''Nada'' (1944): Texto 1 y pregunta anexa

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

Pregunta 1. Comente el siguiente pasaje de la novela Nada, de Carmen Laforet, destacando su significación en la obra

   "La abuelita hablaba también, como siempre, de los mismos temas. Eran hechos recientes, de la pasada guerra, y antiguos,
de muchos años atrás, cuando sus hijos eran niños.
   En mi cabeza, un poco dolorida, se mezclaban las dos voces en una cantinela con fondo de lluvia y me adormecían.
   ABUELA.— No había dos hermanos que se quisieran más. (¿Me escuchas, Andrea?) No había dos hermanos como Román y Juanito…
Yo he tenido seis hijos. Los otros cuatro estaban siempre cada uno por su lado, las chicas reñían entre ellas, pero estos
dos pequeños eran como dos ángeles… Juan era rubio y Román muy moreno, y yo siempre los vestía con trajes iguales. Los domingos
iban a misa conmigo y con tu abuelo… En el colegio, si algún chico se peleaba con uno de ellos, ya estaba el otro allí para
defenderle. Román era más pícaro…, pero ¡cómo se querían! Todos los hijos deben ser iguales para una madre, pero estos dos
fueron sobre todos para mí… como eran los más pequeños… como fueron los más desgraciados… Sobre todo Juan.
   GLORIA.— ¿Tú sabías que Juan quiso ser militar y, como le suspendieron en el ingreso de la Academia, se marchó a África,
al Tercio, y estuvo allí muchos años?

Pistas para el comentario

  • Identificar el pasaje, parte de la novela, capítulo, página. Citar a los personajes que hablan y a quién se dirigen, comentar cómo es cada uno. Hablar de lo que ha ocurrido antes y lo que va a ocurrir después en la novela.
  • Único pasaje de la obra en que los personajes dialogan en estilo directo, en diálogos casi teatrales (al principio de cada turno, aparece el nombre del personaje).
  • Estructura bipartita del texto:

1º) Pasaje narrativo, en boca de la narradora protagonista. Normalmente, narra en pretérito imperfecto -"hablaba", "se mezclaban"...- y primera persona del singular, pero aquí usa la tercera persona (se refiere a sucesos que ella presenció).

2º) Diálogo, ambas intervenciones aluden a la narradora, que escucha medio adormecida.

-Pasaje de la abuela: lenguaje sencillo y expresivo (interrogación de carácter fático, exclamación, puntos suspensivos). Informa al lector sobre la familia de la calle Aribau, muestra la buena relación infantil entre Juan y Román, distinta de la actual. Mezcla descripción y narración. Puntos suspensivos = carácter coloquial del habla de la abuela.

-Pasaje de Gloria: no continúa con el asunto de la abuela, inicia otro en forma de pregunta a la narradora. Es también informativo para el lector.

Comentario del pasaje

   Responden: Paula Aparicio, Ángela Chorén y Claudia Marín.

Este pasaje se encuentra en la parte uno, capítulo 4, página 115.

El diálogo entre Gloria y la Abuela es confuso y no se ponen de acuerdo con lo que quieren contar. Gloria habla sobre historias de la guerra, de cómo conoce a Román y a Juan, de cómo Juan la abandonó cuando supo que ella estaba embarazada. La Abuela, en cambio, al hablar de estos temas se siente incómoda y trata a Gloria de mentirosa, ya que ella ve a sus hijos como buenas personas, angustiadas, pero incapaces de realizar malas acciones. Pero Gloria sigue insistiendo en la maldad de Román y en su amor permanente por Juan. Mientras, la Abuela intenta cambiar de tema de conversación para evitar hablar de semejantes cosas sobre sus hijos. Aun así, no se contiene y empieza a contar a Andrea que no había dos hermanos que se quisiesen más que Román y Juan, que siempre se habían apoyado el uno al otro, desde pequeños. En su opinión, eran como dos ángeles, uno rubio y otro moreno.

Este fragmento es importante para que conozcamos mejor la historia de los dos hermanos, para que nos familiaricemos con ellos y entandamos mejor la relación de los cuatro y los diferentes puntos de vista, tanto de la Abuela como de Gloria.

Antes de este diálogo, Andrea, tras un tiempo en la casa, había conocido a los otros personajes principales: a su tía Angustias, que le obligaba a comportarse como una señorita, cosa que ella detestaba; a su tío Juan y la esposa de este, Gloria, de los que piensa que son buena gente, él artista y ella una madre soñadora; a su tío Román (quien, aunque a veces le resultaba demasiado duro, otras lo veía como a un artista de gran calibre). Andrea vive en la guardilla de la casa, que ha arreglado para sentirse más a gusto y sube allí a menudo para escapar de la tensión familiar.

Tras este diálogo, en el capítulo siguiente, el 5, Andrea irá a la universidad, donde hará nuevos amigos, entre ellos Pons y Ena, una chica con la que conectó muy bien y que le pidió que le presentara a su tío Román, ya que lo admiraba cuando tocaba el violín. Pero al regresar a casa, comprobará que Román había salido hacía algún tiempo, sin dar ningún tipo de información a nadie. Después de varios días, llegará y tendrá una discusión con Angustias, le explicará a su sobrina Andrea que había estado en los Pirineos, un viaje del que había vuelto encantado, y se irá complicando la trama hasta el desenlace final.

En el pasaje que comentamos, se puede apreciar cómo la mayoría de las intervenciones de la Abuela acaban con puntos suspensivos. Esto se debe al léxico coloquial, característico de la conversación, y a que Gloria no la dejaba acabar sus frases y seguía contando su propia historia, sin mostrar interés en la opinión de la Abuela o en sus comentarios.

En el fragmento, se usa la tercera persona, a diferencia de otras partes del relato, donde se usa el pretérito imperfecto y la primera persona. Es así porque Andrea nos presenta el diálogo de dos personajes y la manera en que lo mantenían, mezcla narración y diálogo, hasta el punto de que, en el pasaje, el texto parece teatral más que narrativo.

Bibliografía y webgrafía

Trabajos de los alumnos

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (marzo 2020): alumnos de 4º ESO B. Curso 2019-2020.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.