Oratoria clásica

De Wikimpace
Revisión de 12:09 21 mar 2016 por Pompilos (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar
Demóstenes. Foto: mmarftrejo. Licencia CC (By-Nc-Sa).

En la sociedad democrática griega de los siglos V y IV a.C., la elocuencia (el dominio de la palabra en público) fue muy importante, tanto en política como en los juzgados. En los juicios el acusado tenía que defenderse por sí mismo, pero muchos recurrían a logógrafos o "compositores de discursos".

Tipos de discurso

  • Discursos deliberativos o políticos: Dirigidos a un auditorio indeciso y pronunciados por un orador que sopesa las ventajas y los inconvenientes de una opción política. La personalidad del orador es clave. Estos discursos están orientados a un tiempo futuro.
  • Discursos forenses o judiciales: El discurso se pronuncia ante un tribunal y versa sobre hechos pasados, por lo que su tiempo de referencia es el pasado. Generalmente estos discursos se abren con un prólogo, al que le sigue la narración de los hechos acompañados de pruebas. El objetivo clave es conmover al receptor.
  • Discurso epidíctico o de aparato: Lo más importante aquí es el discurso como obra literaria elaborada. Aquí se incluyen los discursos de alabanza a un personaje o discursos fúnebres como el Discurso fúnebre de Pericles.

Lisias

Lisias (458-380 a.C., a pesar de haber nacido en Atenas, era meteco (su padre era originario de Siracusa, Sicilia) y nunca gozó del derecho de ciudadanía. En el año 404 a.C., el régimen oligárquico de los Tiranos privó a Lisias y a su hermano Polemarco de todas sus posesiones; mataron a su hermano, y Lisias huyó a una población vecina. Regresó a Atenas en el año 403 a.C., tras la derrota de los Treinta Tiranos y el restablecimiento del gobierno democrático. Emprendió acciones legales contra el tirano responsable de la muerte de su hermano.

Obra

Lisias se ganó la vida como logógrafo, escribiendo discursos para los litigantes y transformándose en la figura más destacada de la oratoria judicial ática. Su biografía se refleja en la doble vertiente de su obra: por una parte, dedicado a la enseñanza de la retórica y a escribir discursos por encargo; y, por otra, consagrado a la tarea política de la restauración de la democracia en Atenas y a la persecución de los tiranos mediante sus discursos. De los muchos discursos que escribió, sólo se ha conservado una treintena. Los más conocidos son Contra Eratóstenes, Defensa en el juicio contra Simón y Sobre el asesinato de Eratóstenes.

Estilo

Los rasgos más destacados de su estilo, como demuestran las obras que de él se conservan, eran la pureza, la sencillez y la claridad.

Demóstenes

Demóstenes (384-322 a.C.) fue un político ateniense, considerado el mejor orador de la antigua Grecia. Proveniente de una familia de empresarios ricos, perdió a su padre a los siete años y sus tutores abusaron de su herencia, por lo que, al llegar a la mayoría de edad, tuvo que emprender largos procesos judiciales para conservar algo de su fortuna.

Ejerció en su primera juventud la profesión de logógrafo. Superó con esfuerzo sus dificultades para la oratoria con ejercicios de declamación. A partir del año 354 a.C. intervino en asuntos políticos y se hizo famoso por sus discursos. Denunció la ambición de Filipo de Macedonia en las famosas cuatro Filípicas, discursos pronunciados en la asamblea ateniense.

Intentó ser coronado por sus méritos cívicos, pero su rival orador Esquines se opuso a su propuesta y Demóstenes terminó siendo condenado al exilio. La hostilidad entre ambos oradores culminó en 330 en un gran proceso político. Demóstenes respondió triunfalmente con su discurso Por la corona. Esta demolición del adversario e inteligente apología de la propia actuación política está considerada la obra cumbre de su oratoria.

El año 320 se suicidó para evitar ser asesinado por orden del general macedonio Antípatro.

Lengua y estilo

La fuerza de sus discursos (de los que se conservan unos setenta) y la precisión de sus argumentos, con pocas figuras retóricas, le otorgan una originalidad excepcional. Como otros maestros de la prosa, Demóstenes pone especial cuidado en la estructura rítmica; ya en los comentarios de la Antigüedad se destacaba que la eficacia de su oratoria reside, en gran parte, en el ritmo.