La poesía inglesa: Thomas Wyatt (1503-1542) y Edmund Spenser (1552-1599)

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

En el siglo XVI, la poesía inglesa alcanzó grandes cotas, como en España, con Garcilaso, Fray Luis, etc.

La influencia italiana tarda en llegar a Inglaterra, pero finalmente los rasgos de la poesía petrarquista también están en la lírica inglesa:

  • idealización de la amada,
  • neoplatonismo,
  • intimismo,
  • sufrimiento por la pérdida de la amada,
  • abundantes recursos literarios, lenguaje cuidado y latinizante,
  • metáforas preestablecidas (la flor del cutis, el oro de los cabellos, el fuego del amor, el rojo rubí de los labios...),
  • paralelismos estructurales,
  • uso del endecasílabo,
  • variedad de estrofas, pero uso abundante del soneto...

Destacan poetas tan importantes como Thomas Wyatt, Edmund Spenser, William Shakespeare (que tiene su propio apartado en la Wikimpace), sir Philip Sydney, Ben Jonson, John donne, Henry Howard (conde de Surrey)...

Sir Thomas Wyatt (1503-1542)

El poeta Thomas Wyatt

Nacido en 1503, tuvo una vida llena de truculencias y episodios oscuros. Como Tomás Moro, sirvió desde joven al rey Enrique VIII. Se enamoró de Ana Bolena, que luego sería esposa del rey Enrique. Su señor lo envió a Roma, a negociar con el papa el divorcio de Catalina de Aragón, la cual no podía dar al monarca el heredero que tanto ansiaba. Pero fracasó y acabó en la prisión de la Torre de Londres en 1536, a causa de un duelo de honor. Desde allí, pudo ver cómo le cortaban la cabeza a su amada Ana, a la que el rey había acusado de adulterio y traición porque quería casarse con su tercera esposa, Jane Seymur. Liberado, acusado de nuevo por traición, finalmente otra vez libre, murió en 1542, después de una vida apasionante y llena de avatares.

Se le considera el introductor del soneto italiano en Inglaterra, junto con Henry Howard (conde de Surrey). Adaptó al inglés el modelo de Petrarca, de dos cuartetos y dos tercetos, tema amoroso, idealismo neoplatónico, amor doloroso y amada inalcanzable.

Uno de sus sonetos más famosos es este:

   Muchas aves hay allí, perfectas a la vista;
sus ojos del sol se defienden
y luchan contra la luz que las ofende,
nunca aparecen, pero en la oscuridad o la noche:
   salen para alegrarse, para ver el fuego brillante,
para jugar en el fuego, como ellos fingen,
al contrario de ello, como ellos quieren. 
¡¡Ay!! de aquella clase pudiera yo ser por derecho;
   Pero no soy capaz de soportar su mirada;
aún no puedo ocultarme en ningún lugar oscuro;
tan solo tengo el recuerdo de aquella cara,
   con mis ojos débiles, temblorosos e inestables,
para contemplar mi destino y mi ventaja;
pues sé que entro corriendo en la luz.

Edmund Spenser (15521-599)

Edmund Spenser, príncipe de los poetas ingleses


Llamado "Príncipe de los poetas", nació en 1552, tuvo una educación clásica y exquisita, en Cambridge, así que conocía muy bien a los clásicos grecolatinos. Fue poeta cortesano. Viajó a Irlanda y allí residió largo tiempo, sirviendo al ejército y a la administración de su país. Murió en 1599.

Es autor de largos poemas pastoriles, como The Shepheardes Calendar, El calendario de los pastores, compuesto por doce églogas, una para cada mes del año, donde se cuentan los amores entre el apasionado Colin Clout y la fría Rosalind. Otra obra pastoril es Epithalamion, Epitalamio, canción de bodas que exalta el amor y del que procede este fragmento, donde el poeta bendice la llegada de la noche, personificándola, porque facilita el encuentro amoroso:

   "Sé bienvenida ahora, tú, noche, tan largo tiempo esperada,
que el esfuerzo del largo día al fin recompensas,
y todos mis cuidados, que el cruel amor recolectó,
has sumado en uno, y cerrado para siempre.
Extiende tus anchas alas sobre mi amor y sobre mí,
para que nadie pueda vernos
y arrópanos con tu oscuro manto
del temor al peligro, y líbranos de malignos horrores.
Que ninguna pérfida traición busque atraparnos,
ni miedo inquieto nos perturbe vez alguna
en la seguridad de nuestro júbilo;
sino que la noche sea calma y serena,
sin tempestuosas tormentas ni tristes sobresaltos,
como cuando Júpiter yacía con la hermosa Alcmena,
y así concibió al magnífico mozo de Tirinto".

También compuso un poema patriótico, dedicado a la reina Isabel I, The Faerie Queen, La reina de las hadas (h. 1580), donde identifica valores cristianos con valores ingleses y donde se inspira en las viejas leyendas de su país. El poema es innovador en la métrica, porque usa estrofas de diez versos, nueve de los cuales son decasílabos y el último, un alejendarino dividido en dos hemistiquios (7 + 7).

Junto con Wyatt y Surrey, Spenser consolidó el soneto petrarquista en Inglaterra. He aquí uno muy conocido.

   "Felices vosotras hojas, cuando esas manos de lirio,
que sostienen mi vida con su poder de causar muerte,
os cojan y os ciñan con las bandas suaves del amor,
como a cautivos que ante el vencedor tiemblan.
   Y felices versos, a los que con luz de estrellas,
esos ojos de lámpara a veces se dignen mirar
y leer las penas de mi espíritu angustiado,
escritas con lágrimas en el cerrado libro del corazón sangrante.
   Y felices rimas bañadas en el sagrado arroyo,
del Helicón de donde brota,
cuando contemples esa bendita mirada de mi Ángel,
a mi alma largo tiempo le faltó alimento, a mi cielo júbilo.
   Hojas, versos y rimas, buscan agradar tan sólo a ella,
pues si a ti te agradan, por nadie más cuidados tengo.

Bibliografía, webgrafía

  • CALERO HERAS, José, "Tema 5. Renacimiento y Clasicismo", en Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, pp. 77-106.
  • IBORRA, Enric, "Tema 4. Los siglos XVI y XVII: del Renacimiento al Barroco", en Literatura universal. Bachillerato. Alzira, Algar, 2016, pp. 85-110.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (enero 2020): Letraherido y Sahra Yahi.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.