se verá obligada a empezar a trabajar de dependienta, lo que no sólo tendrá como consecuencia la falta de tiempo para dedicarle a su hermano y al violín, sino que hará que cambie también su carácter dulce e inocente y que acaba poniéndose en contra de Gregor. Lo mismo ocurrió en la vida real con Ottla, que se puso de parte de su padre en una discusión familiar, algo que Franz nunca le perdonó. El señor Kafka quería que su hijo, además de trabajar en la compañía de seguros por la mañana, empezara por las tardes a atender algunos negocios familiares más, para ganar más dinero para la familia. Pero Franz nunca aceptó, él soportaba como mejor podía trabajar en algo que odiaba, pero lo que no estaba dispuesto a tolerar era aumentar su jornada laboral y que le quitaran las tardes, que es cuando se podía entregar a su pasión por la literatura. Su decisión supuso enfrentarse a su familia y, especialmente, lo que le dolió mucho, a su hermana favorita, la pequeña Ottla.

En un principio ella es la que se encarga de su hermano. Aunque siente repelús cuando lo ve, procura que se sienta lo mejor posible: se preocupa de saber lo que le gusta comer y lo que no, de si tiene espacio suficiente para poder trepar por las paredes, de limpiar su habitación... Y todo con sumo cariño y comprensión. A ella es a la que se le ocurre la idea de retirar los muebles de la habitación de Gregor, cuando se da cuenta de que su hermano tropieza con ellos frecuentemente y que necesita más espacio vital para moverse con libertad por su cuarto.

A la vez, intenta que su madre no vea a Gregorio para que no se asuste y lo pase mal, convirtiéndose, pues, en pilar de la familia, en el nexo de unión entre Gregorio y los demás. Ella es la que informa a sus padres de cómo van las cosas por el cuarto de Gregor y también aporta dinero al hogar.

Sin embargo, cuando empieza a trabajar, sus atenciones hacia su hermano se acaban. Al principio, parece que es por falta de tiempo, pero, poco a poco, se va viendo como Grete se despreocupa de su antes querido hermano: está cansada de convivir con un bicho repugnante y llega hasta el punto de querer deshacerse de él la noche antes de que muera. Sólo cuando finalmente muere se vuelve a fijar en él y a mirarlo compasivamente, observa lo delgado que estaba y cae en la cuenta de lo poco que comía en los últimos tiempos. Entonces siente pena por el que fue su hermano. Sin embargo, cuando sale al parque con sus progenitores, tras la muerte de Gregor, no puede evitar sentir -como los demás miembros de la familia- una gran liberación: Gregor se había convertido en su obsesión, en su pesadilla. La muerte del "monstruo" es un alivio para todos.

b) La madre

En cuanto a la madre, tiene una salud irregular y se cansa con facilidad o le falta la respiración. Es una mujer afable y buena, dulce como lo era Julie, la madre de Kafka, y en ningún momento deja de creer que el insecto es su hijo. Hasta la metamorfosis de Gregor, ella se ocupaba únicamente de las tareas de costura, puesto que tenían una criada que hacía las labores más pesadas del hogar; sin embargo, cuando su hijo muta, pasa a hacerse cargo también del resto de las faenas de la casa y de las atenciones a los tres huéspedes que han de acoger, debido a la escasez de dinero de la familia. Así que siente que, a pesar de sus años y de los buenos días de bonanza económica que acababa de vivir, le ha caído encima una pesada carga que apenas consigue sobrellevar. Es incapaz de soportar los cambios, lo único que hace es huir de las situaciones demostrando una actitud hipocondríaca y evasiva. Es, por tanto, una pieza más del sistema que oprime a Gregor. Se deja dominar por el temor y la cobardía, se niega a sí misma viviendo bajo el imperio de un hombre que la subyuga, acepta el sistema patriarcal. Su esposo, el señor Samsa, siempre está menospreciándola, como cuando dice:

“Vosotras, las mujeres, nunca queréis hacer caso”.

Como madre, ve al insecto como a su hijo Gregorio. Tarda en verlo en su cubil tras la metamorfosis de aquel, pero no por falta de ganas, sino porque su hija se lo impide, ya que teme que, al ser una mujer impresionable, no pueda soportarlo. Y en efecto, se desmaya cuando ve al insecto en que Gregor se ha convertido. Ella se preocupa por la vida de su hijo y evita que su marido muela a palos a Gregor una vez que se escapa de la habitación. Sin embargo, cuando Gregorio muere, permite que la asistenta se deshaga de él, se sobreentiende que tirándolo a la basura. Al igual que su hija y su marido, siente alivio cuando Gregor ya ha desaparecido de sus vidas, como si por fin despertara de una pesadilla.

La madre podría haber sido una aliada de Gregor, pero finalmente es un personaje más bien inútil o inutilizado, por su propia educación como mujer de su tiempo (ama de casa), y también por su sumisión a un padre de familia, el señor Samsa, que está dibujado en La metamorfosis como un ser más bien brutal, incluso capaz de violencia en determinadas ocasiones. Es un trasunto de Julie, la madre de Kafka, que siempre estuvo dominada por su marido y a la que el escritor recriminaba por ser incapaz de arriesgar por su hijo frente al patriarca del clan.

c) Las criadas

Las criadas son personajes menores.

  • Ana, la primera criada, al descubrir la transformación de Gregor, pide a sus señores el despido porque no puede soportar esa situación debido a la repulsión que le causaba y prometió ser discreta, irse de la casa sin revelar nada sobre el "monstruo" que guardan en la habitación.
  • La segunda criada, una mujer de unos 60 años, pide no salir de la cocina, pero acaba siendo despedida.
  • La tercera criada es totalmente diferente a las anteriores; no solo porque acepta la presencia de Gregor, sino que además se muestra dispuesta a cuidarle, aunque lo desprecia y no le tiene afecto, llega incluso a ser descarnada o agresiva con él. Y no hay que olvidar que, finalmente, cuando muere, se deshace de él arrojándolo a la basura.

Relación entre La metamorfosis, de Franz Kafkfa, y Muerte de un viajante, de Arthur Miller

En relación con los personajes femeninos en Muerte de un viajante, de Arthur Miller, la madre de Gregor se parece de alguna manera a Linda, mujer de Willy Loman. Ambas representan a la esposa que siempre está al lado de su marido, que no cuestiona lo que hace o dice, que solo vive para él. Son mujeres que han desarrollado su vida por y para su familia, consagradas al cuidado de los hijos y a la organización del hogar. En Muerte de un viajante, Linda, cuando se da cuenta de la situación por la que su marido está pasando, ella quiere que sus hijos también se comporten de una forma parecida, para que intenten ayudar a su padre. Linda se comporta con su marido igual que la madre de Gregorio con aquél, siempre disponible, cuidándole y protegiéndole.

La diferencia está en que Linda nunca se pasa "al otro lado", nunca considera a su marido como un problema que hay que solucionar, como un lastre que hay que quitarse de encima, mientras que la madre de Gregor respirará aliviada con la muerte de su hijo.

Otras similitudes entra las dos obras son que Gregor y Willy tienen la misma profesión, viajantes de comercio, que los dos tienen un problema grave para seguir adelante con sus vidas y que los dos optarán por la solución del suicidio. En ambos casos, su tragedia es a la vez laboral y doméstica, por lo que ambas obras tienen un marcado sentido crítico, si bien la de Miller es dramática y la de Kafka, narrativa.

Bibliografía, webgrafía

  • CALERO HERAS, José: Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, tema 10, "La novela", pp.
  • Franz Kafka, trabajo PPoint de Paula Hernández, 2º Bachillerato A. Curso 2014-2015. Web del IES Avempace.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (febrero 2015):
  • Revisiones, correcciones: Celinda, Letraherido.