''Nada'' (1944): Expresionismo, impresionismo, tremendismo. La técnica y el estilo

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

El estilo de la prosa de Carmen Laforet es sencillo, natural y sobrio. Sobre todo, en los diálogos, que reflejan el habla coloquial.

Predomina la descripción, que es...

  • Por un lado, impresionista (Andrea se fija en todo lo que la rodea y transmite su impresión: no describe los objetos tal y como son, sino como ella los percibe) en la presentación de la ciudad, sus edificios, sus barrios, cargados de un valor simbólico; y...
  • Por otro lado, expresionista en la descripción de personajes y en la deformación de sus rasgos: un recurso destinado a degradar a algunos de los personajes es la animalización, que la autora utiliza con aquellos que le resultan antipáticos.

La novela no posee una intriga basada en el esquema tradicional inicio, nudo y desenlace, pero mantiene el interés del lector gracias a la técnica narrativa, destinada a crear incertidumbre, de la elusión narrativa, es decir, plantear intrigas secundarias que no acaban de resolverse: ¿cómo es realmente Andrea?, ¿qué papel ocupó Román durante la guerra civil?, ¿cuáles son las relaciones sentimentales de Román?, ¿qué relación tiene Angustias con su jefe?, ¿cuál es el futuro de Andrea después de salir de Barcelona?...

Pregunta 1 - Localice ejemplos de descripción impresionista e impresionista en la novela. Relea sobre todo los capítulos VII, IX, X, XI y XV

   Responde: Elia Lahoz.

La descripción impresionista se escribe a través de las impresiones que el emisor tiene del mundo que describe. La persona que describe no tiene opinión o sentimiento previo respecto a lo que va a describir. Unos ejemplos son:

  • Capítulo IX, página 175:
   "Como una bandada de cuervos posados en las ramas del árbol del ahorcado, así 
las amigas de Angustias estaban sentadas".
  • Capítulo X, página 181:
   "Todos los portales estaban cerrados y el cielo se descargaba en una apretada
lluvia de estrellas sobre las azoteas".

Pregunta 2 - Revise el apartado "La casa de la calle Aribau" en la introducción de Rosa Navarro Durán y explique por qué se ha adscrito esta novela al tremendismo o se ha hablado de la influencia de las Pinturas negras de Goya en la obra o de la visión deformada de los cuadros del Greco

   Responde: Claudia Marín.

La casa de la calle Aribau, el escenario fundamental de Nada, funciona como alegoría de la España de aquel momento, con su sociedad gris y monótona, decepcionada por los estragos de la guerra y sumida en una tiniebla de racionamiento, miseria, hambre y represión.

La familia depravada de Andrea, con sus relaciones enfermizas y rotas, sirve como representación de las desgracias de la sociedad en general durante ese periodo.

Esta casa actúa como un microcosmos donde se refleja la jerarquía familiar, repleta de personajes degenerados, y sirve como contexto político acerca de la obsesión de controlar y afirmar poder y autoridad como si de la dictadura del momento se tratase. Por otra parte, los otros miembros de la familia representan las otras formas de rebelión contra la moralidad y aspectos impuestos por Franco.

La autora no sólo utiliza a los personajes de la casa para crear una ilustración exagerada de la sociedad y el franquismo, sino que también se enfoca en los espacios de la misma para destacar las jerarquías implícitas en ellos.

Los personajes tienen una relación muy particular con estos espacios. Se puede apreciar una confusión del uso de las esferas por las que se mueven los protagonistas, donde abren puertas para luchar entre ellos, establecer poder y controlar a los demás.

La ansiedad que tiene Andrea por la situación en esa casa es el reflejo de la claustrofobia que sentía la España de la época.

Resumiendo, los caracteres de esta novela resaltan lo más crudo de la realidad haciendo referencia al tremendismo, una corriente estética desarrollada en España en los años cuarenta del siglo XX que representa precisamente eso. También se compara esta novela con las pinturas negras de Goya, que fueron pintadas durante y después de la Guerra de Independencia (1808-1814), porque tanto las obras del maestro aragonés como la novela de Carmen Laforet reflejan la oscuridad y los estragos que dejan en la sociedad española conflictos tan destructivos y devastadores como son las guerras.

Esta obra ofrece una visión exagerada de la situación de España en los años cuarenta. Se la relaciona con las deformidades de la obras del Greco, ya que se ha descubierto que el supuesto astigmatismo del pintor le hacía reflejar la realidad de una manera falsa, con figuras alargadas y estilizadas. El Greco daba así, casi, una visión filosófica de la España de su tiempo. Igual que Carmen Laforet, en su novela.

Pregunta 3 - Lea estas explicaciones de Carmen Laforet. Justifique su elección de un narrador-testigo para su novela Nada y que la autora haya dicho que la protagonista, Andrea, es su contrafigura

    "Cuando yo escribí la novela (a los 23 años), tenía muchas impresiones acumuladas en soledad, y una instintiva sabiduría:
la de darme cuenta que si era cierto que yo podía ver y sentir ciertas cosas que aceptaba o rechazaba mi sensibilidad, no tenía
experiencia para juzgarlas. Por este motivo puse el relato en boca de una jovencilla que es casi una sombra que cuenta".
    (Carmen Laforet, Mis páginas mejores, Madrid, Gredos, Antología Hispánica, 1956, p. 13).
    "Decidí hacer una voz que contase, pero bueno, la voz tenía que tener dieciocho años porque era la edad en que yo había visto
todas aquellas cosas, y no estaba nada segura ni podía juzgar el que una persona mayor no se diera cuenta de otra manera de las
cosas. Entonces creé el personaje de Andrea, pensando en una chica de dieciocho años que hubiera estado encerrada así, sin los
horizontes, la diversión enorme, y el carácter tan alegre que yo tenía. Por eso creo que Nada fue más universal; no era el retrato
de una chica, sino el hacer pasar una persona joven por un ambiente muy particular y liberarse de ese ambiente, y querer encontrar
algo, como quiere encontrar cada persona en la adolescencia. Y no llevarse nada de él, decir: 'No, eso no es. Ha pasado. Pues, mejor'"
     (Carmen Laforet, en entrevista con Geraldine C. Nichols, Escribir, espacio propio: Laforet, Matute, Moix, Tusquets,
Riera y Roig por sí mismas. Minneapolis, Institute for the Sutdy of Ideologies and Literature, 1989, p. 139)
   Responde: Marta Melgarejo.

Carmen Laforet dice que Andrea es su contrafigura porque han vivido y experimentado los mismos hechos en los mismos lugares (las Canarias, Barcelona y Madrid, en el caso de la escritora; las dos últimas ciudades, en el de Andrea) y han vivido prácticamente los mismos sentimientos.

En la novela, se cuenta cómo Andrea, al ser huérfana, se va con su familia a Barcelona al poco tiempo de que los franquistas conquistaran la ciudad y, en primera persona, la protagonista del relato cuenta sus inquietudes, alegrías y angustias y la forma en que crece en sus estudios en la universidad. Esta es un poco la misma situación que vivió la autora, cambiando que se dice que ella fue a Barcelona por amor, pero prefirió que se pensara que fue solamente a estudiar a la universidad.

Los escenarios en que se ubica la novela también son los mismos que vivió la escritora: la ciudad era muy bonita, pero, cuando llegó a la casa en la que iba a vivir, todo lo que llegaba a sentir era decepción, ya que la luz se convirtió pronto en oscuridad. Algo parecido a lo que le pasa a la protagonista de Nada.

Carmen Laforet no puedo inscribirse en la universidad nada más llegar a Barcelona porque tenía suspendida una asignatura de bachillerato y Andrea, su personaje, no quería ser buena estudiante, quería vivir y gozar de la ciudad. A eso aprendieron ambas, ya que Carmen no pudo estudiar desde un principio, pero empezó a escribir su novela Nada, y Andrea comenzó a lidiar con su familia y la situación en la que estaba, que no era nada cómoda.

Muchas personas dicen que realmente Nada es más una biografía (o autobiografía) que una novela, ya que cuenta de forma familiar lo que vivió la propia escritora. La narradora sabe cómo es cada uno de los personajes, cómo son las calles, las estaciones... A la que mejor conoce es a Andrea, puesto que es la propia escritora, pero retratada de forma más libre. El tema de la posguerra y la situación de la ciudad tienes que conocerlo muy bien para poder escribir sobre ello y sobre lo que le pasaba a aquella familia de la calle de Aribau, tienes que tenerlo muy profundizado en ti para escribir tan bien sobre la cuestión.

Carmen Laforet siempre negó que ella fuera Andrea, porque había muchas cosas en las que no se parecían. Por ejemplo, Carmen era una persona alegre, risueña, guapa; en cambio, Andrea era triste y con pensamientos rebeldes y no le gustaba que nadie le dijera lo que tenía que hacer. Por eso decía Laforet que Andrea no solo no era ella, sino que era su contrafigura, porque aunque hubieran vivido los mismos hechos a las mismas edades y hubieran visitado los mismos sitios, a nivel personal son completamente diferentes y cada una espera cosas diferentes de la vida.

Pregunta 4 - El narrador cuenta la historia en primera persona. ¿Habría sido muy diferente la historia narrada en tercera persona? Justifique su respuesta

   Responde: Iván Moreno

Sí que hubiera sido diferente la historia contada en tercera persona porque, al contarla en primera persona, el narrador es la misma protagonista, Andrea. El punto de vista de Carmen Laforet se identifica con el de Andrea, una mirada cargada de tristeza desde la que denuncia toda la miseria sufrida por la sociedad española de los años cuarenta.

Podríamos decir que el uso de la primera persona da más dramatismo a la acción, porque presenta la historia -una historia tremenda, brutal- como algo vivido por la misma narradora en sus propias carnes.

Pregunta 5 - Comente las siguiente afirmaciones de Carmen Martín Gaite sobre la novela

   Andrea es un narrador-testigo, "una chica rara, infrecuente", caracterizada por "su hermetismo", "su ausencia total de coquetería",
"su marginalidad de personaje casi inexistente". Casi no tenemos "datos acerca de su aspecto físico, su forma de vestirse o de peinarse",
no se pinta "en absoluto" y tiene "la tez muy oscura y los ojos claros".
   (Carmen Martín Gaite, "La chica rara", en Desde la ventana, Madrid, Espasa-Calpe, col. Austral, 1993).
  Responde: Noemí Polo.

Andrea es una chica huérfana que se muda de su pueblo a la gran ciudad de Barcelona para así poder comenzar con sus estudios universitarios, nuestra protagonista es acogida por sus familiares en una casa que deja mucho que desear, en unas condiciones pésimas, ya que no tienen agua caliente y apenas dinero para comprar alimentos.

Al principio, Andrea se muestra muy introvertida, ya que no se siente cómoda en la situación familiar en la que se encuentra, debido a que cada día sus familiares discuten, ella se mantiene al margen y trata de evitarlos siempre que puede.

En el libro, Andrea menciona que en el único lugar donde se siente en paz y donde puede desconectar es en la universidad, ya que ahí no se escuchan gritos continuos y puede estar más tranquila.

El personaje de Andrea es caracterizado como que no se preocupa demasiado de su imagen, debido a que casi nunca usa maquillaje, no viste muy bien... Pero también debemos fijarnos en la situación económica en que se encontraba su familia: ellos eran de la clase social más bien baja y no tenían apenas dinero para poder comer, por lo tanto no se podían permitir demasiados caprichos como sería el de comprarse maquillaje o ropas bonitas.

En el fragmento, Carmen Martín Gaite, novelista ella misma y estudiosa de la literatura, admiradora de Carmen Laforet, habla del personaje protagonista de Nada como de una "chica rara", hermética, marginal, introvertida, con vida interior... Refleja muy bien cómo era la España de la posguerra: una sociedad pobre, cerrada en sí misma, con graves carencias a consecuencia de la traumática experiencia de la guerra civil.

Pregunta 6 - Describa cómo es Andrea físicamente (capítulo VII)

Un retrato de Andrea
   Responde: Andrea Valiente.

La protagonista de esta novela, Andrea, físicamente es una muchacha alta y delgada, de rostro oscuro, ojos claros y piel pálida. Se parecía a su madre en la claridad de sus ojos y en lo alta y delgada que era. También se parecía a su tío Román, menos en los ojos, ya que él los tenía oscuros y ella, sin embargo, los tenía claros.

En su aspecto físico, no viste muy bien ni se maquilla, debido a su situación económica, ya que, en la época en que está ambientada la novela, solo vestían bien los que tenían una buena situación económica; la gente que carecía de ella, como Andrea, vestía con ropa más barata, tenía menos ropa... En aquella época, se identificaba bien la clase a la que pertenecía cada persona dependiendo de su físico, ya que los ricos mayoritariamente vestían con buenos trajes, pesaban más, ya que se podían permitir grandes comilonas; sin embargo, los pobres vestían con la ropa que se podían permitir, estaban delgados, pues comían lo justo, como es el caso de la protagonista de esta novela, Andrea, lo cual, como he dicho, afectaba a su físico.

Pregunta 7 - Relacione estas palabras de Miguel Delibes con la técnica de la elusión narrativa, utilizada en Nada por Carmen Laforet

   "La prolijidad, el afán de atar todos los cabos, típico de la novela de anteguerra, no se da ya aquí; es quizá el primer chispazo de
renovación formal ofrecido por la novela española. Las zonas de penumbra son muchas en esta historia: la relación real de la tía Angustias
con el jefe de su oficina; la infancia de Andrea; los escarceos amorosos de Román, etc. Al mundo que la narradora crea no le falta nada,
pero deliberadamente deja muchos escapes laterales para que la imaginación del lector vuele a su capricho y recree todo aquello que la
autora no ha consignado en el texto".
   (Miguel Delibes, "Una relectura de Nada", en Pegar la hebra, Barcelona, Destino, 1990, pp. 203-216).
  Responde: Noa Sánchez.

En Nada, la protagonista va contando poco a poco detalles de su vida, la cual nunca llega a concretar ni a resolverse, viéndose así envuelta en un halo de misterio, dejándolo todo a la imaginación del lector. Y esto es lo que considera Delibes un gran acierto de Carmen Laforet, que es una gran narradora no por todo lo que dice, sino por todo lo que calla.

En eso consiste precisamente la técnica de la elusión: no decir, sino sugerir; no explicitar, más bien reducir el cuadro a sus trazos principales para que el resto de la pintura lo ponga la mirada del lector. Que sea él, que sea su perspectiva, la que recomponga la obra en su interior. De esta manera, la obra no está acabada si no participa en ella el lector, poniendo en ella su mirada y su interpretación.

Bibliografía y webgrafía

Trabajos de los alumnos

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (marzo 2020): alumnos de 4º ESO B. Curso 2019-2020.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.