La prosa europea del siglo XVII

De Wikimpace
Saltar a: navegación, buscar

La prosa europea del siglo XVII

La prosa europea del siglo XVII muestra dos estilos claramente diferenciados:

  • Uno tiende más hacia el ornato, y a él se acogieron numerosos novelistas y predicadores;
  • El segundo estilo tiende a la condensación, trata de decir mucho con pocas palabras y a él se sumaron muchos historiadores y moralistas.

La prosa del siglo XVII destacaba en la religión por la Contrarreforma, en la política por el absolutismo y en la ciencia por importantes descubrimientos, como los de Copérnico, Galileo y Kepler.

La prosa narrativa no estuvo muy presente en Europa por los problemas religiosos y didáctico-científicos y fue desapareciendo, a excepción de Alemania, donde destacó Hans Jakob Christoffel von Grimmelshausen (1625-1676), autor de El aventurero Simplicius Simplicissimus, novela muy influida por la picaresca española.

Al tiempo que desaparecía la prosa de ficción, en la segunda mitad del siglo XVII, hubo un auge de la prosa no narrativa. Así, florecieron nuevos géneros barrocos, como la prosa moral, la prosa filosófica y el género epistolar

En Francia, los escritores más destacados fueron:

  • François de la Rochefoucauld (1613-1680), conocido por las Máximas, muy influidas por Gracián;
  • Jacques-Benigne Bossuet (1627-1704), de gran reputación por sus Sermones y Panegíricos de santos y por su Tratado sobre la historia universal.
  • Madame de Sevigné (1626-1696), que no se consideró escritora, pero dejó cientos de Cartas leídas y celebradas por miles de lectores.

En Italia, destacó la prosa filosófica de Galileo Galilei, Giordano Bruno y Tommasso Campanella.

En Inglaterra, sobresale la prosa religiosa (con Thomas Browne) y la prosa política (con Thomas Hobbes).

René Descartes (1596-1650) y su Discurso del método

René Descartes

René Descartes nació en La Haye, Francia, en 1596. Fue filósofo y matemático e iniciador del racionalismo. Se propuso construir un nuevo edificio sobre la base de la razón con la eficaz metodología de las matemáticas. Su duda metódica no cuestionó a Dios; sin embargo, al igual que Galileo, tuvo que sufrir persecución a causa de sus ideas.

Se educó en el colegio de jesuitas de La Flèche, uno de los más prestigiosos de Europa. El programa de estudios era muy variado: giraba en torno a la enseñanza de las artes liberales, a lo que se añadían nociones de teología y ejercicios prácticos para la vida de los futuros gentileshombres.

Años después, Descartes criticó la educación recibida, descontento con tantos años de disciplina y con sensación de inutilidad entre lo aprendido y sus ocupaciones reales.

Obtuvo su título de bachiller y licenciado en derecho por la facultad de Poitiers. A los veintidós años, partió a los Países Bajos, donde sirvió como soldado en el ejército de Mauricio de Nassau.

Tras renunciar a la vida militar, viajó por Alemania y Países Bajos.

En 1622, regresó a Francia. En París, se relacionó con los científicos importantes de su época.

En 1628, decidió instalarse en Holanda, que consideró el lugar más favorable para cumplir los objetivos filósoficos y científicos que se había fijado. Se quedó allí hasta 1649.

Discurso del método

En 1637, apareció su famoso Discurso del método, presentado como prólogo a tres ensayos científicos: La dióptrica, Los meteoros y La geometría. Por los conceptos, descubrimientos e ideas del libro, recibió una inmediata y merecida fama, pero, a la vez, su vida se volvió fatigosa e incluso peligrosa.

El Discurso del método para dirigir bien la razón y buscar la verdad en las ciencias es la obra fundamental de Descartes y ha sido juzgada como el hito que marca el final de la escolástica y el inicio de la filosofía moderna. Fue publicada anónimamente por primera vez en Leiden, Holanda, en 1637. Consta de un breve prefacio y seis partes:

  • La primera parte se ocupa de la ciencia de su tiempo. A pesar de ser una obra filosófica, no carece de elementos autobiográficos, pues precisamente allí aborda Descartes la decepción que le causaron sus estudios en el colegio jesuita de La Flèche.
  • La segunda parte quiere poner remedio a la situación de las ciencias proporcionándoles una metodología, un fundamento firme y unos cimientos indiscutibles para cualquier mente racional. Su método será la duda, pero su objetivo no será la duda escéptica. Descartes duda para alcanzar la certeza, evitar el error y hallar un fundamento seguro. Descartes propone un nuevo método, simple y claro.
  • La tercera parte contiene las denominadas máximas de la moral provisional. Esta parte dice que, mientras no se alcance la verdad, es necesario establecer normas provisionales para dirigir nuestros actos, normas que incluyen:

- obedecer las leyes y costumbres del país;

- permanecer fiel a las opiniones aceptadas como verdaderas;

- aceptar las verdades halladas y los hechos inevitables; y, finalmente,

- aplicar nuestras vidas al cultivo de nuestra razón y adelantar todo lo posible en el conocimiento de la verdad según el método mencionado anteriormente.

  • En la cuarta parte, hallamos lo más interesante y conocido del Discurso del método: el encuentro con la certeza. La proyección de la duda sobre la forma en que percibimos el mundo, sobre la fiabilidad de los sentidos, sobre la misma existencia de este mundo exterior e incluso sobre las mismas verdades racionales es la que llevará a la primera certeza.
  • En la quinta parte, Descartes expone algunas aplicaciones de su método científico a los estudios físicos. La creación, el universo, está gobernada por leyes mecánicas que permiten dar cuenta de los fenómenos materiales. Descartes concibe el cuerpo humano como un mecanismo, propone una explicación mecánica del movimiento del corazón y concibe a los seres vivos como "animales-máquina".
  • La sexta y última parte narra las incidencias en la elaboración de su obra, explicando las razones por las que retrasó tres años su publicación (temía provocar un escándalo, como Galileo) y lo que lo indujo finalmente a publicarla: mostrar honestamente el resultado de sus estudios y dar a otros la posibilidad de continuarlos.

Se ha afirmado repetidamente que el Discurso del método, de Descartes, es una de las obras que inauguran la filosofía y la ciencia modernas.

Bibliografía, webgrafía

  • Alonso, Santos y otros: Lengua castellana y literatura. 1º Bachillerato. Barcelona, Casals, 2016, tema 12 "El Barroco: la poesía", pp. 252-277.

Otras preguntas de la Wikimpace relacionadas con el tema - Literatura universal

Otras preguntas de la Wikimpace relacionadas con el tema - Poesía española del Barroco

Otras preguntas de la Wikimpace relacionadas con el tema - Teatro nacional español del Barroco

Trabajos de los alumnos

Barroco (siglo XVII). Introducción

Lírica culta

Teatro

Narrativa, erudición, prosa

Autores aragoneses del Barroco

Escritoras del Barroco

Edición, revisión, corrección

  • Primera redacción (enero 2021): Betty Blue Gardiner. 1º Bachillerato C. Curso 2020-2021.
  • Revisiones, correcciones: Letraherido.