El Humanismo: Erasmo de Rotterdam (1466-1536) y el ''Elogio de la locura''

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

Vida de Erasmo (1466-1536)

Erasmo de Rotterdam fue un humanista, filósofo, filólogo y teólogo holandés, autor de importantes obras escritas en latín.

Aunque no queda constancia oficial de su año de nacimiento, sí se sabe que nació la madrugada del 28 de octubre, y se da como bueno el año 1466. Fue hijo bastardo de un sacerdote de Gouda y su sirvienta, Margaretha Rogerius. Fue enviado por su padre a la escuela de Deventer de los hermanos de la vida común, donde tiene sus primeros contactos con la vida espiritual.

Con dieciocho años de edad, entró en el monasterio de Emmaus de Steyn (cerca de Gouda), atendido por los canónigos regulares de San Agustín.

En 1488, hizo la profesión religiosa y, cuatro años después, fue ordenado sacerdote.

Poco después de su ordenación, Erasmo obtuvo de sus superiores el permiso para trabajar como secretario del obispo de Cambrai, Enrique de Bergein, quien le dio una beca, hacia 1495, para estudiar teología en la Universidad de París, institución que en ese momento se encontraba viviendo con gran fuerza la nueva cultura del Renacimiento. Allí hizo amistad con el célebre asceta Juan Momber y con uno de los primeros humanistas de París, Roberto Gaguin. Posiblemente en esta etapa se encuentren los comienzos del pensamiento humanista de Erasmo, convertido después en un pensador libre y profesor de ideas independientes.

  • Viaje a Inglaterra

Erasmo viajó a Londres entre 1499 y 1500, donde tuvo la oportunidad de escuchar a John Colet dando una gran exposición sobre la vida de san Pablo en la Universidad de Oxford. Una vez terminada, Erasmo se acercó a Colet y mantuvo con él una larga conversación sobre el modo de efectuar una lectura verdaderamente humanista de la Biblia, lo que marcaría profundamente su pensamiento. Tanta era su admiración por Colet, que Erasmo, que no reconocía otro maestro que a sí mismo, le dio a él el título de praeceptor unicus.

Fue en Inglaterra donde empezó a dictar una cátedra como profesor titular de Teología en la universidad de Oxford. Se le ofreció un trabajo vitalicio en el Queen's College de la Universidad de Cambridge y, de desearlo, habría podido pasar el resto de su vida enseñando Ciencias Sagradas a lo más granado de la realeza y nobleza inglesa. Sin embargo, su naturaleza inquieta y viajera y su espíritu curioso, junto a un incontrolable rechazo a todo lo que significara rutina, lo hicieron declinar ese cargo y todos los que se le ofrecerían en adelante. Prefirió viajar a Italia.

  • Viaje a Italia

Entre 1506 y 1509, Erasmo vivió en Italia, la mayor parte del tiempo trabajando en una imprenta.

En 1506 recibió el título de Doctor en Teología. Varias veces se le ofrecieron trabajos serios y bien pagados, especialmente como profesor, a lo cual él respondía siempre que prefería no aceptarlos, porque lo que ganaba en la imprenta, si bien no era mucho, le resultaba suficiente.

A partir de estas conexiones con universidades y con escritores que iban a la imprenta, Erasmo comenzó a rodearse de quienes pensaban igual que él y rechazaban los abusos del clero y los monjes ignorantes. Su fama se extendió progresivamente por Italia y sus ideas sobre la elevación intelectual y religiosa empezaron a conocerse y discutirse. Sin embargo, no todos simpatizaban con él, pues había quienes rechazaban sus ideas y lo criticaban tanto en público como en privado. Aunque gozaba de la admiración de los cardenales Giovanni de Medici, futuro papa León X, y de Domenico Grimani, estos no pudieron convencerle de que fijara su residencia en Roma. Rehusó las ofertas de promociones eclesiásticas y regresó a Inglaterra.

  • Regreso a Inglaterra

Al regresar a Inglaterra, hacia 1509, Erasmo escribió una de sus obras más famosas, Elogio de la locura, que en poco tiempo alcanzó siete ediciones. La idea era distribuirla solo en círculos privados, «por sus críticas a los abusos y locuras de las varias clases de la sociedad, especialmente la Iglesia». Su fama alcanzaría a ser conocida en toda Europa, de todas partes le llegaría correspondencia pidiéndole consejo sobre múltiples asuntos.

Su obra literaria: el Elogio de la locura

Este ensayo es la obra más importante de Erasmo de Rotterdam y está inspirada en la obra del italiano Faustino Perisauli, De triumpho stultitiae (Sobre el triunfo de la estupidez). Según las palabras del propio Erasmo, tras redactarlo en una semana, revisó y desarrolló el trabajo durante una estancia en la casa que tenía Tomás Moro en Bucklersbury.

Se considera Elogio de la locura como una de las obras más influyentes de la literatura occidental y uno de los catalizadores de la reforma protestante. En la obra, se hace una relación puntual de las "ventajas" de la Locura sobre la Razón; señala cuán felices son los hombres cuando viven arropados por la estupidez, situación de la que no escapan ni siquiera los Gramáticos, los Filósofos, los Teólogos, los Papas, los Obispos Germánicos, los Reyes ni los Príncipes. La Locura se presenta ante un auditorio donde desarrolla un elogio de sí misma, logrando que su sola presencia desarrugue entrecejos y produzca cálidas sonrisas. Enumera una por una sus cualidades, vanagloriándose de que sus muchos beneficios se reparten entre todo tipo de personas: desde el pueblo, que se contenta con pláticas de viejas, hasta los reyes y los eclesiásticos, que se embriagan con toda clase de diversiones.

Erasmo era un gran amigo de Tomás Moro, con el que compartía, además de su fe cristiana, el gusto por el humor frío y el retruécano intelectual. El título mismo, en griego, puede ser entendido como un Elogio de Moro. En el texto abundan dobles e incluso triples significados.

La Locura se presenta como una diosa, hija de Pluto y de la Juventud (Hebe), criada por Borrachera e Ignorancia. Entre sus compañeros fieles, se encuentran Philautia (el narcisismo), Kolakia (la adulación), Leteo (el olvido), Misoponia (la pereza), Hedone (el placer), Anoia (la demencia), Tryphe (la irreflexión), Komos (la intemperancia) y Eegretos Hypnos (el sueño profundo).

El Elogio de la locura conoció un enorme éxito popular, para sorpresa de Erasmo y, a veces, para su disgusto. El papa León X la encontró divertida. Antes de la muerte de Erasmo, ya había sido traducida al francés y al alemán, y pronto le seguiría una edición en inglés. Una edición de 1511 fue ilustrada con grabados en madera de Hans Holbein, que se han convertido en las ilustraciones más difundidas de la obra.

Influyó en la enseñanza de la retórica durante el siglo XVI, y el arte de la adoxografía (el elogio de cosas sin valor) se convirtió en un ejercicio popular entre los estudiantes isabelinos.

En España, las ideas erasmistas tuvieron gran difusión (a través, entre otros, de los hermanos Valdés) y encontramos un gran eco de ellas en obras magistrales como Lazarillo de Tormes.

Bibliografía, webgrafía

  • CALERO HERAS, José, "Tema 5. Renacimiento y Clasicismo", en Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, pp. 77-106.
  • IBORRA, Enric, "Tema 4. Los siglos XVI y XVII: del Renacimiento al Barroco", en Literatura universal. Bachillerato. Alzira, Algar, 2016, pp. 85-110.

Trabajos de los alumnos

  • Erasmo de Rotterdam-2, PPoint de Adrián González y María Marín. 1º Bachillerato B. Curso 2015-2016.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (diciembre 2016): Alejandro Alcalá
  • Revisiones, correcciones: Letraherido