El espacio en ''Muerte de un viajante'', de Arthur Miller

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

Criterios de corrección

Se valorará el conocimiento que el alumno tiene del espacio en que se desarrolla la obra: los del presente, que son la casa de los Loman y el restaurante en que Willy se reúne con sus hijos, y los del pasado, diversos lugares de Nueva York y Boston, traídos a primer plano gracias a la imaginación del personaje. La casa en sus diversas estancias: cocina, habitación de los Loman, habitación de sus hijos, el sótano; es el espacio más importante, el punto de llegada de un personaje que ha perdido su trabajo, el estrecho círculo en el que se debate desde entonces y dentro del cual su mente se abre al recuerdo del tiempo y del espacio pasados; el patio trasero; el viaje como hilo estructurante de la vida de Willy.

También se valorará positivamente establecer la relación entre este espacio y el de La metamorfosis de Kafka.

El espacio en Muerte de un viajante, de Arthur Miller

Al abrir el libro, se lee esta acotación de Miller:

“La acción tiene lugar en la casa y el patio de Willy Loman y en los diversos lugares que éste visita, en Nueva York y Boston actuales.”

La mayor parte de la obra se desarrolla en casa de los Loman, en diferentes lugares como el dormitorio de Willy y Linda, el dormitorio de Biff y Happy, la cocina, el jardín, el sótano – cuarto de herramientas, etc.

El jardín nos indica si estamos en el presente, o en un recuerdo del pasado. Esto lo sabemos por dos razones:

- si es el presente, la casa está rodeada de edificios porque han edificado por todos los lados, debido a la especulación inmobiliaria, algo que Willy critica con acritud;

- y sabemos que estamos en un recuerdo del pasado de Willy cuando desaparecen esos edificios que rodean la casa y esta aparece en escena más nueva y bonita y rodeada de árboles.

De manera que la casa es el espacio fundamental de la acción dramática y, al tiempo, es un indicativo temporal que sitúa la acción. Tiene a la vez valor espacial y temporal, con lo que Miller consigue un efecto novedoso, que es la ambivalencia espacio-temporal de un mismo recurso escénico.

Otro escenario que corresponde al pasado de Willy es la habitación del hotel en el que Loman se aloja cuando está de viaje, donde se encuentra con su hijo Biff y este se da cuenta de que su padre está siendo infiel a su madre. Este espacio es también fundamental, pues explica que la relación padre-hijo se transforme desde el amor al odio. Biff pensará en el futuro de su padre que es un hipócrita y le perderá para siempre el respeto.

Hay espacios que solo se citan, como son las diversas ciudades que recorre Willy entre Nueva York y Boston en el desempeño de su profesión de viajante y de las que habla continuamente en casa (Yonkers, Albany, Providence, etc.). Estos espacios tienen que ver únicamente con el aspecto crematístico, con lo económico, pues son los sitios donde Willy tiene clientes y adonde debe acudir con frecuencia para ofrecer su mercancía y renovar sus pedidos, cobrando subsiguientemente sus merecidas comisiones. De alguna forma, son los lugares más vinculados a ese capitalismo salvaje que Miller critica y son a la vez cara y cruz de Willy, su gloria y su ocaso, pues allí vivió sus mejores años y allí está sufriendo las penurias de la vejez y del desprecio de sus antiguos clientes, pues no hay que olvidar que, en su presente, cada vez le cuesta más salir adelante y seguir vendiendo sus productos.

Otros lugares relevantes de la obra serían:

  • La oficina de Howard Wagner, donde el jefe despide al viajante. Ese lugar podría ser comparado a la caverna del ogro. Howard Wagner es la personificación de los tiburones financieros, de los empresarios duros y sin escrúpulos, capaces de despedir a los trabajadores más antiguos de sus empresas sin un pestañeo.
  • La oficina de Charley, donde le ofrecen trabajo y comprensión, aunque Willy es tozudo y no se deja ayudar, es muy orgulloso, no quiere darse por vencido. Charley representa la cara amable del capitalismo y de la buena vecindad. Ha conocido toda la vida a Willy y lo aprecia, a pesar de que él no manifiesta lo mismo hacia Charley. Su hijo Bernard ha crecido con Happy y Biff. Él es un pequeño empresario que ha conseguido sacar adelante su empresa, tiene una secretaria que lleva tiempo con él, no tiene la obsesión de ser el número 1, le basta con tener su hueco en el mundo empresarial, con ser buena persona y ofrecer solidaridad a los que sufren, entre ellos su vecino Willy. En cierta forma, representa lo contrario de Willy, un modelo de educación completamente distinto a aquel en el que el viajante cree, no basado en el éxito, sino en el humanitarismo; no fundamentado en la apariencia y el aspecto físico, atlético, sino en el trabajo duro y en el estudio. Estos valores son los que inculca a su hijo Bernard y con ellos el joven llega a triunfar en la vida (se hace abogado del Tribunal Supremo).
  • El restaurante, donde está Stanley el camarero y las dos chicas con las que se van Happy y Biff, dejando “olvidado” a su padre. En este lugar queda claro la catadura moral de los hijos de Willy, su falta de decencia, la inconstancia de sus esfuerzos y lo iluso de sus sueños.
  • El cementerio, donde transcurre el final, cuando ya han enterrado a Willy, donde Charley y Linda hablan de los valores de Willy, su capacidad de lucha, su gran habilidad manual. Es allí también donde Happy decide continuar el camino de su padre y Biff determina justamente lo contrario, separarse de él, intentar otro modo de vivir totalmente diferente al que ha llevado su padre.

La metamorfosis, de Kafka, y Muerte de un viajante, de Miller. Su relación en el tratamiento del espacio

Hay mucha relación en el tratamiento del espacio en una y otra obra. Las dos se desarrollan en un ámbito doméstico, las habitaciones de los personajes, la cocina, el salón, etc.

En La metamorfosis, de Kafka la mayor parte de la obra sucede en el dormitorio del protagonista; en cambio, en Muerte de un viajante, de Miller, aunque aparecen escenas en los dormitorios de los protagonistas, este no es el único lugar que destaca, ya que la obra sucede por toda la casa y en la terraza trasera o jardín.

Las dos obras se concentran en hacer un análisis de interior burgués, es decir, qué ocurre en la vida puertas adentro del hogar de una familia corriente. En las dos hay una mala relación padre-hijo, por causas diferentes. Además, los protagonistas de las dos, Willy Loman y Gregor Samsa, comparten la misma profesión: la de viajante. En las dos obras hay también una crítica feroz contra la familia y contra la empresa, el capital.

La casa burguesa pasa a ser el escenario del drama moderno, en sustitución del palacio propio de la tragedia clásica. Ello indica también que ahora ya ha pasado el tiempo de los héroes y los señores y que los protagonistas de las obras dramáticas pertenecen a las clases medias; incluso son a veces tan corrientes que encarnan más bien al antihéroe, al hombre con sus miserias, más que con sus virtudes.

En definitiva, de lo que se habla en las dos obras es de la inadaptación del individuo en un entorno hostil (la microsociedad familiar o el macrocontexto social), de su explotación por parte de un sistema deshumanizado y caníbal, que exprime al individuo hasta agotarlo y lo arroja al cubo de la basura cuando ya no tiene nada que ofrecer.

En las dos obras queda algo así como la nostalgia de un espacio diferente que sería salvador para el ser humano, un espacio que está vinculado con la naturaleza, con la dimensión ecológica, con los oficios manuales. En Muerte de un viajante, Biff insiste una y otra vez en la idea de irse, de trabajar al aire libre, de relacionarse de otra manera con los otros seres humanos. Una idea que también parece anhelar de alguna manera Gregor Samsa. También se insiste en la habilidad manual de Willy, en lo feliz que era con sus herramientas, plantando sus zanahorias y sus verduras.

Para concluir, lo que sugieren ambas obras es que la sociedad actual ha asesinado la dimensión natural del hombre sustituyéndola con una prostituida relación con el dinero y las cosas materiales.

Bibliografía, webgrafía

  • CALERO HERAS, José: Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, tema 12, "El teatro", pp. 220 a 232.
  • Arthur Miller-2, PPoint de Victoria Felipe. 2º Bachillerato A. Curso 2011-2012.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (16 abril 2015): @AlexAtontadico ;)
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.