La literatura hispanojudía: Maimónides (1135-1204)

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

Maimónides (1135-1204)

Maimónides, cuyo nombre real es Moshé ben Maimón, nació en Córdoba, el 30 de marzo del 1135, y falleció el 12 de diciembre de 1204, en El Cairo, Egipto. Es especialmente conocido por ser filósofo, aunque también fue médico y se le atribuyen milagros que lo elevan a santo, rabino y teólogo judío.

Provenía de una familia distinguida por la rama paterna. Sus familiares paternos eran estudiosos, dirigentes comunitarios y jueces rabínicos (Halajá, cuerpo de guía de los mandamientos de la Torá). Su madre, de familia modesta, murió al darle a luz.

Comenzó sus estudios bíblicos y talmúdicos desde la infancia, mientras él y su familia cambiaron repetidas veces de ciudad dentro de Al-Ándalus, ya que fingieron la conversión al Islam, debido al creciente fanatismo almohade.

Fue exiliado, primero, a Palestina y, después, a Egipto, donde permanecería hasta su muerte, por la intolerancia almohade; allí residió el resto de su vida trabajando como médico en la corte del visir Saladino y, más tarde, en la de su hermano mayor al-Fald.

Gracias a esta ocupación, consiguió un gran apoyo y admiración popular. Esta fama le llevó a ser nombrado dirigente de la comunidad judía de Egipto en 1177.

Su obra filosófica contenía una gran oposición al misticismo de los cabalistas y una enorme influencia aristotélica; por ello, alcanzó fama en Europa y, a la vez, fue considerado hereje en algunos ámbitos mas conservadores de su religión (en especial, por acercar al judaísmo rabínico a los caraítas, apartándolos de sus prácticas habituales).

Obras principales de Maimónides

  • En su juventud escribió una epístola en árabe y poesías religiosas.
  • Respecto a la medicina, plasmó sus conocimientos en multitud de tratados dedicados al sultán Saladino y al hermano e hijo de este; por ejemplo, Tratado sobre los venenos y sus antídotos y Explicación de las alteraciones, en 1199 y 1200 respectivamente.
  • Su obra magna se divide en dos amplias y minuciosas recuperaciones de las leyes y normas tanto jurídicas como religiosas de la vida judía, El luminar o Libro de la elucidación y Segunda ley o Repetición de la ley, en el 1168 y 1180. Gracias a ellas, ganó numerosos discípulos.
  • Durante los últimos años de su vida, escribió obras de gran peso para el pensamiento medieval, como el Tratado de resurrección de los muertos (1191).
  • En 1190, escribió la clave de su pensamiento filosófico: la Guía de perplejos. En ella, se dirige a todo el que entonces vacilase entre las enseñanzas de la religión judía y las doctrinas de la disciplina aristotélica, establece una relación de conciliación entre el sentido literal de las escrituras y el racional; en caso de conflicto entre ellas, acude la interpretación alegórica.

De él, surge el movimiento intelectual judaico de los siglos XII, XIII y XIV.

Bibliografía, webgrafía

  • CALERO HERAS, José, "Tema 4. Literatura medieval", en Literatura universal. Bachillerato. Barcelona, Octaedro, 2009, pp. 54-76.
  • IBORRA, Enric, "Tema 1. Antigüedad (I): Literaturas orientales" y "Tema 3. Literatura medieval", en Literatura universal. Bachillerato. Alzira, Algar, 2016, pp. 7-32 y 58-84.

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (febrero 2018):
  • Revisiones, correcciones: Letraherido